Edición Impresa

Política y mercados caso Argentina (última parte)

Finalizando con la serie de artículos de la relación entre la política y los mercados que venimos desarrollando, abordaremos la última parte del caso Argentina. Este análisis llega hasta el fin del mandato del ex presidente Nestór Kirchner.

En el artículo previo habíamos visto el mercado y la política y habíamos llegado hasta la presidencia de Raúl Alfonsín. Ahora continuamos con el período de 1989 a 2007.



CARLOS SAÚL MENEM

PRIMERA PRESIDENCIA

08-07-89/10-12-95

SEGUNDA PRESIDENCIA

10-12-95/09-12-99


Carlos Menem da un vuelco a lo que pregonaba en campaña, y empieza a aplicar recetas neoliberales, hace una alianza con el grupo Bunge & Born, que coloca el ministro de economía, que fallece en su gestión, y luego es seguido por Rapanelli.

La Bolsa de valores en 1989 festeja la alianza con B.B. pero luego se desploma todo lo que había avanzado en 1990 cuando renuncia Rapanelli y se rompe el acuerdo. Allí, en el primer trimestre de 1990, la Bolsa estaba por el piso y asume Erman González como ministro de economía. Nuevamente la Bolsa tiene su remontada, para caerse a finales de 1990 y enero de 1991 haciendo piso en niveles de 120 dólares ya del índice Merval.

Desde los pisos de 120 dólares, con la renuncia de Erman González y la llegada de Domingo Cavallo, explota el Merval y surge el Plan de Convertibilidad: un dólar-un peso. En marzo de 1991 surge la Convertibilidad, que se mantiene en Argentina casi once años hasta su salida en enero del 2002.

En el Gobierno de Menem se privatizan numerosas empresas, siendo las más importantes la compañía de teléfonos e YPF, que era estatal. Todas estas medidas son festejadas por los mercados que luego de fuertes altibajos terminarán dando un crecimiento hasta el techo de su imagen en 1997, en su segundo mandato.

Menem recibe un índice Merval en 80 dólares y un golpe de confianza. Con la alianza B&B, el Merval trepa a niveles de 300-320 dólares y la Bolsa en sólo 6 meses de Menem trepa un 275 % en dólares. Sin embargo la Bolsa hace techo en octubre-noviembre de 1989, luego se desploma anticipando el fracaso del plan B&B y vuelve a los niveles deprimidos de 80 dólares que recibiera su Gobierno. Allí en el primer trimestre de 1990 asume su persona de confianza, Erman González, y se produce una parcial recuperación del mercado hacia mediados de los 90 hacia niveles de 230-240 dólares. Parecía un nuevo voto de confianza del mercado, pero nuevamente una crisis con el dólar subiendo y la inflación trepando fuertemente produce una nueva caída del Merval que alcanza a comienzos de 1991 niveles de 120 dólares. Desde allí empieza la gran suba de la Bolsa argentina, que de 120 dólares alcanza su máximo hoy histórico en dólares de 900 dólares en 1992. En sólo dos años el mercado subió un 650 % a una tasa del 325 %. Los 900 puntos del Merval eran 900 dólares ya que en 1992 regía a pleno la Convertibilidad.

En 1994 fue el techo del índice general que nuclea más acciones que el índice Merval. En 1994 Menem con el Pacto de Olivos logra la posibilidad de reelección. Se modifica la Constitución en 1994. Carlos Menem tiene alto consenso con su Gobierno.

En 1995 es reelecto y la dupla Menem en la presidencia y Cavallo como su ministro fuerte, suben al poder nuevamente el 10 de diciembre de 1995. El mercado allí vale 470 dólares, una suba del 487 % en sus 6 años de mandato, a un promedio de 81.1 % anual, con muchos vaivenes pero con rendimiento muy interesante. En 1994-1995 Menem tuvo su pico de popularidad por eso logra reelección.

