13 de febrero 2019 - 00:01

El dólar, plazos fijos y elecciones

sandleris davos.jpg

El patrón de conducta de los individuos y empresas es dolarizarse antes de una elección presidencial. En Argentina lo hacemos a un ritmo de u$s 1.500 millones mensuales en promedio. Suba del dólar e inflación van a convivir con nosotros por mucho tiempo.

En los últimos 12 meses los depósitos a plazo fijo crecieron el 47% anual, y suman $ 1.472.000 millones, el equivalente a u$s 37.300 millones. Los préstamos en pesos en el último año suman $ 1.554.000 millones y crecen el 10%. En un mercado en donde los depósitos crecen a mayor ritmo que las financiaciones, es lógica una fuerte caída de la tasa de interés, el principal atributo del Gobierno es haber trabajado para generar una de las peores recesiones de los últimos años.

Muchas empresas están carentes de pedidos a 90 días, la demanda no se despierta, y esto hace presagiar pronósticos de suspensiones de personal a la vista. Los empresarios nos indican que, si no se despierta la demanda, es muy probable que deban disminuir la oferta de productos en el mercado, y el ajuste se acelera.

El Gobierno ha limitado el stock de Leliq en el mercado, medida que puede impactar a entidades en forma individual, para el conjunto del mercado hay margen para seguir engrosando el stock de Leliq. A fin del año 2018 el stock de Leliq se ubicaba en $ 710.000 millones, en la actualidad supera los $ 915.000 millones. La baja de tasas es por falta de demanda, y esto implica que la recesión continúa.

El dólar comenzó un recorrido alcista, el mercado de futuro Rofex vio engrosar el volumen de negocios, y el stock de contratos a vencer en distintos plazos supera los u$s 3.000 millones, con una concentración del u$s 1.965 millones entre el vencimiento de febrero y marzo, en menos de 45 días.

La misión del FMI viene a renegociar temas que quedaron abiertos respecto al BCRA:

  • En marzo se debe enviar al congreso una nueva carta orgánica.
  • No desean que crezca la base monetaria, por ende, no más compras de dólares con expansión de la base.
  • Las bandas no fueron una imposición el FMI, fue un invento del BCRA, ahora la quieren sacar, comunicar la decisión no será fácil.

El mercado espera una orientación de lo que puede venir en materia cambiaria, la mayor preocupación del Gobierno es que puede suceder en el período entre elecciones, el que va entre el 11 de agosto y el 23 de noviembre de 2019.

En la Argentina de Macri, el atesoramiento en dólares fue de u$s 1.500 millones por mes en promedio. ¿Porque cambiarían esta costumbre antes de una elección presidencial que luce extremadamente reñida?

El BCRA limita el crecimiento de la base monetaria para que pocos pesos puedan ir contra el dólar, pero el mayor peligro es que las tenencias de plazo fijo en pesos se pasen a dólares.

Las reservas del BCRA ascienden a u$s 67.000 millones, si detraemos el dinero que está constituido en encajes, préstamo chino y otros, suman u$s 28.870 millones, esa cifra no cubre los dólares que se podrían comprar, al precio del dólar actual, con el stock de plazos fijos.

La respuesta a todos estos interrogantes es clara, los individuos y empresas no cambiarán su patrón de comportamiento y antes de las elecciones compraran dólares. El Gobierno estará obligado a vender, subir la tasa o dejar correr el precio a la suba. De las tres posibilidades deberá elegir la que sea menos nociva para su campaña electoral, como no tiene tantos dólares para vender, y subir la tasa atenta contra la actividad económica, todos los caminos conducen a que tengamos un dólar más alto, y una inflación que difícilmente se desacelere en el segundo semestre. Animo, a lo mejor una buena cosecha mejora algo la actividad económica.

Dejá tu comentario

Te puede interesar