Cristina apeló a las Madres de Plaza de Mayo para criticar a los ruralistas

Política

La presidente Cristina Fernández de Kirchner llamó hoy a tomar como "ejemplo de las luchas cívicas y democráticas" el de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y convocó a construir "una Argentina más tolerante, más democrática y más respetuosa".

Al pronunciar un discurso en un acto de entrega de viviendas a familias carenciadas en la localidad bonaerense de Avellaneda, Cristina reivindicó la apertura del juicio oral y público al ex general Luciano Benjamín Menéndez por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar argentina.

"Quiero felicitar a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como ejemplo de las luchas cívicas. Más de 30 años reclamando y nunca un acto de violencia, una amenaza ni intolerancia hacia el otro. Y eso que no les habían cobrado un impuesto, les habían quitado a los hijos", dijo la mandataria.

Sobre el juicio oral y público contra el represor Menéndez que hoy se abrió en Córdoba, Cristina dijo que "ese genocida que hoy comienza a ser juzgado por los jueces y las leyes de la Constitución es también ejemplo del país que hoy somos", puesto que "tiene la oportunidad que no tuvieron miles de argentinos".

Acompañada por el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el intendente de Avellaneda, Carlos "Cacho" Alvarez de Olivera, Cristina pronunció un discurso en el cual además convocó a "construir una sociedad democrática, tolerante y respetuosa de las leyes y los derechos de todos, aún de los que violan los derechos de los demás".

En ese sentido, la Presidente agregó: "éste es el país en el que quiero vivir y en el que merecen vivir todos los argentinos. Quiero hoy en este día de mucha alegría para tantos argentinos que éste sea un momento de reconciliación con la memoria, la verdad y la justicia".

El acto de entrega de viviendas se realizó en el gimnasio Bottaro del Club Atlético Independiente, y contó también con la asistencia de los ministros de Interior, Florencio Randazzo; y Planificación Federal, Julio de Vido; así como el secretario de Obras Públicas, José López.

Sobre el plan habitacional, Fernández de Kirchner destacó la inauguración de "un gran centro que generara 400 puestos de trabajo" en Avellaneda y "los más de 500.000.000 de pesos puestos el año pasado por el gobierno nacional" en ese municipio.

Asimismo, destacó la promesa del intendente Baldomero 'Cacho' Alvarez de que "cuando termine su gestión no habrá más villas", sino que los habitantes de esa localidad "estarán incorporados a la trama urbana y a la ciudad".

Cristina Fernández de Kirchner también pidió "perdón" en "nombre de todos los argentinos" a quienes recibieron el beneficio del Estado de una vivienda propia "por no haberlo hecho antes y haber tardado tanto", tras entregar 5 llaves, de las 257 viviendas inauguradas en el marco del plan federal de soluciones habitacionales.

Asimismo solicitó a los presentes "el compromiso de trabajar codo a codo porque todavía hay muchos argentinos que no tienen trabajo, ni casa y que precisan ir al colegio para tener el plato de comida".

"Es imprescindible que todos -y sobre todo los que más tienen- comprendan que aún falta mucho por hacer en el país (...) Estamos obligados a darle a todos los argentinos las mismas oportunidades para crecer, desarrollarse, tener trabajo, estudio, casa, presente y futuro. Ese debe ser el compromiso de todos", consignó.

"Me siento presidenta de todos los argentinos cuando puedo asegurar que estamos trabajando para que todos y cada uno vuelva a tener casa y trabajo que es el gran organizador de la sociedad y la familia", afirmó Cristina y aseguró que "la redistribución del ingreso no sólo es un discurso en Argentina, sino una realidad cotidiana".

Dejá tu comentario