En el segundo mandato de Menem empiezan las complicaciones. En 1996 la pelea con el poder de su ministro fuerte, hace que renuncie Domingo Cavallo. Aún así el mercado siguió subiendo hasta alcanzar su pico en septiembre de 1997 en niveles de 867 dólares. Es decir que 5 años después, el Merval rasguña su techo histórico de los 900 dólares, pero no puede superarlo, y Menem alcanza su apogeo en 1997 y desde allí empieza su declive. El mercado lo anticipa y al fin de su mandato el Merval estaba en 526 dólares, un 40 % menos que su techo de 1997 y también del de 1992, pero Menem culmina los dos mandatos dejando un saldo positivo en la Bolsa muy importante. Sin embargo la caída que se iniciara en 1997 y se agudizara con De La Rúa, unido a su identificación con la Convertibilidad, hace que la caída de 1999-2001 también lo salpique. Inclusive luego de la salida de su Gobierno, Menem es juzgado y encarcelado habiendo caído su imagen en desgracia.

Septiembre de 1997, con grandes inversiones de un reconocido fondo que compró muchas empresas argentinas marca el mejor momento de los mercados bursátiles locales. El Merval llegó a colocarse en 867 dólares, arañando los 900 dólares de 1992 post-anuncio Convertibilidad. Ese techo secundario de septiembre de 1997 fue el climax del Merval, su segundo mejor momento máximo en dólares que aún hoy se mantiene y desde allí comenzará la Bolsa argentina una de las caídas más fuertes en precios y en tiempos de la historia. Esta caída sólo es comparable en tamaño a la registrada entre 1967 y 1976, aunque en un tiempo menor de 5 años en lugar de los 9 años de la década del 70.

En efecto, el índice Merval en dólares protagonizó una de las caídas más severas de toda la región que se tenga registrada. La caída desde 1997 a 2002, en 5 años, el índice Merval desde los 867 dólares cayó a 74, a los mismos niveles de 1990 y de 1989 cuando había entrado Menem, una caída del 92 % de su valor en dólares, una crisis bursátil sólo comparable al crash de 1929-1932 de Wall Street y a la ocurrida en la misma Bolsa argentina entre 1967 y 1976 en su índice general.



FERNANDO DE LA RÚA

10-12-1999/20-10-2001


Fernando de la Rúa había sido el intendente de Buenos Aires, y había surgido como el líder de una alianza, que contaba al radicalismo como protagonista de la misma. Y derrota al candidato del peronismo, Eduardo Duhalde.

Fernando de la Rúa fue la gran víctima del colapso de los mercados. Recibió el índice Merval en niveles de 525 dólares en diciembre de 1999. El mercado sólo tuvo un festejo parcial y hace un techo en 645 dólares en marzo de 2000 y desde allí empezó el gran desplome bursátil. El índice Merval cae a 425 puntos en diciembre de 2000; en un año de mandato muestra una caída del 20% de su inicio y un 31% de su mejor momento allí, pero 2001 fue el año de la caída en espiral de Argentina, de sus índices, y el año de la crispación social al extremo. En octubre de 2000 el Merval toca los 200 dólares marcando un 62% de caída y desde octubre se suceden los problemas de vaciamiento de bancos, se mantiene la Convertibilidad pero los bancos son vaciados por el retiro de depósitos, lo que obliga a Cavallo a formar un "corralito" limitando la salida de depósitos.

La caída fue tan severa y el humor negativo tan malo que se crispó a tal nivel que De la Rúa sin apoyo debe presentar su renuncia el 20 de diciembre de 2001. En enero, la Argentina, con un presidente elegido de los cinco que hubieron entre diciembre del 2001 y enero de 2002 declaró su cesación de pago de la deuda externa. Entre diciembre de 2001 y enero de 2002 hubo cinco presidentes y finalmente devalúa su moneda saliendo del Plan de Convertibilidad. Caos político y económico.

La caída bursátil desde 1997 a 2002 fue una de las más importantes de la historia, fue mayor que la de 1980 a 1982 que se llevó a los militares y nos llevó a la guerra con Inglaterra y es comparable a la registrada entre 1967 y 1974, que se llevara el Gobierno de Isabel de Perón.

La Bolsa argentina cayó un 92% en dólares y volvió a los valores en dólares de 13 años atrás. En 5 años perdió todo lo que había ganado en 8, el 100%. En medio de un caos político con 4 renuncias presidenciales, con devaluación de la moneda, con no pago de deuda, se dio la oportunidad histórica más importante de compra de la Bolsa argentina.



