Gobernadores se reúnen por Portezuelo: Mendoza lleva plan para blindar obra a futuro

Nacional

El proyecto para la mega represa cuyana es discutido entre cinco provincias. Fuerte rechazo de La Pampa, que argumenta razones de impacto ambiental. Apelan a la mediación de Nación.

Los cinco gobernadores que forman parte del COIRCO, el comité que regula cuenca del Río Colorado, se reunirán mañana en Buenos Aires para comenzar a redefinir la megaobra de Portezuelo del Viento, la represa que demandará más de u$s 1.000 millones y que Nación ya financia como parte de una deuda con Mendoza, en un acuerdo extrajudicial celebrado en 2006, entre Néstor Kirchner y Julio Cobos, por entonces presidente y gobernador.

La politica trabó y destrabó, sucesivamente, un proyecto de largo plazo, que trascenderá incluso a estas gestiones, ya que la obra, que tendrá apertura de sobres el 3 de julio, llevará no menos de cinco años. Y en estas semanas los humores cambiantes de la política criollo llevó de cierto clima pro La Pampa (la provincia que rechaza la obra bajo el argumento de posible sequía del cauce) a un tono más amigable a Mendoza días atrás, con la propuesta que elevó el gobernador mendocino Rodolfo Suarez al ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro. Los puntos para flexibilizar la postura de Nación y de las otras tres provincias que integran el COIRCO (Neuquén, Río Negro y Buenos Aires) estipulan, como anticipó Ámbito Financiero, que todos puedan participar como veedores en las distintas instancias de la represa y la creación de un fondo de garantías por si hubiera un incumplimiento en los términos del acuerdo de Portezuelo, en Malargüe, sobre el Río Grande, que desemboca al final del recorrido en el Colorado.

Justamente, la reunión fue convocada desde Interior, tras desempolvar un pedido de La Pampa archivado en tiempos en que el ministerio era dirigido por Rogelio Frigerio. Solicitaba un nuevo laudo presidencial, pero Mauricio Macri ya había fallado a favor de Mendoza y luego la Corte Suprema de la Nación validó el arbitraje. Tras la convocactoria de Wado de Pedro, Alberto Fernández viajó a La Pampa y junto al gobernador Sergio Zilliotto puso en duda la financiación de la obra.

Portezuelo se convirtió en el símbolo de cuestiones de Estado de una batalla entre provincias. En La Pampa, por el cauce seco del Atuel, una herida histórica. En Mendoza, es una obra que se inscribe en una tradición de represas en el distrito cuyano y que, en este caso, promete energía para 130.000 hogares y empleo para más de 5.000 personas. De hecho, ayer los mendocinos hicieron marchas por toda la provincia en modo caravana como respaldo a la posición de la provincia.

En el entorno de Suarez saben que será imposible convencer a los pampeanos, y creen que tienen los argumentos técnicos para seducir al bonaerense Axel Kicillof, al neuquino Omar Gutiérrez y a la rionegrina Arabela Carreras. En Mendoza insisten en que los estudios técnicos sobre la cuenca no sólo ya se hicieron, sino que fue el propio COIRCO quien contrató a las universidades de La Plata y del Litoral para que los llevara a cabo. Esos estudios ya fueron aprobados por el organismo, con rechazo pampeano.

Asimismo, las Letras con que Nación paga a Mendoza esa deuda generada por los perjuicios económicos por la implementación en Cuyo de una Ley de Promoción Industrial que excluyó a Mendoza, no fueron reperfiladas por Martín Guzmán en abril. El resto de la deuda en dólares sí había caído en el proceso de renegociación. A su vez, la Casa Rosada pagó en tiempo y forma las tres primeras cuotas, dos de ellas bajo gestión Alberto Fernández. Esos guiños habían hecho creer a Mendoza que la obra estaba blindada a los cambios de administración.

¿Qué pasó, entonces? Mendoza maneja la hipótesis del intercambio político, de una búsqueda de apoyo del Gobierno nacional a proyectos clave en el Congreso. Asimismo, otras fuentes mendocinas señalan que, acaso, Nación no tenía los dólares para seguir cumpliendo con los desembolsos y prefirió volver a discutir en loop la cuestión, como ocurre desde 2006. La tercera posibilidad que barajan en Cuyo es que los dichos de Alberto Fernández en La Pampa hayan estado agitados para esa tribuna, y que luego haya tomado una trascendencia mayor.

Por lo pronto, la reunión de hoy será de gobernadores, una instancia que el COIRCO no había explorado, ya que hasta ahora habían votado representantes técnicos (al fin y al cabo, quienes entienden del tema). Pero, en los últimos días, hubo un corrimiento hacia el centro. El ministro del Interior bendijo la nueva propuesta mendocina y las provincias neutrales pidieron audiencias públicas, participación en los controles y, en tal caso, discutir sobre nuevos estudios de impacto ambiental. La Pampa insiste en que no se hizo en toda la cuenca. Mendoza dice lo contrario, y señala que no fue un estudio provincial, sino del ente del Río Colorado. Distritos como Neuquén difícilmente jueguen en contra de la construcción de represas, que también son parte de su historia. Buenos Aires, que a priori es el único distrito que comparte signo político con La Pampa, no se expresó sobre la obra.

Por lo pronto, mañana buscarán acercarse posiciones en Buenos Aires (¿los gobernadores harán luego cuarentena al regresar a sus provincias?). Si al final del camino no hay acuerdo, el COIRCO avala el pedido de laudo presidencial para cualquier medida que no sea unánime. Es posible que sea siempre un volver a empezar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario