3 de diciembre 2022 - 00:00

Proyecciones: ¿qué puede pasar con el dólar en diciembre y en 2023?

El plan del gobierno es aguantar lo más que pueda sin tener que efectuar un salto devaluatorio. De todas formas, no estamos seguros de que pueda llegar a las elecciones del año próximo sin realizar una devaluación brusca.

dólar-ahorro-inversiones-finanzas
Pixabay

30 días nos separan del año 2023 y, el penúltimo mes del año, dio de qué hablar. El despertar de los dólares, la implementación del dólar soja II y el mejor rendimiento de los bonos argentinos desde que comenzaron a operar fueron algunos de los sucesos que ocurrieron durante el mes de noviembre.

Si bien el dato oficial de la inflación lo conoceremos el próximo 15 de diciembre, terminado el mes de noviembre, comenzaron las estimaciones de cuánto será. Las proyecciones giran en torno a una inflación mensual de 6,5%, lo cual daría una inflación anual de 95%.

Viendo un poco más allá, se calcula que la inflación mensual en diciembre sería mayor, ubicándose en el 7%. De esa forma, la inflación anual escalaría a 101,3%, superando efectivamente los 3 dígitos. Si bien el gobierno estableció en el Presupuesto Nacional del año próximo que la inflación del 2023 sería del 60%, desde nuestra óptica, quizás un poco más realista, creemos que conviviremos con una inflación anual de 3 dígitos a lo largo de todo el año. Tendremos que esperar al 2024 para romper esa barrera.

Con respecto al dólar mayorista, finalizó noviembre cotizando $ 167,30, significando una variación mensual de 6,6%, frente a $ 156,90, cotización del último día hábil de octubre, y 62,9% respecto a $ 101,00, precio al 30 de noviembre del año pasado. Tanto en septiembre como en octubre, el dólar mayorista aumentó a un ritmo promedio de 6,4% mensual, empatando durante esos meses con la inflación. Noviembre no fue la excepción. Para diciembre esperamos que ocurra lo mismo. Al haber estimado una inflación mensual de 7,0%, creemos que el dólar mayorista podría aumentar entre el 6,5% y 7,0%. Considerando el mayor porcentaje de variación, finalizaríamos el año con un dólar mayorista de $ 179,00, lo cual significaría una variación anual de 74,2%, casi 30 puntos porcentuales por debajo de la inflación. Si pretendiéramos que el dólar mayorista finalice el año mostrando un porcentaje de variación anual igual que la inflación, deberíamos experimentar un dólar de $ 206,80, lo cual no creemos que suceda.

El plan del gobierno es aguantar lo más que pueda sin tener que efectuar un salto devaluatorio. De todas formas, no estamos seguros de que pueda llegar a las elecciones del año próximo sin realizar una devaluación brusca. En caso de que se vean en la obligación de hacerlo, no descartamos que ocurra durante el primer trimestre del año que viene por dos motivos. En primer lugar, porque todavía van a faltar varios meses por las elecciones y, en segundo lugar, porque, entre el mundial, el aguinaldo, el verano y las vacaciones, la atención pública estará puesta en otro lugar.

Los dólares alternativos no se quedaron atrás. Después de varios meses cotizando por debajo de $ 300,0, volvieron a tocar nuevos máximos. El dólar MEP finalizó noviembre en $ 312,50, alcanzando picos de $ 319,30, mostrando una variación mensual de 6,4% y anual de 53,6%. Por su parte, el dólar contado con liquidación finalizó la jornada en $ 322,75, alcanzando máximos de $ 334,80, variando mensualmente 5,0% y anualmente 49,1%.

Con respecto al dólar informal, finalizó noviembre en $ 315,0, dependiendo la plaza y el volumen operado. En este caso la variación mensual fue 7,1% y la anual 47,9%. El valor máximo del dólar blue durante noviembre fue $ 320,0.

Para diciembre creemos que los dólares alternativos podrían mantener su valor actual hasta mediados de mes. Una vez cobrado el aguinaldo y a medida que la liquidez en el mercado sea mayor, no descartamos nuevas subas. De los tres tipos de dólares mencionados anteriormente, el más atrasado en su variación anual, respecto al dólar mayorista y a la inflación, es el dólar blue. Si imitaría la variación anual del mayorista, el dólar informal debería finalizar el año cotizando $ 371,00, mientras que, si igualara a la inflación anual, el precio ascendería a $ 428,80. De todas formas, si bien lo vemos subiendo, no creemos que alcance dichos valores, más bien lo vemos llegando a la zona de $ 350,0.

Finalmente, después de varias idas y vueltas, el gobierno decidió aplicar nuevamente el dólar soja, cotización diferencial para aquellos que liquiden dicha materia prima. En esta oportunidad se estableció en el valor de $230,0, experimentando un aumento del 15,0%, similar a la inflación del período, respecto a su versión anterior de $ 200,0, implementado durante el mes de septiembre. En aquella oportunidad el gobierno consiguió recaudar aproximadamente U$S 5.000 millones. Para esta segunda vuelta las expectativas son menores, esperan sumar a las reservas del Banco Central U$S 3.000 millones. Con respecto a este tipo de medidas, no descartamos que el año próximo el gobierno vuelva a aplicar tantos dólares soja como le sea conveniente, por lo que, seguramente, veamos, como mínimo, el dólar soja III y dólar soja IV.

Otra medida que se concretó, también después de varias conversaciones con empresarios, fue el programa de Precios Justos, a través del cual se le pide a las empresas que no aumenten los precios de una canasta de productos durante los próximos 120 días, así como también se les solicitó que, otro grupo de productos, aumenten, como máximo, un 4,0% mensual hasta el mes de marzo. Con este programa el gobierno busca anclar los precios a un ritmo del 4,0%, tratando de empujar hacia abajo la inflación mensual. De todas formas, esta medida se enfrenta a una serie de aumentos que experimentaremos a lo largo del último mes del año (combustibles, prepagas, colegios privados, empleadas domésticas, transporte, etc.), lo cual empujarán, y con fuerza, los precios hacia arriba. Por este motivo, es que vemos al IPC nacional variando a un ritmo superior en diciembre que los meses anteriores.

Por último, los bonos argentinos siguieron subiendo durante el último día de noviembre y ya se ubican por arriba de los máximos de agosto y septiembre pasado. Con respecto a las ganancias, en el último mes resultaron superiores al 20,0%, convirtiéndose en las subas más relevantes desde que comenzaron a operar en 2020 tras el canje de deuda. Por su parte, el Índice Merval en pesos mostró ganancias de 12,0% en noviembre y de casi 100,0% en todo el año 2022, siendo su mayor avance anual desde 2009. En dólares, las acciones también siguen subiendo.

Lic. en administración de empresas. Consultora Salvador Di Stefano

Dejá tu comentario

Te puede interesar