El plan de Javier Milei para 2023: cómo serán la economía y la reforma del Estado si gana las elecciones

Política

El diputado nacional de Libertad Avanza dialogó esta semana con Ámbito y adelantó cómo se prepara para gobernar en caso de lograr la victoria en las elecciones 2023. Además habló de las posibles alianzas con sectores duros de JxC y la vinculación con la empresa cripto CoinX, denunciada en la CNV.

En vistas a las elecciones 2023, algunas piezas del tablero político empiezan a acomodarse. El frente opositor es el primero que mostró movimientos, especialmente en el espacio liberal, que viene aumentando su performance en los últimos años.

Tanto es así que desde algunos sectores de peso de Juntos por el Cambio (JxC), el mayor espacio de oposición, ronda hace tiempo la posibilidad de alianzas o de trabajar codo a codo con Libertad Avanza, el bloque que lidera el diputado Javier Milei, quien realizó un acto en el estadio de El Porvenir, en la localidad de Gerli, pleno conurbano bonaerense.

En una entrevista con Ámbito, Javier Milei habló de su lanzamiento a la carrera presidencial, adelantí cuáles serán los ejes de su modelo de gestión, el trabajo de los “ministerios en las sombras” y cómo están las conversaciones con los “halcones” de JxC, con referentes como el expresidente Mauricio Macri y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.

Además reveló qué fue lo que ocurrió con CoinX, la cripto investigada por la CNV por supuesta estafa piramidal que promocionaba en redes sociales el diputado de Libertad Avanza.

milei 2023.jpg

Expectativas de cara al 2023

Periodista: ¿Cómo está hoy el armado de la estructura del espacio de cara al 2023?

Javier Milei: Estamos contentos con el armado. Tenemos ya cubiertos 20 de los 24 distritos donde estamos armando ofertas competitivas. Esto es importante porque va a determinar que tendremos un importante desempeño electoral

P. : ¿Ya están trabajando? ¿Qué son los “ministerios en la sombra”?

J.M. : Hay cuatro gabinetes que ya están funcionando. Uno de ellos es el Ministerio de Economía, que ya está trabajando. En cuanto al Ministerio de Infraestructura también están con varios avances. Es interesante esto de los “ministerios en la sombra” porque se puede analizar frente a lo que pasa hoy, cómo reaccionarías. No solamente hay una agenda a largo plazo, con cuestiones estructurales, sino que además vas siguiendo la coyuntura y de alguna forma te vas adaptando el plan principal.

P. : ¿Cómo ves el tema de la deuda e inflación para adelante?

J.M. : Cada vez es más complejo. Por ejemplo si querés dolarizar en un contexto de hiperinflación, eso se puede hacer instantáneamente. Eso se debe ir adaptando. SI la inflación viene en estos niveles actuales, puede demandar dos años y medio hacerlo. Se trata de implementarlo a través de un sistema de competencia de monedas.

P. : Tras la gestión económica de Mauricio Macri y la llegada de la pandemia durante el inicio del gobierno de Alberto Fernández, ¿ya pasó lo peor?

J.M. : No todavía. Los números son tremendos. Hoy el PBI per cápita está un 16% por abajo del que teníamos en 2011. En el 2002 cayó 11%, te doy ese ejemplo para ver la magnitud del desorden que se está causando. Es como que no se nota porque parece que va en cámara lenta. Todos estarían esperando una explosión y no ocurre de esa forma.

P. : ¿Cómo afectó la pandemia a la Argentina?

J.M. : Durante la pandemia el problema de los países era la deflación, no la inflación. En ese sentido, en Argentina, entre el apretón monetario que había metido Sandleris durante la última parte del gobierno de Macri más la pandemia, le permitió a Alberto Fernández que el primer año la inflación se desacelerara. No fue ningún mérito de Alberto Fernández, más bien fue la política monetaria que estaba haciendo el anterior presidente del Banco Central (BCRA) que apretó la cantidad de dinero y básicamente toda la depresión que generó el hecho de la pandemia te retrajera la demanda de manera muy fuerte.

Proyecto de gobierno

P. : ¿Qué es lo primero que harías si fueras electo presidente? ¿Cuáles serían las primeras medidas?

J.M. : Lo primero es la reforma del Estado. Es lo primero que hay que hacer. Bajar el Estado para poder bajar los impuestos, flexibilizar el mercado laboral hacia adelante y después de eso, ahí abrís la economía. Eso te va a asegurar por lo menos 15 años de mucho crecimiento económico.

P. : ¿Cómo piensa convertir los planes sociales en trabajo “genuino”?

J.M. : Eso es parte de las reformas de segunda generación. De hecho nosotros en el Ministerio de Acción Social que pensamos, hay cuatro áreas que van a trabajar de forma conjunta. Una tiene que ver con el área de nutrición. Si la gente no se alimenta bien cuando nace, no puede desarrollarse. Eso está vinculado a la salud. Por eso no va a haber Ministerio de Salud, esa área va a estar absorbida por Acción Social.

P. : ¿No va a haber Ministerio de Salud? ¿Como sería el organigrama?

J.M. : Estaría dentro, absorbido por el Ministerio de Acción Social, con cuatro áreas para que te ocupes de la nutrición y la salud de la población. También va a ser absorbido por este ministerio de Acción Social el área de Educación. ¿Por qué? Porque la interacción de estas tres cosas es lo que te va a permitir que los planes sociales, la cuarta pata de este esquema, se conviertan en trabajo.

Salud y Educación tienen que estar todos integrados bajo una misma forma de encarar y resolver el problema.

