Bergman explica voto a ortodoxos

Política

El sector de la comunidad judía que encabeza el rabino Sergio Bergman intimó ayer a Guillermo Borger -que mañana asumirá como presidente de la AMIA- a retractarse de declaraciones que calificó de «desafortunadas, discriminatorias e inaceptables».

Borger había dicho que gobernará «sólo para los judíos genuinos», entendiendo como tales a quienes observan las 613 «mitzvot» (preceptos) incluidos en la Torá (Antiguo Testamento).

Sin embargo, el propio Bergman y los referentes de su lista «AMIA es de Todos» enfrentarán hoy una dura prueba cuando se presenten en el Seminario Rabínico Latinoamericano para explicar a sus seguidores por qué apoyaron a los ortodoxos. Es que el voto de la lista de Bergman a favor del Bloque Ortodoxo Unido sigue provocando fuertes e interminables polémicas y discusiones en cuanto templo, club deportivo o entidad social que apoyó a su lista. La lista que inspiró Bergman resultó tercera -detrás del partido laico Avodá- y la explicación de su voto por el bloque ortodoxo es que tenían la obligación moral de apoyar a la primera minoría.

  • Debate próximo

    Ante este panorama, el debate en la comunidad judía argentina provocado por el triunfo del sector más ultraortodoxo en las elecciones de la AMIA podría llegar antes de lo pensado. Antes, incluso, de que las nuevas autoridades asuman.

    Los dichos de Borger -dueño de la empresa de audio Kol Ram, que en hebreo significa «voz poderosa», o sea por extensión «la voz de Dios»- no deben sorprender a nadie, y mucho menos a los seguidores de Bergman, ubicado en las antípodas ideológicas de la ortodoxia. A cambio de su apoyo en la asamblea electoral obtuvieron algunos cargos en la próxima directiva, y la promesa de discutir temas como la validez de las conversiones hechas por rabinos progresistas; de los matrimonios entre gentiles y judíos, y cómo considerar a los hijos de esas uniones. Cabe recordar que el judaísmo no es una religión que busque prosélitos, y que se transmite por vía materna. La explicación es que no es necesario ser judío para lograr la salvación; para los gentiles basta con observar siete preceptos para ganar el cielo, según la Torá, contra los 613 que rigen para los judíos.

    Otro tema es la permanencia de la AMIA dentro del movimiento sionista: el vínculo de los ortodoxos con el Estado de Israel es mucho más tenue que el que mantienen los progresistas y laicos.
  • Dejá tu comentario