Carlos Bo, el funcionario de AFIP que exigía investigar a Oil y no sabía qué era un plan de pagos

Política

Fue quien inició el ataque contra la petrolera con un memo interno. En el juicio comprometió a Castagnola, ex N° 2 de Abad. Admitió que "nunca se habló de evasión" y que no sabe analizar un plan de pago.

Como funcionario de la AFIP, el contador y hombre cercano a Elisa Carrió, Carlos Bo fue quien dio inicio a la denuncia penal contra Oil Combustibles la redactar un memo dentro del organismo. Sin embargo, tal como él mismo reconoció al declarar en el juicio oral no sabía lo que era un plan de pago, y además admitió que “en ningún momento surgió el concepto de evasión”.

Como parte del grupo de tareas conformado por Alberto Abad, y asesor del número 2 de la AFIP, Horacio Castagnola, Bo dio inicio a la investigación contra la petrolera. Sin embargo, en el juicio oral de Oil Combustibles, deslindó responsabilidades sobre su rol a comienzos de 2016 y lejos de justificar las denuncias penales que impulsaron desde el organismo recaudador, dejó traslucir durante el juicio oral que nada de lo que él había analizado podía llegar a constituir un delito.

En varios tramos diferenció lo que fue el momento inicial de febrero de 2016 cuando le extendió un memo a Castagnola y lo que terminó ocurriendo. “Ni participé ni me consultaron. No me corresponde decir si la estrategia del organismo fue correcta”, dijo.

CARLOS BO: el HOMBRE CLAVE en la PERSECUCIÓN a OIL COMBUSTIBLES

Pese a el abogado de la AFIP, Ricardo Gil Lavedra, solicitó la citación de Carlos Bo como testigo por “haber participado del equipo de investigación y fiscalización de los hechos que serán materia de juzgamiento”, ante la consulta del abogado Carlos Beraldi el funcionario del organismo negó haber conformado un equipo de investigación y fiscalización en el caso Oil Combustibles.

En otro tramo de su declaración, ante la pregunta del fiscal Juan Patricio García Elorrio sobre si conocía los planes de facilidades de pago, ya sean generales o particulares, Carlos Bo fue categórico: “Hace 30 años que no estoy en el área de recaudación. Si yo en un informe puse cuánto se debía es porque surgía de una base informática sobre planes, no porque sepa lo que es un plan, o sea leí lo que decía la máquina” y remató “no sé leer un plan, no sé cómo se hacen, no sé cómo caducan, no sé porque no me dedico a eso hace 30 años”.

En esa línea, reconoció que en su informe sobre Oil Combustibles no incluyó los planes que estaban vigentes: “Lo que volcamos fue la sumatoria del capital adeudado por los planes vigentes, no trabajé sobre si se habían hecho correctamente o incorrectamente, solamente la suma algebraica del monto”.

Al respecto admitió que no podía evaluar el riesgo de la petrolera porque desconocía cómo funcionan los planes de pago: “El plan corresponde al área de recaudación y yo me fui de esa área en el año 90, y como no tengo ninguna otra actividad y trabajo hace 30 años en fiscalización no conozco nada de planes. Porque no los hago, no los leo, no los controlo”.

Sostuvo que Castagnola fue el que ordenó que se dediquen investigaciones especiales sobre quienes aparezcan denunciados en los medios de comunicación. Fue exactamente lo que sucedió de manera contemporánea con el caso Oil y su traslado a Grandes Contribuyentes como paso inicial para su posterior estrangulamiento. “Nunca mi trabajo fueron valores reales de deuda ni que generara un proceso de determinación, ni de denuncia. Era un concepto de riesgo”, relativizó su rol.

Otro momento incómodo para Bo fue ante la lluvia de preguntas respecto a un allanamiento del que participó en la firma CPC. Teóricamente se había desligado del caso Oil, pero lo convocaron porque “hacía falta gente” para controlar el operativo.

De manera confusa primero dijo que solo presenció el acto, pero luego admitió que pudo haber buscado algún tipo de documentación en las oficinas. Tampoco estaba autorizado para estar presente. En varios tramos, indicó que su objetivo era un cambio “simbólico” en la relación con la empresa y establecer otras “líneas de diálogo”, dando a entender que ocurrió exactamente lo opuesto.

Dejá tu comentario