Larreta analiza ahora medidas propias para amortiguar segunda ola

Política

Al menos en un principio el jefe porteño no está de acuerdo con restringir circulación, pero acepta la norma.

El Gobierno porteño peleó hasta última hora, en Casa Rosada, apenas dos medidas que consideren el país, de los cuales 2.480 son porteños. Esa misma tarde del martes, mientras los funcionarios de su administración junto a los nacionales y bonaerenses acordaban medidas para paliar la epidemia, el jefe porteño firmaba un comunicado de Juntos por el Cambio con severas críticas al Gobierno por el manejo de la pandemia y en rechazo de medidas restrictivas extremas. Más precisamente, los dirigentes de JxC, opinaron en contra de “restricciones excesivas y mal calibradas” y en defensa “del ejercicio de las libertades fundamentales”. Esos dos puntos son clave para Horacio Rodríguez Larreta. Por una lado, puede dar cuenta de que, las medidas anunciadas no son “excesivas” y acompañarlas sin mortificaciones, pero por otro, la restricción de circular a partir de la medianoche hasta las 6 de la mañana, lo consideran inapropiado, aunque lo aceptarán la norma anunciada por el Gobierno nacional, que resulta -tal como anticipó este diario- como una suerte de toque de queda sanitario. Creen, en la Ciudad, que circular al aire libre de noche no trae consecuencias de contagiosidad y que además atenta contra la libertad personal.

El otro punto que tiene más que ver con la situación económica, que más defendieron los funcionarios porteños, es el que impone el cierre de bares y restaurantes. Mientras el Gobierno nacional y la provincia proponían que trabajen hasta las 10 de la noche, la Ciudad proponía hasta las 12. La diferencia impacta en los horarios de más concurrencia a esos locales, pero finalmente Alberto Fernández anunció ayer que la imposición de bajar la cortina antes de las dos de la mañana como está habilitado hasta ahora, será a partir de las 23 y hasta las 5, una diferencia menor que no volvería a discutir Larreta. “Las medidas que anunció Alberto están muy cerca de lo que pedíamos”, aseguraron en el entorno del jefe porteño, anoche en referencia al decreto presidencial.

El jefe porteño tiene previsto dar hoy una conferencia de prensa para afirmar su posición y además anunciar medidas propias del distrito.

Ante la necesidad de buscar un alivio para el uso del transporte público, la idea del Gobierno porteño es la de liberar plazas de estacionamiento para que sean libres. Consideran que muchas personas que concurrían a sus actividades en vehículos propios, lo dejaron de hacer por el costo del estacionamiento. De esa manera ampliarán el estacionamiento libre para que, sin ese gasto, se disminuya algo la cantidad de pasajeros en colectivos, trenes y subterráneos.

En la misma sintonía, Larreta busca retrasar el horario de apertura del comercio minorista de la Ciudad, que se permitiría a partir de las diez de la mañana.

Ayer mismo, por la mañana, después de su informe habitual, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós se refirió a los acuerdos de restricciones, tras haber participado de las reuniones sobre el tema con sus pares de Nación y provincia de Buenos Aires.

El ministro aseguró que había “una mirada común entre Ciudad, Provincia y Nación respecto a las medidas a tomar” y que seguían con reuniones, que las medidas (en ese momento) no estaban definidas pero que existía “consenso en que tenemos que disminuir encuentros sociales, el riesgo de la nocturnidad y cuidar el transporte público. Sobre estos puntos hay consenso”, remarcó Quirós.

En otro sentido, señaló que ante la segunda ola de contagios “la campaña de vacunación está avanzando aceleradamente” y reiteró que se tienen “por delante de tres a cuatro semanas críticas”.

Además alivió la tensión entre los gobiernos asegurando que las decisiones se tomaban “como lo hemos hecho siempre, con una mirada común de los tres grupos técnicos” aún cuando “puede haber diferentes miradas es en la intensidad y la modalidad” de llevar adelante las medidas de prevención.

Dejá tu comentario