Hasta macristas entre los apoyos insólitos a Kirchner

Política

Ganar una elección por 149 a 89 es un triunfo por donde se lo mire. Pero en el caso de la polémica reforma judicial requiere un análisis porque la lista de quienes les deben una explicación a sus votantes es larga, casi interminable. Hubo, junto al esperable apoyo de peronistas y transversales, votos de macristas, lopezmurphistas, radicales y duhaldistas. Cada uno dará sus argumentos de forma, pero no serán completos porque los cambios del voto tienen razones casi siempre inconfesables. La captura de las voluntades es una de las especialidades del gobierno Kirchner, que ha llegado a un estilismo nunca visto en el país, como regalar electrodomésticos en elecciones y mandar a sus candidatos a mostrar por TV los formularios que deben llenar los recipiendarios (lo hizo Rafael Bielsa cuando peleaba la banca por Capital Federal).

• Cuadro de honor

En la votación del miércoles, conviene repasar el cuadro de honor de los apoyos que debe ahora honrar -y seguramente que no lo hará con diplomas sino con otras efectividades más conducentes- el gobierno a cambio de tamaña victoria. Habrá que esperar lo que cada uno dirá cuando el péndulo esté del otro lado, y estos migrantes del voto se sientan liberados a contar por qué prefirieron defraudar a sus votantes y halagar -como miembros de una corporación, la política- al mandamás de turno. Veamos esos apoyos ajenos con que contó el oficialismo:

Eduardo Arnold: fue vicegobernador de Kirchner en Santa Cruz y premiado en 2003 con la vicepresidencia 1ª de Diputados. Le sacaron el cargo porque Kirchner lo sospechaba duhaldista y lo cambiaron en diciembre pasado por Patricia Vaca Narvaja. Llamó a Kirchner desde la banca rasa; Julio De Vido le consiguió un pase para reunirse en la Casa de Gobierno el martes por la tarde. Allí arreglarían sus cuitas Kirchner y Arnold, algo que éste recompensó votando afirmativamente la reforma judicial que él había condenado antes.

• Del bloque duhaldista, Kirchner contó con una mano imperdible de miembros del «tren fantasma» del ex presidente, que es como Kirchner llamó a la lista de candidatos a diputados del PJ Buenos Aires en 2003:
Graciela Camaño, Alfredo Atanasof, José María Díaz Bancalari, Mabel Müller, Carlos Ruckauf, Hugo Toledo, Jorge Villaverde. Se anotan aquí el «catamarqueño» Luis Barrionuevo (aunque votó en contra el polémico artículo dos) y la ex pierrista Mirta Pérez.

• La deuda con el radicalismo la tiene que oblar Kirchner en estas personas:
Daniel Brue y Cristian Oliva (Santiago del Estero); Genaro Collantes (Catamarca); Ricardo Colombi (Corrientes) y Hugo Cuevas (Río Negro). Todos serán expulsados de la UCR, según ordenó ayer el jefe partidario Roberto Iglesias.

• Del adolfismo (por los Rodríguez Saá) se esperaba el apoyo que dieron
Carlos Dellepiane, Luis Lusquiños, María A. Torrontegui.

• El bloque macristalopezmurphista dio varios aportes, quizá los menos esperados, salvo el caso de la ex menemista
Paola Spatola, que dejó el bloque anunciando que le gustaba esta reforma judicial. Votaron con Kirchner los salteños del bloque Renovador Miguel Zottos -nada menos que secretario del interbloque opositor, figuró en la foto del foro republicano antirreforma en diciembre pasado entre Mauricio Macri y Ricardo López Murphy- y Carlos Sosa. Se habló ayer en el recinto de algún pacto ateniense (por los célebres ATN). También tuvo un rapto oficialista la diputada Lucrecia Monti, que entró en listas macristas pero se dice fue comprometida para continuar en la mesa directiva del PJ de Capital que preside Alberto Fernández.

• Igualmente (in)explicable es el voto kirchnerista que registró el menemista
Mario Santander, que ingresó a la Cámara en la lista que encabezaba Carlos Menem como candidato a senador nacional.

• También es sugerente un repaso de la lista de los ausentes. Los hay esperados, como
Hugo Franco, adolfista que debió votar a favor del proyectopero se lo perdió a cambio de ser ministro de Seguridad de Alberto Rodríguez Saá en San Luis. Deben explicar su ausencia a la hora de votar el pattista Luis Bonacorsi, el transversal Miguel Bonasso, el macrista Jorge Vanossi, los sobischistas José Brillo y Alberto Pérez. Sí se esperaban los faltazos de Rafael Bielsa -que se lució con su computadora personal durante la sesión pero a la hora de votar desapareció- y de Oscar Massei, un kirchnerista neuquino. Este cúmulo de nuevas adquisiciones del gobierno en las filas de quienes se esperaba fueran sus opositores le quitan ya protagonismo a Eduardo Borocotó, que por cierto también apoyó la reforma a la hora de votar.

Dejá tu comentario