P. : ¿Perderían entonces el rango de ministerios Salud y Educación?

J.M. : Sarmiento hizo la reforma educativa en el gobierno de Roca y Educación no era ministerio. Hay que tener una visión estratégica. Tenés Ministerio de Educación y no tenés escuelas. Hoy la educación esta delegada a las provincias igual que la salud. Lo que necesitás es un rol estratégico, no un amontonamiento de gente.

Patricia Bullrich Javier Milei.jpg

Internas, diálogo con sectores de Juntos por el Cambio y "la casta"

P. : ¿El lanzamiento de este viernes en El Porvenir implica cerrar las puertas al diálogo y algún tipo de alianza con JxC? La UCR lo cuestionó enfáticamente.

J.M. : Siempre dije que para los “halcones” las puertas estaban abiertas. Siempre dije que si el expresidente Macri quería venir, lo recibía con los brazos abiertos. Y si él quería le daba una interna, que si la ganaba lo acompañaba, sin ningún problema.

P. : ¿Y con Patricia Bullrich?

J.M.: Me llevo muy bien con Bullrich, tengo una excelente relación.

P. : ¿Sería tu ministra de Seguridad?

J.M. : Yo digo que ella llega hasta la categoría de Jefe de gabinete. Es una persona que respeto mucho, tengo buen diálogo con ella y es una persona que va de frente, eso es muy valioso para mí.

P. : ¿No te preocupa sus saltos y cambios en estos años, en las gestiones que integró?

J.M. : Es cierto. Pero todos sus movimientos fueron hacia el mismo lugar, tema no menor. No es que fue y vino, siempre se movió hacia la misma dirección.

P. : ¿Y con las “palomas”?

J.M. : Con las palomas no puedo tener nada. En el fondo son socialistas de buenos modales. Son parte del problema, no de la solución.

P. : Ahora que Ud. es diputado nacional, ¿cómo es “la casta” en el día a día?

J.M. : Me llevo bien, soy muy respetuoso. La cuestión institucional la respeto muy fuertemente. En eso nadie va a poder recriminarme nada. En términos institucionales soy impecable.

P. : ¿Cómo tomás las críticas por tu presencia disruptiva en la política?

J.M. : Ellos tienen un modelo que es un fracaso y le arruinó la vida a la gente. Yo estoy proponiendo un modelo distinto que creo que va sacar a la gente de la pobreza.

P. : Aparece un reclamo de la ciudadanía que no es atendido por la política, sobre los problemas y conflictos cotidianos, ¿qué lo diferencia de eso?

J.M : Así como digo cosas que caen bien, digo cosas que son absolutamente antipáticas. Digo lo que pienso. La diferencia está en que para decir algo no miro un focus group, en ese sentido no tengo ningún problema. Esa es la gran diferencia con la casta. Estas cosas no las digo ahora que estoy en política, son las mismas que decía antes, exactamente las mismas.

P. : Estuviste en el Mercado Central durante la semana. ¿Cómo fue esa experiencia?

J.M. : Estuvo buenísimo, fue una visita de sorpresa. Fue impresionante. La reflexión es que fuimos a mirarle la cara a la oferta y la demanda. Tuvimos muy buena recepción. El otro día caminábamos por Laferrere y nos pasó algo igual.

P. : ¿Qué te dicen? ¿Recibiste alguna expresión de rechazo?

J.M. : Me adoran. Tenemos muy buena respuesta. No me expresan rechazo, al contrario, hay muy buena recepción, la gente demuestra muchísimo afecto, es realmente sorprendente. Me pasó en los lugares que visité como Rosario, Mar del Plata, en Mendoza y Córdoba, en todos lados es así. Está claro que la gente se cansó de esto. De hecho un tercio de la gente que quiere una nueva opción, con un cambio verdadero. Y dos tercios de la gente quiere que se cambie esto “de shock”. Eso es un dato no menor, en términos de la agenda y quién está en condiciones de enfrentar una agenda así.

P. : ¿Se cansó de la “vieja política”? ¿Es algo ya terminado?

J.M. : Si, eso está terminado. Terminó. Lo que ellos llaman un error, como si todo estuviese bien y de repente aparece alguien como pueden ser Viviana Canosa, El Dipi, Alfredo Casero o mi caso, que son distintas manifestaciones del “error” del modelo. Hubo un cambio estructural. Obviamente que los que se benefician de ese cambio no lo quieren aceptar.

Vinculación a la empresa CoinX y la denuncia de la CNV

P. : ¿Cuál es su relación con la empresa CoinX? En la última semana fue denunciada ante la CNV por no tener respaldo legal para funcionar en Argentina.

J.M. : Ellos me llamaron para que les dé una opinión. Si te fijás, ellos rediseñaron su presentación formal. Básicamente lo que hacían era minería de criptos y te pagaban como una especie de plazo fijo más plata que la que te pagaba un banco, porque está regulado eso. Era muy fácil: teniendo títulos públicos afuera en dólares, automáticamente generabas una ganancia. Además cada devaluación en pesos generaba un retorno enorme.

El negocio era claro, no tenía nada de malo. Lo único que les hice fue algunas sugerencias de cómo presentar eso.

P. : Hay mucha susceptibilidad por casos de estafas, como los de Generación Zoe por ejemplo.

J.M. : De hecho Coinx está radicada en un lugar donde están radicadas todas las empresas que hacen criptos. El cuestionamiento creo que pasaba por ahí. Insisto, solo les dí mi opinión. De hecho estaban tratando de pasar a otro tipo de negocio, enlazado con una empresa de viajes.

P. : ¿Creés que hay algo ahí? ¿Sentís que es algo contra vos?

J.M. : No lo tomé personal. No tengo ningún problema, no hice nada malo. Me pidieron una opinión, vi lo que estaban haciendo en ese sentido y me pareció que estaban intentando hacer sus cosas. Por eso me saqué las fotos y les subí un par de historias, no más que eso.

Dejá tu comentario