Peligroso: Tandil se corre del sistema de fases y adopta un mecanismo propio

Municipios

El intendente local, Miguel Ángel Lunghi, firmó un decreto municipal por el cual la ciudad aplicará su propio mecanismo de evaluación de aperturas. "Se va a tener que hacer cargo de las consecuencias", aseguró la ministra de Gobierno María Teresa García. "Si va a declarar la independencia, que la haga completa", sostuvo el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

El intendente de Tandil, Miguel Ángel Lunghi, anunció hoy en conferencia de prensa que la ciudad se correrá del sistema de fases y adoptará un criterio propio de aislamiento para enfrentar la pandemia.

En diálogo con la prensa, el histórico jefe comunal de Juntos por el Cambio tomó la decisión de correrse de la línea nacional y adoptar un mecanismo propio que quedó oficializado a través de un decreto. El nuevo esquema de acción comenzará a regir a partir de hoy. Según adelantó el intendente en un Zoom que mantuvo el domingo por la mañana con algunos sectores locales, la idea es contar con un sistema similar a un semáforo para ir avanzando o retrocediendo en sus decisiones municipales según la situación epidemiológica del momento.

En concreto, el la iniciativa marca un propio mecanismo de evaluación de aperturas y cierres en un clara rebeldía por sobre un decreto nacional. “Es una irresponsabilidad muy grande porque Tandil no es una ciudad amurallada es parte de una región”, sostiene en diálogo con Ámbito la ministra de Gobierno bonaerense María Teresa García. Y agrega que “esto muestra la poca solidaridad que tiene el intendente para con sus pares. Los jefes comunales de la región están muy preocupados”.

La decisión de Lunghi se da en un momento en el que Tandil, como sucede en gran parte del interior, enfrenta una fuerte suba de casos. De los 254 casos registrados hasta el momento la mitad son activos. El 93 por ciento de los contagios se dio en el último mes y el 79 por ciento ya es parte de la transmisión comunitaria. Sumado a esto, la ocupación de camas UTI a nivel local es de un 55 por ciento (un 62% en el ámbito público).

Con estos números, el intendente tomó la decisión de separarse del modelo nacional y provincial. Además, la situación local expone una realidad más preocupante ya que los contagios en el personal de la salud duplican al promedio provincial y alcanzan el 10.9 por ciento. "No estamos abriendo nada nuevo. No vamos a dejar de cuidar ni controlar a ningún tandilense. Sabemos que estamos en un momento duro, difícil y con un aumento de casos, no solamente en Tandil sino en todo el interior de la provincia de Buenos Aires y en toda la Argentina”, sostuvo el intendente en la conferencia de prensa virtual. Como respuesta, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, bonaerense sostuvo durante la conferencia de esta mañana que "si el intendente va a declarar la independencia, que la haga de manera completa. Y deje de percibir los ingreso por coparticipación y la ayuda constante que se le da desde la Provincia".

Rechazamos y repudiamos el accionar del intendente. Nos parece una decisión improvisada, extrema y temeraria. Lunghi habló de ‘un gran acuerdo de todos los sectores de Tandil’, pero no se puede arrogar ese lugar de la representación del absoluto. Denota un desconocimiento de cuáles son los espacios institucionales donde se representan esos consensos pretendidos. No se pueden soslayar las voces de tantísimos otros y otras tandilenses que están muy preocupados y que no quieren acordar con esta peligrosa decisión. Hay instituciones que están siendo destratadas. ¿Los profesionales de la salud no forman parte de esos sectores de los que habla? Son los que están en la trinchera”, le dice a este medio el presidente del bloque de concejales del Frente de Todos local, Rogelio Iparraguirre.

No es la primera vez que Lunghi avanza de manera individual. Hace tres meses, cuando la pandemia no golpeaba fuerte en el interior, intentó imponer un sistema de turismo regional. Sin embargo, no logró ni siquiera el apoyo del resto de los intendentes y debió retroceder. La semana pasada no pudo contener la decisión de los gimnasios locales de abrir pese a su prohibición. Fuentes locales aseguran que se trató de una jugada propia para ir preparando el terreno para esta decisión final de cara a lo que serán las elecciones de 2021.

Si el intendente está mirando el cuadro electoral no hace más que agregar razones para estar preocupados. Nadie que ostenta una responsabilidad pública puede estar pensando en las elecciones del año que viene. Estamos discutiendo la integridad y la vida de los vecinos. Tanto habla de la situación económica, y no activó ni un mecanismo de asistencia para los afectados por la pandemia que sí son acompañados desde Nación y Provincia”, sostiene Iparraguirre.

Decisión provincial

Ante este escenario, la ministra de Gobierno le dijo a este diario que “la Provincia va a analizar la situación con otros intendentes, pero no habrá sanciones. No vamos a ir con la fuerza pública ni a aplicar sanciones administrativas. Nosotros estamos cuidando la salud y seguiremos ayudando a los municipios, como así lo hicimos y lo hacemos con Tandil, que es uno de los más asistidos en lo financiero para poder pagar la masa salarial local. Eso sí, el intendente se va a tener que hacer cargo de todas las consecuencias del caso. Qué dios no permita que siga circulando el virus por la ciudad”.

Y cierra: “No creo que otros intendentes lo sigan. Todos están muy preocupados porque está replicando fuerte. La Provincia no ha discutido las autonomías municipales, y no es momento, no seguir las reglas del gobierno provincial habla de cómo acciona un intendente que forma parte de un espacio político que se la pasa hablando de consenso y trabajo conjunto. Pero Tandil ya decidió por sí mismo”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario