Nación y Provincia de Buenos Aires: el nuevo Monotributo Unificado; sus claves

Novedades Fiscales

La medida conjunta regulada entre la AFIP y ARBA cuenta con antecedentes en otras jurisdicciones que decidieron aplicar este mecanismo de recaudación; no obstante, adquiere relevancia habida cuenta la cantidad de pequeños contribuyentes bonaerenses que involucra.

Con el objetivo de aliviar la carga tributaria y administrativa de los contribuyentes de escasa capacidad contributiva, AFIP y ARBA dictaron la RG Conjunta 5041 con vigencia desde el primero de septiembre de este año, en la cual se instrumenta el Régimen Simplificado conjunto entre la Nación y la provincia de Buenos Aires. Para ello se tuvieron en cuenta los antecedentes del art. 53 inc. c) de la Ley 24977 el cuál autoriza a la Administración Federal de Ingresos Públicos a realizar acuerdos con las provincias; la Ley 15.278 (reglamentada por las RN 20 y 21/2021) de la Provincia de Buenos Aires que incorpora en los artículos 227 bis y siguientes de su Código Fiscal un Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes; el Acuerdo de Financiamiento y Colaboración (permite armonizar vencimientos, nomencladores, criterios de simplificación, etcétera) firmado entre ambas Administraciones Tributarias siendo ratificado por la Ley provincial 14982 y la RG conjunta de AFIP 4263 que crea el Registro Único Tributario.

La resolución bajo análisis tiene antecedentes en otras jurisdicciones del país y permite al monotributista unificar las obligaciones materiales y formales nacionales y provinciales (respecto del Impuesto sobre los Ingresos Brutos).

1|Informalidades y efectos

La adhesión se realiza por el portal “Monotributo” de la página de la AFIP, para lo cual se necesita clave fiscal nivel 2 o superior.

En este momento el contribuyente con domicilio en la provincia de Buenos Aires deberá ingresar los datos respecto de su encuadre frente a ingresos brutos y la contribución municipal que incide sobre su actividad a fin de encuadrar en Régimen Provincial. A partir de allí, el sistema informático (nacional) constatará una serie de datos (código de actividad, información de comisión arbitral, información suministrada por la Agencia de Recaudación de Buenos Aires y el domicilio declarado en AFIP) y una vez terminada emitirá una constancia.

De esta manera, el contribuyente adherido podrá, en un solo pago, cancelar el impuesto integrado, los aportes al SIPA, al Seguro Nacional de Salud y el correspondiente al Régimen Simplificado Provincial. Por otra parte, si el contribuyente ya se encuentra en el Régimen Provincial, que entró en vigencia el 5 de agosto, será dado de alta automáticamente.

Si hay modificación de datos ante la Administración Federal de Ingresos Públicos, por ejemplo del domicilio (ya sea por alta o baja en provincia de Buenos Aires o cambio de comuna), el sistema se actualizará automáticamente. Del mismo modo sucederá con cualquier modificación que ARBA informe a la AFIP respecto de la situación tributaria del contribuyente.

En lo que respecta a la recategorización, dado que el contribuyente tendrá una única categoría, la misma tiene efectos para ambos regímenes. Si es realizada por la AFIP de oficio, implicará la recategorización de oficio en el régimen provincial.

En cuanto a la exclusión de oficio efectuada por la Administración Federal de Ingresos Públicos, la misma tiene efecto también en el régimen provincial. En cambio si la exclusión la realiza Agencia de Recaudación de Buenos Aires, esta informará a la AFIP y en este caso no se sabe aún la consecuencia a nivel nacional ya que la norma sólo indica que la AFIP arbitrará las medidas que considere propicias.

2|Reflexiones finales

En resumen, nos encontramos frente a una resolución con buenas intenciones, pero que carece de normas que iluminen determinadas cuestiones. Una de ellas son los aspectos procesales.

Es urgente la clarificación y la complementación con medidas que ayuden al contribuyente. Por ejemplo, que todas las discusiones (en especial lo referente a exclusiones y recategorizaciones) sean con efecto suspensivo. También, que los bonaerenses cuenten con un régimen de compensación idéntico al nacional (RG 1658) que permita ir dando por finalizada esta pandemia de acumulación de saldos a favor del contribuyente.

El camino trazado es el correcto pero sin dudas faltan normas que aclaren cuestiones clave de un régimen que de simple no tiene nada.

(*) Socio ML Asociados.

Dejá tu comentario