Gurú de Wall Street advierte sobre riesgo de deflación en la economía global

Negocios

Cathie Wood, fundadora de Ark Investment Management, y una de las personas más visionarias de la industria financiera, advirtió que se están gestando tres grandes fuerzas deflacionarias.

(Agencia Bloomberg) - Los riesgos a los que se enfrentan los inversores y la economía mundial son innumerables y siguen aumentando, y una de las personas más visionarias de la industria financiera respondió qué es lo que más le preocupa en los próximos cinco a 10 años.

Cathie Wood, fundadora de Ark Investment Management, que atrajo miles de millones de dólares el año pasado después de que sus apuestas centradas en la tecnología tuvieran un aplastante desempeño en 2020, se refirió al riesgo de deflación.

A continuación compartimos sus comentarios:

La suposición subyacente es que estamos en un período inflacionario impulsado por interrupciones de la cadena de suministro. He visto muchos mercados y comencé en el negocio durante los años 70. Estaba en la universidad en un período de rápido aumento inflacionario. Entonces sé lo que es eso. Y realmente creo que no volveremos a ese nivel y que cualquiera que planifique en función de eso, probablemente cometerá algunos errores.

En cambio, vemos que se están gestando tres grandes fuerzas deflacionarias.

Por el lado de la innovación, hoy estamos en un período en el que nunca hemos estado. Hay que volver al teléfono, la electricidad y el auto para ver tres importantes fuentes de innovación tecnológicamente habilitadoras que evolucionan al mismo tiempo. Hoy, tenemos cinco plataformas: secuenciación de ADN, robótica, almacenamiento de energía, inteligencia artificial y cadena de bloques, todas las cuales son deflacionarias.

En inteligencia artificial, los costos de capacitación están cayendo un 68% por año. ¿Qué significa eso? Veremos un auge en muchos productos que usan IA y que, por lo tanto, son mejores, más baratos, más rápidos y más creativos.

También están los costos de la secuenciación de ADN. Para secuenciar el primer genoma humano completo, se necesitaron u$s2.700 millones y 13 años de requerimientos informáticos. Eso fue en 2003. Dieciocho años después, los costos han bajado a u$s500 y unas pocas horas de requerimiento informático. Por cada duplicación acumulada en el número de genomas humanos completos secuenciados, los costos caen un 40%.

Esto va a transformar la atención médica, ayudándonos a discernir qué dólares de atención médica estamos desperdiciando. Y creemos que hoy se desperdicia más de la mitad de todo el dinero destinado a la atención médica.

Luego tenemos los vehículos eléctricos y la tecnología del sistema de paquetes de baterías. Para cada duplicación acumulada en los vehículos eléctricos vendidos, los costos se redujeron en un 28% para la batería, lo que significa que los costos de los vehículos eléctricos van a caer más o menos 15% cada vez que observemos una duplicación de las ventas; y estamos recién en los inicios de las ventas de vehículos eléctricos. Otro son los robots industriales. Esos costos también están cayendo más del 20% por cada duplicación acumulada.

La buena noticia es que se trata de una buena deflación, que provoca un auge de la actividad económica, al menos donde se está produciendo la innovación.

Pero el corolario de esto es una mala deflación. Desde el colapso del sector tecnológico y de telecomunicaciones, y el colapso financiero de 2008 a 2009, ha habido un aumento significativo en la aversión al riesgo en el mercado. Y muchos inversores y analistas invierten muy cerca de sus índices de referencia. No quieren desviarse mucho.

El problema es que esta innovación va a ser muy disruptiva para el orden mundial tradicional. Las referencias actuales se construyen sobre la base de los éxitos pasados de las empresas, pero si la innovación disruptiva está evolucionando a un nivel tan rápido, habrá desintermediación y disrupción. Las empresas que han aprendido a satisfacer a los accionistas a corto plazo, que quieren sus ganancias y las quieren ahora, se han apalancado para recomprar acciones y pagar dividendos.

Las empresas no han estado invirtiendo lo suficiente en innovación y veremos que, durante los próximos cinco a diez años, cada vez más compañías deberán cerrar sus puertas. Al comienzo de los índices S&P 500, la vida útil promedio de una empresa era de 100 años. Creemos que se ha reducido a poco más de 20 años, pero se derrumbará en el futuro.

También estamos viendo algunas señales interesantes en los ciclos.

El precio de la madera se disparó el año pasado debido al gran número de remodelaciones y la demanda de nuevas viviendas en los suburbios. Los precios subieron a u$s1.700 y ahora han bajado a u$s600. Y a mucha gente le cuesta creerlo porque las viviendas todavía parecen muy atractivas. Creo que es un indicador anticipado de que los precios probablemente fueron demasiado lejos, demasiado rápido.

Los consumidores sienten que su poder adquisitivo está disminuyendo. Los precios de los bienes y servicios avanzan más rápido de lo que aumentan los ingresos. Así que hay otra razón por la que probablemente veremos una desaceleración.

Pero lo que es aún más importante es lo que ha sucedido con las cadenas de suministro. Si se observa cómo estaban posicionadas las empresas antes del coronavirus notamos que habían estado reduciendo sus inventarios y el gasto de capital durante aproximadamente un año a 18 meses. Y la razón fue la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el ruido de sables, el miedo a que el conflicto estallara de alguna manera. Cuando golpeó el coronavirus, las empresas que ya habían sido cautelosas pisaron el freno. ¿Y qué hizo el consumidor? El consumidor comenzó, después de un mes aproximadamente con los pagos del programa de protección de salarios, a estimular la economía. Comenzaron a gastar porque su tasa de ahorro en los meses anteriores se había disparado.

La situación tomó desprevenidas a las empresas y todavía no están en buen pie. No han podido ponerse al día. La liquidación de inventarios en el segundo trimestre estuvo cerca de niveles récord. Entonces, lo que creo que está sucediendo ahora es que las empresas, para ponerse al día, han realizado pedidos dobles y triples. Eso es lo que sucedió con los precios de la madera y por qué la caída ha sido tan pronunciada desde mediados de mayo. Y una vez que vean que los precios bajan, disminuirán esos pedidos.

Así que creo que podría haber una gran caída en los precios de las materias primas y otros bienes, ya que el consumidor ha pasado de consumir bienes, que son solo un tercio del consumo, a consumir servicios, justo cuando las empresas luchan agresivamente.

Nota Original: Wall Street Titans Warn of the Next Big Risks for Investors

Dejá tu comentario