Urticaria crónica: una enfermedad que no permite olvidar

Opiniones

El contexto mundial que estamos viviendo provoca aislamiento, incertidumbre y miedo. Las patologías como la Urticaria Crónica tienen un fuerte componente emocional.

La urticaria es una condición que se caracteriza por el desarrollo de ronchas, angioedema (hinchazón de la piel) o ambos, y hablamos de Urticaria Crónica cuando los síntomas se han prolongado más allá de las seis semanas. El malestar físico y el aspecto de la piel hacen que esta patología afecte considerablemente la calidad de vida de los pacientes, que viven en un estado de alerta constante, porque no saben cuándo la enfermedad volverá a aparecer.

Estamos finalizando un año que recordaremos siempre en la comunidad médica por el Covid-19, un virus que afectó y aún afecta de forma directa e indirecta la salud de millones de personas de todo el mundo. No solo los pacientes que se contagian del mismo sufren las consecuencias de la pandemia, sino que también se han multiplicado las situaciones de estrés que, en muchos casos, agravan otras enfermedades.

El contexto mundial que estamos viviendo provoca aislamiento, incertidumbre y miedo. Las patologías como la Urticaria Crónica tienen un fuerte componente emocional y, durante la pandemia, se están registrando casos en los que la enfermedad vuelve a aparecer o se interrumpe su mejoría. Por otro lado, se redujo considerablemente la consulta en todas las especialidades médicas y alergia no es la excepción, lo que puede provocar falta de diagnóstico y tratamiento.

Quienes padecen esta patología limitan muchas de sus actividades cotidianas. En algunos casos se aíslan, el 90% tiene problemas para dormir, y el 75% manifiesta que deja de hacer actividad física, tener relaciones sexuales o ir a reuniones sociales. Y esto ocurre no solo por la picazón, sino también por el aspecto estético de la piel. El factor emocional es tan importante que en algunos casos se llega a sufrir depresión y hay registros de intentos de suicidios provocados por el padecimiento de la Urticaria Crónica.

Además de todas las consecuencias directas de la enfermedad, muchos pacientes que la padecen deben atravesar casi una odisea antes de llegar al tratamiento adecuado. Según algunos estudios, pueden pasar dos años yendo de médico en médico, sin encontrar respuestas[3]. Esto agrega una dosis de frustración y de efectos colaterales, como seguir dietas eternas que llevan a trastornos alimenticios o utilizar corticoides, que a largo plazo pueden provocar otras enfermedades.

Con el tratamiento adecuado, los síntomas de la enfermedad pueden mejorar y hasta eliminarse. Pero esto no quiere decir que nunca más vuelvan a aparecer, por eso siempre está presente el miedo de volverla a experimentar. Es tanto el padecimiento que los pacientes nos dicen que, incluso una vez que han mejorado, siempre tienen miedo de que vuelva a aparecer.

Hablamos de una enfermedad que “no permite olvidar” y por eso es vital concientizar y llevar conocimiento de esta problemática, para que los pacientes, sus familias, la comunidad médica y la población en general la conozcan mejor. Es clave alcanzar el diagnóstico temprano y, con él, el tratamiento adecuado.

(*) Presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario