Peritos: Oil pagó todo tipo de intereses por los planes y su deuda no prescribía

Política

Petrolera abonaba capital e intereses resarcitorios y por financiación, según peritaje. Su inclusión evitaba que el fisco no pudiera reclamar deuda "vieja".

Lejos del ambiente pesado de su primera exposición en el juicio oral, la audiencia de cierre de los peritos que trabajaron en el análisis de la deuda y los planes de pago de la AFIP otorgados a la petrolera Oil Combustibles giró sobre aspectos eminentemente técnicos. “Mientras el plan está vigente el fisco no tiene atribución para ejecutarla”, declaró la experta designada por la Corte Suprema Flavia Melzi a preguntas de las defensas que siguieron al exhaustivo interrogatorio de la fiscalía.

Esto estaba destinado a explicar lo que significaba conceptualmente haberse acogido a planes de pago del organismo recaudador donde lo que se exterioriza no solo es la deuda, sino que existe una “espera documentada” que implica el compromiso de pago de esas acreencias. Y adicionalmente, los expertos relevaron que todos los planes de la petrolera incluían conceptos de intereses “resarcitorios” (una suerte de punitivo por no pagar) y también intereses “por financiación” (por los planes mismos).

Y en el transcurso de las preguntas surgió otra novedad: solicitar planes traía aparejado, además, que se interrumpa el plazo de prescripción para el reclamo de tributos por parte de AFIP. Este punto será abordado en los alegatos. Aun existiendo deuda “vieja” de posiciones del ITC –como ocurría- su refinanciación en planes no solo no generaba un perjuicio fiscal sino que, por el contrario, impedía que esa deuda prescriba para un eventual reclamo futuro.

“¿La inclusión (en planes) es un reconocimiento expreso de deuda que interrumpe la prescripción?”, preguntó el abogado Martín Arias Duval. “Reconoce la deuda por lo tanto interrumpe el curso de la prescripción. Es un paréntesis. (Si el plan se cae) se empiezan a contar los plazos de nuevo”, respondió Melzi, que nuevamente protagonizó las respuestas por su rol dentro del cuerpo de peritos contadores de la Corte. Nuevamente la acompañaron los expertos designados por el Ministerio Público Fiscal, la AFIP y las tres defensas que casi ni participaron del plenario donde ayer expusieron en conjunto. Los contadores reafirmaron que no solamente firmaron por unanimidad, sino que habían compartido el mismo criterio de análisis para todas las preguntas ordenadas por el Tribunal Oral Federal para este trabajo.

El juicio Oil, que encara su parte definitoria tendrá un hito por demás curioso: la semana próxima tendrá una audiencia en plena madrugada. Es porque la fiscalía insistió en escuchar a la exdirectiva de Oil Combustibles, Lisa Garay cuya testimonial no había podido ser coordinada debido a obstáculos múltiples.

El principal, que vive en Nueva Zelanda, con una diferencia horaria con Argentina de 12 horas. Desistida por la defensa y trabada la controversia, finalmente el TOF dijo que haría un último intento por lo que todas las partes deberían asistir a una audiencia vía Zoom que podría comenzar a las 2 AM. No solo eso, el exadministrador Federal Ricardo Echegaray había anunciado minutos antes que quería ampliar su indagatoria en el siguiente encuentro. Es probable que lo haga a continuación del testimonio de Garay. La próxima audiencia podría culminar cuando esté saliendo el sol.

En algunas preguntas de los fiscales se coló la novedad del avenimiento al que arribó Oil Combustibles el martes pasado con todos sus acreedores. Querían que los peritos analicen el impacto de esa medida sobre todo en la validación judicial de la anulación de uno de los planes que había estado bajo la firma de Alberto Abad, en 2018, como uno de las últimas estocadas contra la petrolera. Los expertos declinaron responder porque no conocían en profundidad el fallo que concluyó la quiebra de la empresa bajo esta modalidad. Y remarcaron que en la pericia trabajaron con dos escenarios: uno con la continuidad de los planes originales y otro anulado. “No es nuestra función determinar cuál de los dos actos administrativos (otorgamiento y anulación) es el correcto”, dijo.

Juan Patricio García Elorrio y Diego Velasco indagaron acerca de detalles en las condiciones de dos planes en especial –que eran generales-, el 3756 y el 3806, y si uno se había reformulado en otro cumpliendo sus requisitos o no. Pero en particular si no había operado su caducidad (es decir que debería haber caído por algún incumplimiento). “No. Se requiere un acto administrativo (de la AFIP) para decretar la caducidad”, aseguró el perito designado por la querella del propio organismo. En otro tramo, Melzi mencionó que “si no se había pagado el 7% entiendo que el sistema de AFIP tendría que haberlo advertido automáticamente”. Eran planes a los que Oil adhería por internet porque eran abiertos para todos.

“Los resarcitorios resarcen el daño generado por no haber contado el acreedor con el capital en término por la falta de pago del deudor al vencimiento. El interés por financiamiento es por el uso de capital ajeno y una autorización por parte del acreedor. El resarcitorio además de compensar tiene un componente sancionatorio. La más habitual era (una tasa) del 3%, mensual”, aclaró Melzi lo que técnicamente incluía tener un plan de pagos, e insinuando que sus tasas no eran para nada bajas.

Dejá tu comentario