Apuestan a que con el dólar soja II baje la brecha y mejore el financiamiento

Economía

En la última licitación hubo rollover del 83%. Si el nuevo esquema de incentivo exportador permite calmar los dólares financieros, se espera que haya más interés en la deuda en pesos.

En el mercado se cree que, con una reducción de la brecha cambiaria, dólar soja II mediante, la situación del mercado de deuda doméstico podría mejorar un poco. La estabilidad del dólar luce como fundamental para evitar que los inversores prefieran dejar posiciones en letras del Tesoro y pasarse al contado con liquidación (CCL), opinan economistas y consultores.

Y ello tiene que resultar así, porque el 14 de diciembre queda una nueva licitación para cubrir vencimientos por poco más de $405,000 millones, que es casi todo lo que resta para terminar 2023, y está en su mayoría en manos privadas.

En la primera vuelta de la última licitación de noviembre, el Ministerio de Economía no logró completar un vencimiento de $260.000 millones (consiguió que le prestaran $220.000 millones) y terminó el mes sin sumar financiamiento neto para cubrir el déficit fiscal. Apenas consiguió cerrar los compromisos mensuales con el acumulado que tenía de los anteriores llamados.

Luego, en la segunda vuelta de este martes, de la que participaron las entidades del grupo de creadores de mercado, logró otros $7.642 millones que no cambiaron sustancialmente los resultados de la jornada anterior. Casi todo se hizo con una Lede que vence el 31 de marzo. Hubo solo $2 millones para la Lede a abril.

Respecto de los problemas que está teniendo el Gobierno para conseguir crédito en el mercado local, Ricardo Delgado, titular de Analytica, advirtió que sobre el fin de año “se incrementa la demanda de pesos y por eso mantener inmovilizado es más difícil”. Planteó que con la ampliación de la brecha cambiaria de las últimas semanas “era previsible” que el Gobierno tuviera cada vez más problemas para conseguir financiamiento. “Le apareció la competencia del CCL”, explicó.

Del mismo modo, Delgado sostuvo que la reducción de la brecha, que va a generar el dólar soja II, puede provocar el efecto inverso: que, con una estabilización del tipo de cambio, la tasa en pesos vuelva a ser más atractiva. El director de Analytica consideró que ahora “hay que pasar el verano” y en parte dirigir la mirada hacia la oposición, respecto de las señales que dé en caso de que ganaran las elecciones de 2023, si va a cumplir con los compromisos asumidos por el Estado en esta etapa.

La AlyC Portfolio Personal Inversiones (PPI) advirtió que el Gobierno enfrenta “un escenario muy exigente”. En su último reporte, estimó que el nivel de roll over de la última convocatoria llegó al 83%, por lo que consideró que el escenario “se complicó notoriamente” a la luz de los últimos resultados.

Martín Kalos, director de EPyCA consultores consideró que “a pesar de que el parte de prensa del Ministerio indica que se había cumplido con el objetivo, en realidad no llega a hacer el roll over de la deuda ya que se queda corto en unos $50.000 millones y lo que coloca lo hace a corto plazo”. “Lo que se logró refinanciar es solo a entre cuatro y cinco meses, y para eso tuvo que pagar tasas por encima de lo que los títulos pagaban en el mercado secundario”, agregó. Kalos planteó que “al Gobierno le va a costar mucho pasar estos meses” y añadió que “hasta la fecha de las elecciones el financiamiento va a ser a corto plazo y caro”.

Por su parte, la consultora Invertir en Bolsa (IEB) estimó que, debido al magro resultado de la licitación, el Banco Central tendrá que emitir unos $45.000 millones para cubrir el déficit fiscal del mes. También planteó dudas respecto de los vencimientos de diciembre ya que no habría señales en el momento que permitan inferir que los mercados van a reaccionar distinto. Para IEB, estacionalmente el último mes del año es de alta demanda de pesos, pero a su vez, también de fuertes compromisos del sector público.

Dejá tu comentario