El ABC del Gas: una explicación sobre la producción, el traslado y la distribución

Opiniones

De qué se compone el hidrocarburo; cómo adquiere condiciones comerciales y cuáles son los principales yacimientos de gas argentinos.

Como sabemos los hidrocarburos pueden presentarse en dos fases, líquidos y gaseosos. Son componentes ricos en Carbono e Hidrógeno en su mayor proporción, siendo el líquido conocido como petróleo, con mayor historial de conocimiento en la vida del hombre.

Si nos referimos al Gas Natural proveniente de la explotación de hidrocarburos en yacimientos, vemos que sus condiciones en reservorio de temperatura y presión son elevadas, provocando que el hidrocarburo se encuentre alojado en fase gaseosa.

La producción de cada uno de los pozos, fluye hacia la superficie, en donde las condiciones de presión y temperatura son menores que en el reservorio, obteniéndose de esta forma hidrocarburos líquidos y gaseosos en diferentes proporciones, según el tipo de instalaciones (Plantas de Acondicionamiento o Tratamiento) que se posea en superficie.

En nuestro país, luego de ponerse en condiciones comerciales, se conducen los caudales hacia los centros de consumo, mediante el transporte interno de nuestro país, responsabilidad que recae según legislación vigente desde la década de 1990, en Transportadora Gas del Norte (TGN), por un lado, y en Transportadora Gas del Sur (TGS), por el otro.

Finalizado el transporte, los caudales de gas natural, son entregados a los Distribuidores en cada región, que en nuestro país totalizan nueve. De esta forma llega a los consumidores, siendo los grandes sectores, residencial, generación de energía eléctrica e industria.

Esta es una explicación resumida y localizada en nuestro país, que involucra desarrollo de negocios y tecnologías, a fin de utilizar los recursos para consumir y desarrollar las actividades que sean necesarias.

El aprovechamiento del gas argentino

Con este propósito se dedicaron durante las últimas casi tres décadas, a promover un mayor aprovechamiento del Gas Natural, bajo un régimen regulado para transporte y distribución por el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), como consecuencia de Ley 24.076 de mediados de 1992, dado que se considera a estos rubros como un “servicio público”.

En la zona de yacimientos, el caudal de gas proveniente de los diferentes pozos de explotación tiene diferentes componentes, que si los analizamos derivamos en una larga cadena cuyo elemental principal es el Carbono y luego el Hidrogeno.

Es importante destacar que esta etapa, se encuentra bajo la aplicación de la Ley 17.319, con sus modificaciones, en donde se encuentran una cantidad importantes de oferentes.

La familia de la vena gaseosa se inicia con un solo Carbono que es el metano, luego dos Carbonos denominado etano, continua el propano y a posteriori el butano. Éstos son lo que en mayor proporción se encuentran en la superficie, en una fase gaseosa cuestión que depende de la presión y temperatura.

Los demás compuestos a partir del pentano (cinco carbonos) y superiores seguramente migran a la parte liquida, uniendo estos volúmenes al petróleo en algunos casos y otras a destinos dedicados de uso petroquímico.

En la boca de pozo, puede existir un gran abanico de presiones, algunas muy importantes mayores a 100 Kilogramos por centímetro cuadrado (kg/cm2), equivalentes a 1.422 libras por pulgadas cuadradas (Lb/plg2 = PSI). A fin de graficar recordemos que una rueda de automóvil tiene 30 Lb/plg2, es decir 2,11 kg/cm2.

En estas condiciones de composición, presiones y temperaturas se somete al gas a diversos acondicionamientos y tratamiento a fin de alcanzar la “condición comercial”, en el que simplemente se quiere obtener mayoritariamente metano, restos de etanos y superiores.

¿Cuáles son los yacimientos de gas en la Argentina?

Como parte de la historia nuestro país, se destaca el descubrimiento del yacimiento Loma La Lata en 1976, cuyo tamaño hizo posible su posterior desarrollo en 1982 por la puesta en marcha del gasoducto NEUBA II, obras ubicadas en proximidades de la localidad de Añelo, en la provincia del Neuquén.

Así nuestro país fue consumiendo progresivamente gas natural, aprovechándose el importante conocimiento adquirido y desarrollado, en su momento a través de Gas del Estado SE, y en la actualidad a las diversas empresas dedicadas. Este mayor consumo de gas, fue ampliándose mediante la realización de obras como tendidos de gasoductos troncales, realizando redes de gas en diversas localidades del país, incrementando capacidades en ductos existentes.

Para el desarrollo de las estructuras de captación, tratamiento y transporte de gas se han invertido sumas importantes de dólares, como en los lugares de producción de gas, los cuales se desarrollaron con mayor prevalencia en la cuenca del Noroeste, provincia de Salta; Cuenca Neuquina, Provincias de Neuquén y Rio Negro; Cuenca Austral, provincia de Tierra del Fuego y la parte Offshore.

Los volúmenes producidos de gas fueron conducidos a diversas zonas alcanzadas por ductos. Las regiones de mayor consumo están ubicadas en la Pampa Húmeda, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Conurbano bonaerense, Rosario y sus alrededores; y Córdoba y alrededores.

El motivo de la importancia de esta región detallada, es su gran población asentada como también el importante número de industrias allí instaladas, centrales térmicas, y la influencia de las temperaturas bajas en invierno, altas en verano siendo necesario, calefaccionar en un momento y en el otro generar energía eléctrica.

En el transitar desde los orígenes del gas en nuestro país hasta el presente, se ha consumido importantes caudales provenientes de yacimientos históricos y relevantes como Aguarague, Ramos, Acambuco, en Salta; Loma La Lata, Sierra Barrosa, Centenario, Lindero Atravesado, Rio Neuquén, en Neuquén; Estación Fernández Oro, en Rio Negro; Carina y Ares en offshore, entre otros. Por supuesto ha habido exportación a Chile, Brasil, Uruguay pero han sido con caudales no significantes, durante algunos años y en forma intermitentes.

La producción de gas fue creciente hasta el 2004, momento en que comienza su declinación constante hasta la aparición del gas no convencional. Esa tendencia negativa se frenó a partir de 2012, comenzando una escalada con pendiente positiva a costa de importantes inversiones en estos nuevos campos, con el objeto de desarrollar explotación de arcillas compactas, Tight Gas y Shale Gas, de la formación Vaca Muerta.

(*) Ingeniero Industrial or. Química (Univ. del Comahue). Ex director provincial de hidrocarburos de Neuquén (2008-2019) y ex representante provincial en la OFEPHI.

Próximamente en este espacio de opinión se abordará la producción de gas no convencional de Vaca Muerta y el nuevo Plan Gas 4 que prepara el Gobierno nacional: qué podemos esperar y qué no le puede faltar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario