Washington consuma su acercamiento a Taiwán

Mundo

Taipéi - La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, provocó ira ayer en China al recibir al secretario estadounidense de Salud, Alex Azar, que viajó a la isla para una visita sin precedentes en más de 40 años. El visitante, en tanto, incrementó la tensión con Pekín al invitar a Taiwán a ser parte de su proyecto de fundar una Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que le daría a esa isla, considerada por China territorio rebelde, prácticamente el estatus de un Estado independiente.

Azar es el responsable estadounidense de mayor rango que haya visitado Taiwán desde 1979, cuando Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Taipéi para reconocer al Gobierno comunista establecido en Pekín como único representante de China. La visita de tres días de Azar se produce en un contexto de tensiones crecientes entre Washington y Pekín, enfrentados en varios temas, como el dosier de Hong Kong, las cuestiones comerciales o las responsabilidades en la pandemia del coronavirus.

“La reacción de Taiwán al covid-19 se encuentra entre las más eficaces del mundo, y esto refleja la naturaleza abierta, transparente, democrática de la sociedad y de la cultura de Taiwán”, declaró Azar a la presidenta taiwanesa durante su encuentro. Asimismo, trazó un contraste con China al elogiar el carácter democrático de Taiwán.

El visitante dijo que Estados Unidos incluirá a la isla entre los invitados a formar parte de una eventual nueva organización sanitaria global separada de la influencia que atribuyen a Pekín en la OMS.

Dejá tu comentario