Rebelión sibarita: gastronómicos y municipio en puja por reapertura

Municipios

El sector realizó hoy una apertura simbólica para reclamar por el cierre de los locales. Hace 10 días fue el propio intendente Guillermo Montenegro quien decidió dar marcha atrás y estableció la fase 3.

El regreso a la fase 3 significó un duro golpe para los gastronómicos marplatenses. El retroceso de etapa llevó a que los locales que habían podido volver a abrir sus puertas luego de un pronunciado parate de cuatro meses deban bajar una vez más las persianas por la creciente suba de casos a nivel local.

Sin embargo, pese a que la ciudad se encuentra en uno de los momentos epidemiológicos más complicados, los comerciantes del sector decidieron realizar una apertura simbólica para manifestarse en contra del cierre de sus locales.

La medida incluyó el corte de varias calles en cinco puntos neurálgicos de la ciudad y contó con un fuerte apoyo del sector. Algunos, incluso, abrieron sus comercios durante dos horas en clara señal de protesta.

El grueso del reclamo se llevó a cabo en la intersección de las calles Independencia y Castelli, Belgrano y Corrientes, Güemes y Garay, Córdoba y Alvarado y Marcelo T. de Alvear y Solís. Y el lema que más se repitió fue el de “el sector necesita trabajar”.

Tras un medio en modo de prueba, los bares y restaurantes debieron cerrar a fines de agosto cuando Mar del Plata volvió a Fase 3. Sin embargo, desde el sector aseguran que la situación es demasiado acuciante y que “si no abrimos, nos vamos a fundir”.

En las últimas horas, la ciudad costera sumó 180 casos y hoy cuenta con 2153 activos, un número que preocupa al ejecutivo local. Más luego de la proyección que dio a conocer ayer el director de la Escuela Superior de Medicina de la Universidad de Mar del Plata, Adrián Alasino. La misma asegura que la ciudad alcanzará en las próximas dos semanas entre 4 mil y 6 mil activos.

Ante este escenario, el Frente de Todos priorizó la problemática de la salud en la Comisión de Reactivación Económica, un órgano que durante los últimos meses utilizó el intendente Guillermo Montenegro para justificar diferentes aperturas por fuera del sistema de fases dictado por la Provincia. Claro, el resultado quedó a la vista y Alasino recomendó “limitar salidas al máximo y actividades no esenciales” ya que en la curva se ve “un aumento de casos posterior a abrir actividades”.

Los gastronómicos le habían acercado a la comisión la posibilidad de colocar mesas en las veredas. Crear zonas peatonales similares a CABA, pero la respuesta fue negativa. Como consecuencia decidieron agruparse y tomar las calles para demostrar su descontento.

Pero tanto la CGT como la CTA locales cuestionaron las reaperturas en las que avanzó el intendente en su momento e insistieron en verificar que las actividades que estén funcionando sean las que están autorizadas. Pese a que desde el oficialismo buscan culpar a la oposición por la no resolución de la comisión, lo cierto es que es que fue el propio intendente quien decidió dar la marcha atrás a nivel local.

No es la mejor imagen para el municipio. Montenegro hoy debe convivir con la presión local de los trabajadores y la mirada fija de los intendentes de la zona que ven cómo la fuerte suba de casos en Mar del Plata puede ir en contra de los objetivos de pasar la mejor temporada posible.

“En Mar del Plata la situación es muy difícil. Lo que estamos viviendo hoy no tiene nada que ver con lo sucedido cuando nació la comisión, que era un contexto sin casos. Hoy los hospitales locales están atestados y hay mucha preocupación entre los médicos ante la posibilidad de que pueda saturarse el sistema”, le aseguran a Ámbito fuentes del Frente de Todos local. Y agregan: “¿Qué está diciendo Montenegro ante la mesa que le pusieron hoy frente a la municipalidad? El que tomó la decisión de pasar a Fase 3 fue él, pocos días después de que Provincia acceda al pedido de mantener la fase 4. No se puede buscar responsables más allá de las propias decisiones. No existe una fase 3 con todo abierto”.

Para colmo hace unos días se conoció que la ciudad reporta los casos locales con un día de tardanza lo que llevó a diferentes especulaciones sobre el manejo de la información del ejecutivo municipal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario