Cristina les pidió "responsabilidad social" a los dirigentes

Política

La presidenta Cristina Kirchner aseguró ayer que los poseedores de "capital y riqueza" tienen la "responsabilidad social de generar trabajo" para ayudar a los "argentinos que no han tenido la misma suerte".

La jefa de Estado se expresó así al anunciar una inversión de 1.600 millones de pesos en obras para Entre Ríos, junto al gobernador Sergio Urribarri, en cuya provincia está uno de los cortes de ruta más significativos de la protesta del campo.

Si bien la Presidenta no aludió directamente al sector agropecuario, hizo un pedido a los "poseedores de capital y riqueza" para que asuman "la responsabilidad social de generar trabajo para que otros argentinos que no han tenido la misma suerte puedan acceder a una vida digna".

Aseguró que "este es el modelo de responsabilidad social que hoy está imperando en todas la grandes sociedades desarrolladas, las cuales muchos dirigentes privados repiten monocordemente".

En ese marco, les pidió que no se olviden "de las responsabilidades que cada uno de los sectores tienen".

La Presidenta además realizó un mea culpa por la histórica falta de inversión en obras para Entre Ríos.

"Quiero pedirles perdón a todos los entrerrianos por no haber podido hacer antes las cosas que hace décadas tendríamos que haber hecho, en nombre de todos los argentinos y fundamentalmente de aquellos que desde hace mucho tiempo por vivir en zona privilegiadas tienen todo lo que le falta a tantísimos argentinos", sostuvo.

Urribarri, alineado con el kirchnerismo, vio renovado el apoyo oficial a través de la firma de un acta-acuerdo para el desarrollo económico, social y político de Entre Ríos, que agradeció en nombre de los entrerrianos.

"Los entrerrianos agradecemos la obra pública y le pedimos que tenga toda la fuerza, que Entre Ríos la seguirá acompañando", afirmó el gobernador durante su discurso, dirigiéndose a la Presidenta.

Por otra parte, la jefa de Estado aseguró que "transformar una país no es algo que lo pueda hacer una generación o un solo partido político", y destacó la importancia de preservar "un plan maestro en la continuidad de los gobiernos cada cuatro años".

Sostuvo que "el gobierno que venía en los últimos períodos democráticos, venía en medio de una crisis terminal y parecía que todo tenía que comenzar de nuevo y diferente a lo anterior".

Durante el anuncio del plan de obras, la Presidenta aclaró que el programa de intervención territorial "no era sólo un dibujo, sino la posibilidad de obras concretas por 1.600 millones de pesos", destinados a emprendimientos hídricos y sociales, como viviendas y escuelas.

Luego, dijo que "del total de obras públicas que se financian, el 93 por ciento las ejecutan, las licitan y las hacen los gobiernos provinciales y el 7 por ciento con fondos nacionales".

Recordó que en el primer trimestre del año "hemos generado 250 mil puestos de trabajo", y agregó que cuando se medía el desempleo en 2003 el "impacto de los planes de Jefas y Jefes representaba entre 3,9 un un 6 por ciento de la tasa de desempleo".

Como contrapartida, aseguró que hoy ese parámetro "representa un 0,2 y un 0,4 en la tasa de desempleo".

Dejá tu comentario