Alberto empuja la vacunación a personas de riesgo en abril

Política

Se superó el primer millón de vacunas aplicadas en la Provincia de Buenos Aires. El Gobierno admite demora en llegada de vacunas y estima que en un mes se habrá inmunizado a personas de riesgo y esenciales.

Alberto Fernández admitió ayer el retraso en la llegada de vacunas y estimó que en abril se completará la vacunación de grupos prioritarios, en referencia a personal de la salud, fuerzas de seguridad y personas mayores. En Lanús, junto a Axel Kicillof, Eduardo “Wado” de Pedro y Carla Vizzotti, el Presidente celebró ayer la aplicación del primer millón de vacunas contra el coronavirus en la provincia de Buenos Aires, y sostuvo que la vacuna debiera ser considerada “como un bien global al que todos deben poder acceder”.

Alberto pronosticó que, si se cumplen las estimaciones, se habrá "podido cumplir el objetivo de vacunar a las personas que más riesgo tienen antes de que abril termine".

En ese grupo incluyó especialmente a los “adultos mayores que son los más expuestos” y señaló que si bien la "primera dosis da una respuesta de inmunidad importante, de más o menos del 80%", la protección no es automática sino que tarda varios días, por lo que solicitó a la población seguir con los cuidados. Para cumplir con ese objetivo, Santiago Cafiero confirmó la llegada al país 500.000 dosis de la vacuna Sputnik V para continuar con la campaña de vacunación contra el coronavirus. “Hoy tenemos una buena noticia y es que llegan medio millón de dosis de vacunas a las seis de la tarde”, afirmó Cafiero ayer al referirse al nuevo envío del Instituto Gamaleya de Moscú. Según informaron fuentes oficiales, el nuevo lote de vacunas está conformado por 300.000 dosis del componente 1 y 200.000 dosis del componente 2 y, con este embarque, la Argentina contará con 4.880.540 dosis.

“Nos preocupa que la vacuna sea gratuita, que todos tengan acceso. No concebimos la vacuna como parte del comercio, la consideramos como un bien global al que todo el mundo debe poder acceder”, sostuvo Fernández al encabezar un acto que se realizó en la Universidad Nacional de Lanús, donde funciona uno de los 617 vacunatorios provinciales en los que se superó el primer millón de vacunas aplicadas. “Leía un comentario sobre la improvisación. Lo que menos hay es improvisación; hay un enorme esfuerzo. Hicimos acuerdos con todos los que quisieron hacer acuerdos con nosotros y que nos pedían cosas razonables”, dijo en referencia a los laboratorios que fabrican la Sputnik V, la Sinopharm y la AstraZeneca.

Al referirse a las campaña de inmunización, el mandatario criticó a los dirigentes opositores que hablan de “improvisación” y recordó que el Gobierno nacional comenzó a trabajar para conseguir vacunas durante el año pasado. Por ello, celebró la “alegría” de quienes son vacunados, no sólo en la provincia de Buenos Aires sino en todo el país y que “ganan una tranquilidad que no tenían”. El mandatario también agradeció “a todo el personal de salud” que tiene en esta etapa “la misma entrega que tuvo cuando la pandemia arreció, en algún momento, exponiéndose a ellos mismos” y señaló que los contagios en ese grupo cayeron gracias a la vacunación.

Previamente al discurso de Fernández, hizo uso de la palabra Kicillof, quien también pidió hacer público el debate por la gratuidad de las vacunas y consideró “deplorable” la idea de una “privatización” de los instrumentos de inmunización. En ese sentido, dijo que, si en la Argentina las vacunas fueran vendidas por vías privadas, “no se puede saber cuánto saldrían, pero sí que habría excluidos”. Kicillof dedicó un párrafo de la intervención a explicar cuáles son los objetivos en la provincia: de los 17 millones de habitantes, hay 5 millones de esenciales y, de ellos, hay 2,5 millones de mayores de 60 años. “Cuando eso pase, no habremos detenido la propagación del virus. Puede haber contagios, pero le habremos ganado el primer tiempo a la enfermedad”, dijo. Finalmente, destacó que, si bien cada vacuna tiene un costo de entre 20 y 35 dólares, es mucho lo que ahorra el sistema si la persona tuviera que ser internada.

“Le hemos ganado el primer tiempo a la enfermedad, pero hay que marcarlo porque todo el tiempo nos corren el arco", expresó el gobernador de Buenos Aires apelando a una metáfora futbolera, al tiempo que mencionó el esfuerzo que se realiza desde el Estado para que las vacunas lleguen a todo el territorio. “Tenemos caminos rurales, problemas de acceso y muchas situaciones que pudimos superar para seguir vacunando”, remarcó al tiempo que recordó que la vacuna contra el coronavirus para la gente es “pública, gratuita y optativa”, pese a que al Estado le cuesta entre 20 y 35 dólares.

Por su parte, la vicegobernadora bonaerense, Verónica Magario, agradeció al Presidente y al gobernador el esfuerzo y trabajo realizado desde que comenzó la pandemia y celebró que el camino a futuro sea conseguir más vacunas, seguir con los cuidados y “reactivar el país” para lograr “mayor producción y más trabajo”. El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, quien destacó la campaña de vacunación en toda la provincia de Buenos Aires, y en particular el trabajo que se realiza en el Centro de Enseñanza y Atención de la Salud en la localidad bonaerense de Berisso, desde donde participó de la videoconferencia, tras resaltar que esa posta “lleva vacunas más de 3.000 personas”.

También participaron Leticia Ceriani, subsecretaria de Gestión de la información del Ministerio de Salud de la provincia, y el Intendente municipal de Berisso, Fabián Cagliardi, que destacaron el esfuerzo del Gobierno nacional “en un contexto tan difícil para conseguir todas las semanas vacunas” para seguir inmunizando a todas las jurisdicciones.

También se sumaron a la videoconferencia el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, y el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta.

“Seguiremos con los grupos priorizados, en la medida en que el gobierno nos aporta más cantidad de vacunas”, dijo Kreplak, quien valoró el esfuerzo que realiza el personal de salud desde que se declaró la pandemia, el 11 de marzo del 2020. Por su parte, Trotta, valoró que se estén vacunando a docentes y auxiliares, y resaltó como “un paso fundamental en el desafío” que transita la Argentina “el regreso cuidado a las aulas”, que “implica un enorme esfuerzo de toda la comunidad educativa”.

Dejá tu comentario