Alberto contraataca con apoyo de López Obrador y nuevas vacunas

Política

"Detesto los privilegios; no soporto que eso ocurra", afirmó en relación con el Vacunagate. Definió como una "payasada" las denuncias judiciales contra el Gobierno y ratificó que habrá acuerdo con el FMI.

Acompañado por Andrés Manuel López Obrador y con la confirmación de la llegada de un cargamento con un millón de vacunas de China, Alberto Fernández contraatacó ayer a la oposición al definir desde México como una “payasada” las denuncias penales contra el exministro de Salud Ginés González García,por las anomalías detectadas en el proceso de vacunación contra el coronavirus, a las que calificó como “una falta grave”.

“Detesto los privilegios; no los ejerzo ni me valgo de ellos; no soporto que eso ocurra”, aseveró el mandatario en una conferencia de prensa que ofreció ayer en México junto a su par de ese país, López Obrador, tras la reunión que ambos mantuvieron en el Palacio Nacional.

Fernández aclaró que, cuando él se aplicó la vacuna contra el coronavirus, lo hizo “para convocar a la confianza ciudadana ante la campaña despiadada que hizo la oposición para hacerle sentir a la población que la Sputnik V era veneno”. Al respecto, el mandatario aseguró que “hasta lo denunciaron” por “estar distribuyendo veneno y ahora resulta que los que denunciaron piden que por favor se les dé el veneno a ellos y que consiga más”.

“El tema de las vacunas es muy sensible y debemos tratarlo con mucha seriedad porque el riesgo es que lo terminemos politizando”, indicó. Consultado sobre las irregularidades que derivaron en la salida de González García del Ministerio de Salud, Fernández señaló que “el hecho es lo suficientemente grave como para que un ministro de esa talla haya debido dejar su cargo”, pero apuntó: “Terminemos con la payasada; les pido a los jueces y fiscales que hagan lo que deben”.

El mandatario enfatizó que “no hay ningún tipo penal en la Argentina que diga ‘será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila’”. “No existe ese delito y no se pueden construir delitos graciosamente”, completó Fernández. Recordó que la Justicia tiene “muchos delitos para investigar, como el negocio de los peajes de (Mauricio) Macri, y el terrible y lamentable endeudamiento que la Argentina vivió que fue un negocio para los amigos del poder”.

Ayer, el fiscal federal Eduardo Taiano imputó a González García en la causa que investiga si hubo anomalías en el suministro de la vacuna contra el coronavirus a personas que supuestamente no cumplían con los criterios de prioridad epidemiológica. En paralelo, la jueza federal María Capuchetti realizó un procedimiento denominado “orden de presentación” en el Ministerio de Salud para recabar información para el avance de la pesquisa.

Taiano había pedido a la jueza que dispusiera el allanamiento del Ministerio de Salud y del Hospital Posadas para obtener esa información. El pedido del fiscal incluyó la entrega de imágenes captadas por las cámaras de filmación entre los días 1 y 19 de febrero, constancias de viajes efectuados por vehículos oficiales desde y hacia el Hospital Posadas y la nómina de personas que recibió la vacuna.

Desde México, Alberto y López Obrador destacaron los esfuerzos conjuntos para producir la vacuna británica contra el coronavirus para América Latina de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca y anunciaron que, a partir de abril, las dosis estarán disponibles para la región. López Obrador afirmó que, “a partir de abril, cuando se termine todo el trámite para constatar la calidad de la vacuna”, se va “a disponer de millones de dosis para América Latina”, en referencia a la de Oxford-AstraZeneca que producen Argentina y México. “Esto se logró por gestiones del Presidente de Argentina”, destacó el mandatario mexicano y agradeció también la gestión argentina para la provisión de la Sputnik V a México.

El Presidente ratificó que el Gobierno procura “encontrar un acuerdo” con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y resaltó que “debe ser uno que le convenga a la Argentina” y que “parta de la premisa” de que el país tiene que hacer frente a un “crédito alocado” y “vergonzoso” concedido por el organismo “a un país con fines políticos y sin ningún sentido económico”, durante la gestión de Cambiemos. Por la tarde, en el Hotel Intercontinental de la Ciudad de México, el jefe de Estado se reunió con el principal empresario local, Carlos Slim, fundador y propietario del Grupo Carso. Slim se desempeña actualmente como presidente del Consejo de Administración de Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina; de la Fundación Telmex; de la Fundación Carlos Slim; del Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo de Restauración del Centro Histórico y de la Fundación del Centro Histórico.

Dejá tu comentario