Cesar Milani, el jefe de Ejercito que nombró Cristina y le generó más de un dolor de cabeza

Política

Su designación en 2013 fue muy criticada por la oposición y los organismos de DDHH. Como resultado de esas impugnaciones se presentaron denuncias penales. Hoy fue absuelto en una causa.

El ahora exmilitar, Cesar Milani llegó a la cúpula del Ejército en 2013 con el apoyo de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Su designación estuvo envuelta en polémica y los principales cuestionamientos provenían de partidos de la oposición, organismos de derechos humanos e incluso del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Este viernes, el Tribunal Oral en los Criminal Federal de Tucumán absolvió al exjefe del Ejército en la causa por la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo durante la última dictadura militar. Se trata del segundo juicio por delitos de Lesa Humanidad en el que fue absuelto, el anterior tuvo lugar en La Rioja por el secuestro y las torturas sufridas por Pedro Olivera durante el mismo período.


Cuando en 2013, Cristina envió su pliego al Senado, el CELS manifestó su rechazo por su presunta participación en delitos de la última dictadura militar. En ese momento, el Gobierno determinó posponer el debate de los pliegos de los jefes militares para diciembre, mes en el cual se determinan las promociones y pases a retiros en las Fuerzas Armadas.

"Dicen que queremos promover a gente que presuntamente (al decir esta palabra hizo el gesto de comillas con los dedos) violó derechos humanos (….) yo no voy a permitir ningún linchamiento mediático de quienes no les interesan los derechos humanos, sino solo hacer daño a un Gobierno", dijo Cristina en referencia a Milani en una cadena nacional de aquel año.

Unos meses después, la Procuración General de la Nación giró al Senado, donde se analizan los pliegos de los ascensos de los militares en Argentina, un documento en el que expresa que César Milani “no se encuentra procesado en causas por violaciones a los Derechos Humanos ocurridas durante el terrorismo de Estado”. El CELS impugnó su designación citando la denuncia de La Rioja que en agosto de este año fue absuelto.

Esa impugnación fue respaldada por la Comisión Provincial de la Memoria, presidida por Adolfo Pérez Esquivel y también por las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y Madres de Plaza de Mayo de La Rioja.

CRISTINA Y MILANI.jpg

Finalmente su ascenso, votado en el Senado con 39 votos a favor y 30 en contra en medio de fuertes críticas. Milani ocupó su cargo desde 2013 hasta junio de 2015 cuando pidió formalmente su pase a retiro por “razones estrictamente personales”. La solicitud se hizo meses antes de que cambiara el Gobierno.

Caso Ledo

Ya en 2013 se vinculó a Milani con el caso Ledo y un año después en diciembre de 2014, el fiscal federal de San Miguel de Tucumán, Carlos Brito, solicitó al juez federal Daniel Bejas, que llame a Milani a indagatoria para que declare como imputado por la desaparición de Ledo. Ese juez, tras un fallo desfavorable de la Cámara de Casación, se excusó, por lo que la causa quedó a cargo del juez Poviña, que resolvió el procesamiento de Milani por el delito de "encubrimiento en concurso real con falsedad ideológica", en marzo de 2017.

Este viernes TOF integrado por los jueces Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Enrique Lilljedahl absolvieron a Milani, pero sentenciaron al otro imputado, el ex capitán Esteban Sanguinetti, a 14 años de prisión que deberá cumplir en su domicilio ya que tiene 77 años.

El exjefe del Ejército llegó al juicio acusado de falsear un acta sobre la presunta "deserción" y por encubrimiento de la desaparición de Ledo, delito por el cual las querellas y fiscalía habían solicitado una pena de 6 años de prisión.

Milani expresó al salir de tribunales acompañado por su familia que "se hizo justicia" y señaló: "Soy inocente porque así lo determinaron los jueces". Hora antes dijo: "Uso mis últimas palabras para expresar mi firme convicción de que tanto aquí como en el juicio realizado en La Rioja se usaron acusaciones falsas para hacerle daño al Ejército Argentino más que a mí", señaló el ex militar.

En agosto pasado, Milani había sido absuelto en la causa que investigaba los secuestros y torturas sufridos por Pedro y Ramón Olivera en marzo de 1977, cuando el militar se desempeñaba como subteniente del Batallón 141 de La Rioja.

Ahora, tiene causas abiertas por supuesto enriquecimiento ilícito y otros delitos en los tribunales federales de Comodoro Py. El oficial, especialista en Inteligencia, llegó a la cúpula del Ejército de la mano de la ex ministra de Defensa Nilda Garré.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario