Mesa judicial M: camarista Figueroa ratificó en la Justicia que fue presionada por el macrismo

Política

Según informó C5N, la magistrada afirmó: "Mahíques me presionó". Confirmó así que el funcionario macrista la visitó en su despacho para intentar presionarla por la causa del memorando con Irán.

La jueza de la Cámara Federal de Casación Penal, Ana María Figueroa, ratificó en la Justicia que recibió presiones durante el gobierno de Mauricio Macri parte de la denominada "Mesa Judicial M", para que avance con la causa por el memorando con Irán, que tenía como una de sus principales acusadas a Cristina Fernández de Kirchner".

Según informó C5N, en sede judicial, la magistrada afirmó: "Mahíques me presionó". Figueroa confirmó así por escrito que Juan Bautista Mahíques fue el funcionario que en diciembre de 2015 la visitó en su despacho para intentar presionarla por la causa del memorando con Irán.

De esta manera, Figueroa ratificó este viernes por escrito ante el Juzgado Federal de Ramiro González, que fue Mahíques, actual Fiscal General de la Ciudad de Buenos Aires y entonces miembro del Consejo de la Magistratura por el gobierno de Mauricio Macri, quien en diciembre de 2015 la visitó en su despacho por una razón protocolar y la intentó presionar.

En ese momento, según Figueroa, Mahíques le refirió la necesidad y el derecho que tenía el gobierno de Macri en que “apurara su voto en la causa relacionada con el memorando con Irán”.

Dicha causa, según entendía el gobierno de Macri, era determinante y clave que avanzara, sobre todo por las eventuales responsabilidades de la administración de Cristina Fernández de Kirchner en un supuesto intento de encubrimiento del atentado a la AMIA.

https://twitter.com/CFKArgentina/status/1256671172663656448

Como antecedente de la denuncia, hace unas semanas en una entrevista radial, la jueza había sugerido que un alto funcionario del entonces ministro de Justicia, Germán Garavano, había intentado presionarla. Aunque en esa oportunidad no dio ningún nombre, dio a entender que se trataba de Mahíques.

Ante el pedido del Juez Ramiro González para que se fijara por escrito el tenor de la acusación, la jueza ratificó finalmente con nombre y apellido que se trataba de Mahíques.

"Cuando Mahiques ingresó a mi despacho no dimensioné que sería este hecho puntual el inicio de una persecución ideológica en mi contra por parte de terceras personas que se aprovecharon de un uso indebido del poder y de instituciones fundamentales, pilares de una sociedad democrática", enfatizó la jueza en su declaración.

En aquel encuentro -relató la magistrada- Mahiques le preguntó "cuánto iba en demorar en sacar una sentencia en particular, la correspondiente a la causa conocida como la de la Inconstitucionalidad del Memorándum con Irán", algo que era cuestión de días ya que el gobierno de Macri había desistido de la apelación formulada por la administración anterior.

Se trataba de un fallo de la Cámara Federal porteña que había declarado la inconstitucionalidad del acuerdo suscripto en el marco de la investigación del atentado a la AMIA.

"Sorprendida le respondí que a tenor de la independencia del Poder Judicial y el principio republicano de división de poderes, no entrara a mi despacho a hacer ese tipo de preguntas", continuó la magistrada. Y añadió: "Si bien no recuerdo las palabras exactas de Mahiques, el nombrado me contestó e hizo saber, que el ministro Garavano quería que dicha sentencia se dictara con anterioridad al acto, para así concurrir a la presentación del informe de gestión".

"Le respondí entonces ´que no venga si no quiere´e invité a Mahiques cordialmente a retirarse. El funcionario se retiró y desconozco si realmente aquella era la voluntad del ministro", continuó Figueroa en el escrito que presentó en el marco del expediente.

"Esa circunstancia tal cual relatada me resultó sorpresiva y no le di la entidad suficiente para denunciar, atento era la primera vez que me sucedía que un funcionario político me anticipara sobre las pretensiones del gobierno, por mi personalidad no me sentí coaccionada, pero nunca imaginé que a los siete meses de dicha visita, en julio de 2016, me iniciaran tres abiertamente infundadas denuncias con diferencias de 5 días entre ellos", ante el Consejo de la Magistratura, detalló la jueza.

"Debe señalarse ?agregó la magistrada- que el miembro instructor de todas las causas que fueron unificadas en mi contra, fue el representante del Poder Ejecutivo Nacional ante el Consejo de la Magistratura de la Nación, el consejero Juan Bautista Mahiques", añadió en su escrito.

"Relaciono los hechos que a la primera semana de asunción del nuevo gobierno constitucional, Mahiques se apersonó a mi despacho y luego de invitarlo a retirarse, debí soportar tres falsas denuncias en base a noticias periodísticas -con una clara línea editorial-, las que por su evidente falsedad debieron ser desestimadas de plano y, sin embargo, tramitaron durante el plazo máximo posible de más de 3 años", sostuvo.

Figueroa declaró además que las "denuncias ante el Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación y las publicaciones mediáticas constituyeron mecanismos de presión con una clara pretensión de disciplinamiento, que utilizaban contra juezas/ces, que como en mi caso, no aceptábamos injerencia alguna en nuestro trabajo".

La magistrada envió su declaración por correo electrónico dado que en el día de hoy los tribunales de Comodoro Py están siendo desinfectados, luego de que ayer se detectara un caso positivo de coronavirus, pero el lunes acompañará su escrito con un anexo documental de 124 páginas, según pudo saber esta agencia.

La denuncia, formulada por dirigentes del Frente de Todos, luego de que Figueroa hiciera referencias a las presiones durante un reportaje radial, quedó radicada ante el juzgado a cargo de Sebastián Ramos quien delegó la investigación en el fiscal González.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario