Quién es el médico argentino que descubrió el plasma para curar infectados

Opiniones

Julio Isidro Maiztegui aplicó en infectados de mal de los rastrojos el plasma inmune de convaleciente. Usado en etapas tempranas logró reducir la letalidad de 30% a 3%.

Durante los últimos días, los medios de comunicación informaron que en la Provincia de Buenos Aires se había comenzado a tratar el coronavirus con plasma de pacientes infectados recuperados. Comentaron el éxito que tiene este tratamiento como si alguien hubiera de repente descubierto la pólvora. En lo personal creo que la tarea de informar debe consistir en hacer saber a la ciudadanía no solo que se está aplicando el plasma, sino también hacer un poco de historia, y recordar gracias a quién se está aplicando este tratamiento desde hace más de cincuenta años.

Hace cinco décadas azotó al noroeste bonaerense, principalmente, el llamado mal de los rastrojos, fiebre hemorrágica o virosis hemorrágica endemoepidémica, una enfermedad viral aguda grave producida por el Virus Junín y transmitida por el ratón de la especie calomys musculinus.

El flagelo se llevaba miles de vidas. Si no se lo trataba a tiempo la mortalidad llegaba al 30% de los infectados. Había que encontrar un tratamiento para controlar esta epidemia. Primero el Dr. Antonio Vilches comenzó con los estudios y falleció producto del mal de los rastrojos. Otro médico argentino, el Dr. Julio Isidro Maiztegui, nacido en Bahía Blanca el 25 de Agosto de 1931 y fallecido en Pergamino el 29 de Agosto de 1993, fue quien continuó con su trabajo y quien descubrió y aplicó en pacientes infectados dentro del octavo día de haber contraído la enfermedad, el plasma de pacientes infectados y recuperados de esta fiebre hemorrágica.

MAIZTEGUI-EQUIPO.jpg
El Dr. Julio Maiztegui (sentado abajo, a la izquierda) junto a su equipo de trabajo.

El Dr. Julio Maiztegui (sentado abajo, a la izquierda) junto a su equipo de trabajo.

El tratamiento fue un éxito. Redujo la mortalidad del 30% a un 3%. Su trabajo lo desarrolló en la ciudad de Pergamino en el Instituto que hoy lleva su nombre. Posteriormente colaboró junto a su amigo el Dr. Julio Barrera Oro en el descubrimiento de la vacuna que hoy previene la fiebre hemorrágica, vacuna que, finalmente desarrolló el Dr.Barrera Oro en EEUU dado no contar con los elementos necesarios en ese entonces en nuestro país.

Hoy, en tiempos en que el coronavirus azota al mundo entero y en la Argentina se infectan casi mil personas por día, el plasma inmune de convaleciente aparece como una de las promesas para tratar a pacientes afectados por el Covid-19. Estados Unidos ya anunció que comenzará a aplicarlo y desde el Ministerio de Salud de la Nación anunciaron que el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Doctor Julio Maiztegui” (INEVH), con sede en Pergamino, trabajará en protocolos de investigación específicos.

No hay dudas de que en la Argentina existen científicos con la capacidad suficiente para enfrentar circunstancias con sapiencia y profesionalismo. Hay que valorar y recordar a aquellos que lo merecen y tanto hicieron por la salud y por la sociedad. Gracias Dr. Maiztegui. Gracias científicos Argentinos.

Abogado, ex Senador por la provincia de Buenos Aires

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario