Escalada de tensión mapuche en Patagonia en rechazo a desalojo

Nacional

Fuerzas federales seguirán custodiando terrenos de Villa Mascardi. Hubo vandalismo en iglesias de La Angostura, protestas en Bariloche y Chubut e intentos de retomar control de la ruta 40. Se mantiene comando unificadoy rastrillaje en zona .

El operativo de desalojo de la toma de Villa Mascardi en Río Negro sobre los terrenos de Parques Nacionales usurpados en 2017 generó una reacción en la Patagonia de grupos mapuches que atacaron iglesias en Villa La Angostura y protestaron en distintos puntos de la región.

Ante esa situación, esta tarde el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, se reunió con los jefes de las cuatro fuerzas federales y determinaron que seguirán custodiando el área, con la intención de coordinar con la justicia federal la entrega de las propiedades que estaban ocupadas a sus dueños.

“Vamos a seguir en la zona”, dijeron a Ámbito desde el Gobierno nacional, donde también aclararon que los operativos no finalizaron, ya que sigue la búsqueda de personas que tienen orden de detención. “No es fácil porque no es que están en un campamento, están mezclados con personas que no tienen nada que ver”, agregaron, en relación a las órdenes de la jueza federal subrogante Silvina Domínguez.

De la reunión de seguridad no participaron autoridades del gobierno rionegrino de Arabela Carreras. El comando unificado que acordaron Nación y la provincia no obstante se mantiene en actividad, con presencia de fuerzas de Río Negro en el regimiento de montaña en Bariloche, a poco más de 30 km de la zona del conflicto, y también en la ruta 40.

Ataques

La reacción mapuche tras el desalojo de las familias agrupadas en el Lof Lafken Winkul Mapu se extendió en distintos puntos de la región. Lo más llamativo fue la protesta desplegada en el aeropuerto de Bariloche, donde el lunes llegaron los dos aviones militares con el equipamiento para el operativo y donde se encuentra alojada una de las siete mujeres detenidas por la usurpación.

También hubo ataques a dos iglesias de Villa La Angostura, con pintadas pro mapuches e intentos de quemas. A esto se suma en la localidad chubutense de Esquel el bloqueo al tren turístico “La Trochita” en señal de solidaridad. De hecho, operadores turísticos pedían que se garantizara el servicio para no afectar la actividad. También en esa provincia hubo incidentes en el Parque Nacional Los Alarces.

El mismo día del desalojo, los cuestionamientos llegaron desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y desde diversas comunidades mapuche. Y, tras el operativo, unos cuarenta encapuchados intentaron retomar el control de la ruta 40, que se mantiene con estrictos controles de las fuerzas federales y también provinciales. De hecho, pasado el mediodía ya estaba normalizado el tránsito entre Bariloche y El Bolsón.

“Solicitamos al Ministerio de Seguridad de la Nación y a través del Comando Unificado continuar trabajando con todo lo que tenga que ver con las medidas preventivas con respecto a este tema”, dijo la titular de la cartera de seguridad provincial, Betiana Minor. La funcionaria aclaró que existe secreto de sumario en las causas, lo que impide brindar precisiones.

“La medida se extendió hasta últimas horas de la noche. Nosotros contribuimos con tareas de tránsito sobre la ruta 40, y pusimos a disposición nuestra aplicación Río Negro Seguridad Activa para hacer los controles más estrictos y poder avanzar rápidamente la liberación de la ruta”, dijo.

En tanto, Aníbal Fernández volvió a señalar que el desalojo fue “positivo” porque no hubo “ni un rasguño” entre los integrantes de las familias desalojadas y remarcó que “se hizo con cuidado y no había armas letales”.

En declaraciones a la TV Pública, el ministro contó que habló con la gobernadora rionegrina, Arabela Carreras, y dijo que “en líneas generales” ambos estuvieron de acuerdo en el análisis. También desde la provincia señalaron que “hubo un posicionamiento fuerte de la provincia a través de la gobernadora Carreras” para terminar con la toma. “Esta situación no guarda relación con las comunidades originarias, sino que tiene que ver con una usurpación en el marco de un delito que debía cesar. En eso debemos seguir trabajando”, dijo Minor.

Sobre las detenciones durante el operativo, Aníbal Fernández sostuvo que todos “fueron trasladados, salvo una señora embarazada, a una dependencia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria”.

En tanto, en el caso de los niños y niñas presentes intervino el área de Minoridad de la provincia y de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, precisó.

Dejá tu comentario