Gils Carbó designó hasta fin de feria al reemplazante de Nisman en AMIA

Política

La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, designó al frente de la Unidad Especial AMIA al fiscal general ante los Tribunales Orales en lo Criminal de San Martín, Alberto Gentili, en reemplazo del fallecido Alberto Nisman.

Según comunicado oficial de la Procuración, Gentili asumirá como subrogante de la UFI-AMIA hasta el 31 de enero, cuando termine la feria judicial. "Oportunamente, el fiscal general Alberto Nisman había propuesto a su colega como su reemplazo durante la feria de enero de 2015 para garantizar el normal funcionamiento de la dependencia, tal como habitualmente lo hacía", justificó la jefa del Ministerio Público.

"Dadas las circunstancias que son de público conocimiento, resulta necesario tener por designado un magistrado para ejercer funciones a cargo de la Unidad Fiscal", detalló Gils Carbó. Gentili se desempeñó en sucesivas oportunidades al frente de la UFI-AMIA, mientras Nisman se encontraba en uso de licencia e inclusive firmaron resoluciones en conjunto.

Gentili asumió en los TOC de San Martín en abril de 2012. Antes, fue elegido titular de la disuelta Unidad para la Investigación de Delitos Complejos en Materia de Drogas (Ufidro) hasta mayo de 2010, que ocupó la fiscalía general de Lomas de Zamora en mayo de 2010.

Cuando estuvo al frente de la Ufidro, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) denunció a Gentili por haber pretendido querellar a dirigentes sociales y políticos con el pretexto de que financiaban a las FARC. Esa grave acusación fue dirigida contra Adolfo Pérez Esquivel, Hebe de Bonafini y Patricio Echegaray y la información prestamente provista por el exfiscal marplatense detenido por complicidad con delitos de lesa humanidad, Gustavo Demarchi. La Liga apuntó a Gentili por servirse de datos de represores y lo acusó de violación de los deberes de funcionario, maniobras de espionaje y de inteligencia interior.

El reemplazante de Nisman

Fuentes de la Procuración relataron a ámbito.com el alto nivel de "conmoción" que vive por estas horas el Ministerio, aunque los pasillos estén vacíos por las vacaciones judiciales. Al confirmar el reemplazo de Nisman hasta el fin de la feria agregaron nuevas posibilidades para la continuidad de las pesquisas a cargo del fiscal especial. "Son tres causas y cada una tiene su fiscal: la causa AMIA, encubrimiento I y encubrimiento II", explicaron a este medio. "Gentili va a las tres, pero no va a quedar para siempre", completaron.

La causa AMIA investiga el atentado y el juez a cargo es Rodolfo Canicoba Corral. Esa investigación tiene bajo la mira y con pedido de captura internacional a cinco iraníes y un libanés. El expediente "encubrimiento I" tiene como imputados al expresidente Carlos Menem, el exjefe de la SIDE Hugo Anzorreguy, al exjuez de la causa AMIA Juan José Galeano, al ex Nº2 de la SIDE, Juan Carlos Anchezar, al excomisario y ex titular de la Policía Metropolitana, Jorge Alberto "Fino" Palacios, y al oficial retirado de la Federal Carlos Castañeda. Todos ellos están acusados de encubrir la denominada "pista siria". Esta causa está a cargo del juez Ariel Lijo y ya fue elevada a juicio oral.

Pero Lijo también deberá encausar la denuncia de Nisman por "encubrimiento II". El trabajo de 300 carillas de Nisman imputa a la presidente Cristina de Kirchner, al canciller Héctor Timerman, al diputado Andrés Larroque, a personal de la Secretaría de Inteligencia, a los dirigentes piqueteros Luis D'Elía y Fernando Esteche, al ex juez de instrucción Héctor Yrimia, y al referente comunitario iraní, Jorge "Yussuf" Khalil, por ser "autores y cómplices del encubrimiento agravado de los acusados iraníes por el atentado". Antes de morir, Nisman dijo tener las pruebas de que la mandataria negoció con el gobierno de la Irán impunidad (levantar los pedidos de captura) en el atentado a la mutual judía a cambio de "acercase geopolíticamente" e "intercambiar petróleo por granos y hasta venderle armas". Interpol y el Gobierno ya lo desmintieron.

En este marco, aseguran desde la Procuración que las atribuciones de Gentili serán fugaces. Gils Carbó tiene la potestad de nombrar a otro reemplazante para ocupar las espaciosas oficinas de Nisman, frente a la Plaza de Mayo y con más de 70 empleados. Así queda establecido en el la Resolución M.P. 84/2004 que nombra al propio Nisman, tras el fortalecimiento que dio Néstor Kirchner a la Unidad Especial. "Corresponde a la Procuración, a fin de asegurar un eficiente y adecuado desempeño de las funciones de este Ministerio Público Fiscal, adoptar aquellas medidas tendientes a posibilitar un mejor aprovechamiento de los recursos humanos disponibles y favorecer así la defensa de los intereses por los que este organismo debe velar, habida cuenta además, la complejidad y trascendencia pública de los hechos investigados en referencia, los que por su gravedad, han producido las causas de una profunda conmoción tanto en nuestra comunidad como a nivel internacional", sostiene el documento firmado Eduardo Casal, sustituto de Esteban Righi.

Sin embargo, especulan que por la "sensibilidad política" que genera el atentado, el juicio por el encubrimiento, la denuncia contra Cristina y la muerte del fiscal, la procuradora podría aceptar una recomendación por decreto de la Presidente, que a su vez saldría del consenso con otras las fuerzas políticas, y que necesariamente debería ser avalado por una ley del Congreso. Incluso, el remplazante podría surgir de un concurso público y transparente, estiman, para evitar una lluvia de amparos e impugnaciones. "Debe ser la candidatura de un notable, alguien indiscutido", razonaron en la Procuración.

Dejá tu comentario