Crisis sin fin para Pedro Castillo en Perú: renunció su primer ministro

Aníbal Torres puso su cargo a disposición a través de un comunicado en Twitter. Su salida implica la caída de todo el gabinete del presidente, que enfrenta múltiples investigaciones judiciales.

El presidente de Perú, Pedro Castillo, no tiene descanso de los problemas que lo acompañan desde que inició su gestión, hace un año, y ahora sumó la renuncia, a través de redes sociales, de su primer ministro, Aníbal Torres, hasta el momento su más devoto defensor.

Torres, a cargo del Consejo de Ministros desde febrero, explicó que tomó la decisión de dejar el gobierno por razones personales y no menciona que se trate de una renuncia irrevocable, destacó RPP.

"Me retiro del cargo después de haber servido, conjuntamente con usted, a nuestra patria, especialmente al pueblo más postergado y olvidado. Hoy me toca regresar a las aulas universitarias junto a mis alumnos y alumnas, y retomar lo que más extrañaba: la investigación jurídica", dice en la carta publicada en Twitter.

https://twitter.com/anibaltorresv/status/1554795271715946501

La dimisión del primer ministro se produce en momentos en que el presidente Pedro Castillo transita por una tormenta política en medio de varias investigaciones por denuncias de supuesta corrupción en su administración, que han hundido su popularidad.

Su salida, que implica la salida de todo el gabinete, es conocida un día después de que cobraran fuerza rumores de que el mandatario izquierdista prepara el cuarto cambio de equipo ministerial desde que asumió la Presidencia de Perú.

Pedro Castillo, que llegó al poder tras un reñido balotaje con la derechista Keiko Fujimori, ha estado en el ojo de la tormenta desde el día uno: sobrevivió a dos intentos de destitución en el Congreso (opositor de derecha), se convirtió en el primer presidente en ejercicio en ser investigado por la fiscalía por corrupción y fue obligado a renunciar a su militancia por su propio partido, Perú Libre.

Si acepta la renuncia de Aníbal Torres, el mandatario deberá designar un nuevo primer ministro y un nuevo gabinete que, en un plazo de 30 días, deberá someterse a una moción de confianza en el Congreso.

Dejá tu comentario