Política

Agenda no económica de candidatos sin ideas y con polémico cruce

Alberto Fernández y Mauricio Macri chocaron sobre la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el postulante ultra K, Axel Kicillof.

Después de un chato intercambio sobre economía y relaciones internacionales, los candidatos a presidente lanzaron anoche una liviana agenda sobre Derechos Humanos, Diversidad y Género; y Educación y Salud, que incluyó un cruce activado por Alberto Fernández. Tras apuntar contra la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, Mauricio Macri salió en su defensa y devolvió el “favor” con un dardo al cristinista Axel Kicillof.

“La salud dejó de ser un ministerio. Hay hospitales e insumos en crisis. Volvieron a asomar enfermedades que creíamos desaparecidas”, señaló Fernández para criticar, como hizo -durante casi todo el debate- a la gestión macrista, ya alejado de las observaciones que hizo hasta hace poco tiempo a la expresidente.

¿Qué te provocó el debate pres...

Un poco más tarde, le espetó al actual jefe de Estado el poco interés por la educación pública y disparó contra Vidal: “La gobernadora cree que las universidades no tienen sentido porque los pobres no llegan a universidad”. Minutos más tarde, Macri contestó que el kirchnerismo “ocultó mediciones durante sus gobiernos” y que Kicillof -candidato a gobernador de Buenos Aires, quien ganó de manera abultada las PASO del 11 de agosto pasado- “va a poner narcocapacitación en escuelas”, en referencia a las declaraciones del diputado nacional, quien justificó que la gente que se quedó sin empleo recurrió a la venta de drogas para subsistir, según le manifestó un cura.

Polarizados

Los otro cuatro candidatos -con menos responsabilidades y votos- se mostraron más sueltos a la hora presentar ideas, aunque con extremos insalvables de una Argentina cada vez más polarizada. “Vamos a terminar con el curro de los Derechos Humanos”, dijo el postulante de Nos, Juan José Gómez Centurión, al iniciar el tercer bloque, y a quien le costó mucho la utilización correcta del tiempo. Por su parte, el candidato de Unite, Luis Espert, dejó claro que “o se juzga y se condena por crímenes de Lesa Humanidad o se libera, ya que las prisiones preventivas por venganza no son sostenibles y no son tolerables”.

Roberto Lavagna fue el único -se sumó más tarde Fernández, con algo de culpa- que recordó como un “derecho violado” el “hambre en la Argentina”, y puso énfasis en la emergencia alimentaria que votó el Congreso semanas atrás.

A su turno, Macri aseveró que “siempre” gobernó “para todos” y viró hacia la cuestión de género para recordar leyes y programas durante su gobierno, tema en los que el kirchnerismo miró hacia un costado durante 12 años de gestión. En tanto, Fernández insistió con la creación del Ministerio de la Mujer en caso de llegar al Ejecutivo.

Aborto

El candidato K, tras algunas volteretas en los últimos meses, ratificó la necesidad de “tender a la legalización para dar” la misma oportunidad y condiciones “de asepsia” a mujeres pobres, en relación con clínicas privadas donde lo hacen “las ricas”. Macri -viene de defender “las dos vidas”-, prefirió hacer silencio, mientras que Gómez Centurión fue el más enfátizo y cruzó a quienes “regalan” medicamentos para interrumpir embarazos “como caramelos”.

Educación

“La universidad pública es carísima. Argentina gasta mucho y mal”, aseguró Espert, para deslizar la idea de arancelamientos para que financien becas. Nicolás del Caño manifestó que el kirchnerista Fernández es defendido por “el gobernador de Chubut, -Mariano- Arcioni, que tiene a docentes que hace semanas piden por el pago de sus salarios y es un aliado de Sergio Massa”. Con respecto a los jubilados, Macri recordó mejoras sustanciales en el Pami con “recetas en celulares” y Fernández le contestó: “Presidente, los abuelos no tienen, no pueden pagarlos”.

Cierres y gasolina

Macri denostó el regreso del “dedito acusador” y resaltó: “El kirchnerismo no cambió. Por más que se oculte, es lo mismo. Sabemos que tenemos problemas, pero traer los problemas del pasado no va a ayudar”. Fernández expresó sobre el actual gobierno: “Dos mil puntos de riesgo-país y hemos vuelto al mundo”. Mientras tanto, la Argentina sigue sin soluciones y con dos candidatos principales que tiran nafta al incendio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario