Casi todos los gobernadores dijeron presente en la asunción de Alberto

Nacional

Sólo dos mandatarios no estuvieron en el acto de proclamación. El presidente les dedicó buena parte del discurso.

La asunción de Alberto Fernández tuvo este mediodía una representación casi total de los gobernadores argentinos. Luego de modificar sus propias fechas de proclamación, los mandatarios provinciales llegaron al Congreso para ubicarse bien cerca para estar junto al presidente.

Todos escucharon las palabras de Fernández, quien habló sobre los Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia como “punto de partida para detener la caída libre de la situación que recibimos. Saldremos de este cuadro con el consenso y de manera paulatina y sostenida”.

En ese marco agregó que “resulta fundamental recuperar la economía. Una macroeconomía ordenada es una condición necesaria para dejar lugar a la creatividad de las políticas en pos del desarrollo. No hay progreso sin orden económico. Para reordenar a la economía necesitamos salir de la lógica de más ajuste, más recesión y más deuda que se ha impuesto en los cuatro años que hoy acaban. En esa acción de reordenamiento, vamos a proteger a los sectores más vulnerables”.

Sólo dos gobernadores no dieron el presente: Gustavo Sáenz, quien no cambió su fecha de asunción en Salta y Gustavo Melella, por problemas de salud de un familiar directo. En total fueron 21 de 23 los que estuvieron en el Congreso.

“Vamos a poner en marcha estos Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia contando también con la participación de los Gobernadores de todo el país, con un criterio federal innovador, en clave productiva y social, más allá de lo meramente fiscal”, aseguró Alberto.

Y agregó que “llevaremos una parte sustancial de la actividad política y administrativa del Estado Nacional a las provincias, creando capitales alternativas, a fin de que la realidad de esos lugares de nuestra Patria pueda hacerse carne en los decisores de política, en los medios de comunicación y adquiera, a su vez, la visibilidad que no tuvieron durante décadas.

“También vamos a realizar un análisis exhaustivo a fin de descentralizar y/o relocalizar en distintas provincias a los organismos del Estado Federal. Así como ahora el Instituto Nacional de Vitivinicultura funciona en la Provincia de Mendoza y el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero funciona en la Ciudad de Mar del Plata, debemos pensar en diversas alternativas que garanticen un nuevo federalismo”.

Una vez terminado su discurso, y luego de saludar a Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, Alberto Fernández pasó a agradecer la concurrencia de cada uno de los representantes provinciales.

El primero en estrecharle la mano fue Omar Perotti, gobernador de Santa Fe. Ninguno quiso perder la oportunidad de saludarlo. Así se sucedieron los mandatarios afines: Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Jorge Capitanich (Chaco), Juan Manzur (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Alberto Rodríguez Saa (San Luis) y Mariano Arcioni (Chubut).

También estuvo presente Raúl Jalil (Catamarca), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Oscar Herrera Ahuad (Misiones) y Axel Kicillof (Buenos Aires), con quien se dio uno de los abrazos más sentidos.

Los gobernadores opositores, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), tampoco dejaron pasar la oportunidad y se acercaron a darle la mano. Lo mismo, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y los provincialistas Arabela Carreras (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario