En medio de los cruces políticos, intendente opositor pidió suspender clases presenciales

Municipios

Hasta el momento eran 35 los distritos bonaerenses en Fase 2. Tras la aceptación de la Provincia, pasan a ser 36.

La situación se tensa a cada hora. Y los motivos, sobran. El fallo de la Justicia porteña en favor de que haya clases presenciales en la Ciudad provocó un sinfín de cruces políticos entre el oficialismo y la oposición. Sin embargo, y en contra de la lógica política que se impone en los últimos días, el intendente de General Villegas, Eduardo Campana (Juntos por el Cambio), tomó la decisión de alejarse de la razón que expone la alianza opositora de la que forma parte para pedirle a la Provincia que también suspenda las clases presenciales en su distrito.

El pasado viernes, a través de un DNU, el gobierno nacional postergó por dos semanas la apertura de las escuelas en el AMBA en favor de disminuir la circulación y de esa forma lograr bajar los altos números de contagios para preservar en mayor medida el sistema sanitario.

Por su parte, el gobierno bonaerense adoptó y adaptó las medidas a su territorio y Axel Kicillof dictó la Fase 2 para un grupo de distritos que forman parte del AMBA en los que, además, se aplican el resto de las restricciones dadas a conocer por la Nación.

Y pese a que son varios los distritos opositores que pelean a través de la Justicia para obtener un beneficio en favor del regreso a las aulas, Campana puso por encima la situación epidemiológica local para intentar detener la fuerte alza de positivos registrados en los últimos días.

Así lo informó el municipio este mediodía en un comunicado de prensa. De esta manera, Villegas será la primera comuna del interior bonaerense en retornar a la fase 2 de aislamiento por la pandemia. En diálogo con Ámbito, el intendente explicó que la ciudad pasó de 19 casos a 640. “Se dio un crecimiento exponencial que no esperábamos. Y que es el resultado de lo que fueron los viajes por Semana Santa”.

La situación en Villegas es compleja. En la actualidad de esa cantidad de activos hay más de 35 internados para un municipio que hasta hace horas contaba con 20 camas para COVID-19, pero que gracias a la gestión del jefe comunal y la respuesta inmediata de la Provincia pudo reacondicionar el sistema y sumar más respiradores para aquellos pacientes más graves. “No estamos saturados, pero sí con muy complicados. Además, se nota que es otra cepa por la velocidad con la que se expande y por las bajas que también provocó en los médicos”, le dijo a este medio Campana.

Con el paso a Fase 2, Villegas suspenderá las clases presenciales por dos semanas. “El problema es la circulación. El protocolo en las escuelas es muy bueno, pero pasa que se moviliza gente y los padres a veces se ponen a charlas afuera mientras esperan sin los barbijos correspondientes”.

Ante esta situación y debido a las diferentes realidades de la Ciudad, el intendente espera poder continuar con las clases presenciales en la parte rural. Y deja su mensaje sobre el cruce entre Nación y Ciudad: “Es un conflicto que podría haberse evitado. Lo más importante es cuidar y llevar tranquilidad”.

Dejá tu comentario