EDUARDO DUHALDE

2-01-2002/25-05-2003


El Gobierno de Duhalde desde enero de 2002 hasta el 25 de mayo de 2003 convalidó una devaluación de facto que ya se había perpetrado días atrás con algunas monedas, como "el argentino", que muere antes de nacer. Duhalde devuelve el índice bursátil en 250 dólares, tocándole a él vivir el piso en dólares que fuera en junio de 2002. En esos momentos se publicaba la caída más importante en 10 años del PIB y la gente hacía cola para comprar el dólar a 4 pesos que vendía el Banco Nación. Duhalde con sus ministros de economía y fundamentalmente con Roberto Lavagna debe navegar en aguas muy turbulentas. La crispación social continuaba. Llama a elecciones para ceder el poder. En las elecciones se presenta Carlos Menem, claramente enemistado con él, y Duhalde selecciona como el representante de su riñón a Néstor Kirchner a y su esposa una bien reconocida por entonces legisladora peronista. Empiezan así a encabezar el protagonismo de Argentina.

Las elecciones muestran a un Carlos Menem ganador en primera vuelta pero sin la diferencia necesaria para ser ungido presidente, y era obligatorio a ir a una segunda vuelta. Menem, salpicado por la caída de 1997-2000 del mercado y el tema de la convertibilidad, genera un gran sentimiento de rechazo. Si bien tenía sus adeptos, parecía claro que en una segunda vuelta el anti-menemismo triunfaría y no se presenta. Entonces surge como presidente Néstor Kirchner.

Duhalde recibe el Merval aún sin la devaluación en 283 dólares y lo entrega después de la devaluación en niveles de 235 dólares al presidente Néstor Kirchner. El índice en dólares estaba un 17 % debajo de donde lo había recibido en dólares, aunque en pesos el índice había ganado mucho terreno. Es difícil juzgar si es correcta o no esta medición, porque la devaluación que ocurrió en el Gobierno de Duhalde era algo que venía asumido desde la renuncia de De la Rúa. Pero en términos de cotizaciones esos son los guarismos que quedaron a Duhalde. De lo que no quedan dudas es de los guarismos de Néstor Kirchner.



PRESIDENCIA

NÉSTOR KIRCHNER

25-05-2003/10-12-2007


En mayo de 2003 asume Néstor Kirchner con el 21 % de los votos. Sube con el mote de ser el presidente con el menor apoyo electoral de la historia, ello debido que Carlos Menem quien había ganado la primera vuelta, no se presentó a la segunda. Según Menem, porque no existían las garantías. Pero las encuestas mostraban que el sentimiento antimenemista haría que radicales y gente de otros partidos apoyara al santacruceño. Este presidente, como dice el titular, tenía el desafío de edificar su poder, ya que llegó con el menor respaldo electoral de la historia de Argentina: sólo con el 21 % de los votos. Este presidente que debía edificar su poder como gran desafío vaya si lo hizo. Hoy es bien evidente en Argentina, pero 7 años atrás no lo era en lo más mínimo.

Muchos sostienen que Néstor Kirchner supo usufructuar en su gestión los vientos a favor de los mercados y de la economía, y la suba de los commodities en el mundo. Argentina desde 2003 fue una de las economías que más crecía y lo hacía a tasas chinas. Sí fue en 2003, en 2004, en 2005, en 2006 y 2007. Muchos sostienen que tanto se había caído la economía que el efecto rebote iba a ser fuerte, pero más de uno se sorprendió de tamaña recuperación. La Bolsa fue la que primero lo anticipó. Cuando asume su mandato el índice Merval estaba en 235 dólares, en noviembre de 2007 el índice Merval alcanza niveles de 745 y entrega su mandato en niveles de 700 dólares. El mercado subió casi un 200% en su gestión de 4 años y medio de Gobierno, con una tasa de crecimiento cercano al 50% de cada año. El Merval pasó de 235 a 700 dólares.

Con esta gran suba de la Bolsa y la gran recuperación económica, Kirchner edificó un gran espacio de poder y de una aceptación del 21% en 2007 su gestión tuvo picos cercanos al 70%. Aprovechando esa imagen positiva, lanza a su esposa de candidata y Cristina Fernández de Kirchner alcanza una cómoda victoria y su imagen también rozaba la de su marido en 2007. A diferencia de su marido, que subió con escasa aceptación o imagen positiva, ella asume con una gran aceptación popular y con un poder que supo edificar Néstor Kirchner, pero recibe la Bolsa en los niveles altos de 700 dólares.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario