Rechazo macrista a toque de queda sanitario como "única respuesta" y cruce con Aníbal Fernández

Política

El interbloque de diputados de Juntos por el Cambio aseguró que el kirchnerismo "intenta ocultar la negligencia en el manejo de la pandemia culpando a los ciudadanos". Réplica cristinista.

El “toque de queda sanitario” que empujará el Gobierno kirchnerista desde las próximas horas recibió un vendaval de críticas del principal interbloque opositor en el Congreso, el macrista Juntos por el Cambio. Según la bancada en Diputados, el Ejecutivo “elige restringir las libertades individuales como una única respuesta a la crisis sanitaria del coronavirus”.

“Lo más grave es el riesgo de que una prohibición de este tipo y la estigmatización de la conducta de los jóvenes pueda derivar en la multiplicación de casos de violencia institucional como los que se produjeron durante la cuarentena, y que causaron muertes como la de Blas Correa, Luis Espinoza, Facundo Astudillo Castro y muchos otros casos que aún deberán aclararse en la Justicia”, señaló el interbloque que comanda el radical Mario Negri, junto a Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) y Cristian Ritondo (PRO).

Desde la bancada también se dejó claro que “sin un plan de vacunación ni acuerdos que garanticen el acceso a la vacuna en los próximos meses para la población de riesgo, ni una política de testeos masiva y eficiente, se intenta ocultar la negligencia en el manejo de la pandemia culpando a los ciudadanos, especialmente a los jóvenes, por el aumento de los contagios”. Para los legisladores macristas, “ya nadie puede desconocer, además, que la falta de políticas sanitarias agravan los problemas económicos”.

Quien aparece a veces desde redes sociales para cruzarse con la oposición es el exmultifuncionario cristinista y actual interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, Aníbal Fernández. Esta vez, lo hizo contra el radical Luis Petri, quien había asegurado: “Toda decisión sobre restricciones a las libertades individuales, llámese cuarentena o toque de queda, debe ser dispuesta por el Congreso, no mediante DNU a sola firma del Presidente y menos si establece consecuencias penales”.

Fernández le contestó: “¿No sabés que hay emergencia pública? ¿Sabés qué es una ley penal en blanco? Repiten como loritos las estupideces que explica -el constitucionalista Daniel- Sabsay”.

Petri no tardó mucho en devolver la gentileza: “Debería repasar la Constitución y el Pacto de San José de Costa Rica. La emergencia declarada por el Congreso (anterior a la pandemia) no habilita restricciones a libertades individuales. El Pacto de SJCR establece que toda restricción de libertades debe ser por ley (artículos 27 y 30)”.

Luego dijo que “los DNU dictados por el Poder Ejecutivo que contienen disposiciones a las que les atribuye consecuencias penales se encuentran en una clara violación al artículo 99 inciso 3 de la Constitución nacional, que prohíbe dictar DNU en materia penal”.

Como si fuese poco, el legislador mendocino fue más allá y expresó: “Lo que sí tengo claro es que de restringir libertades individuales y suprimir garantías por Decreto son especialistas, desde los Decretos de Aniquilamiento dictados por Isabel Perón e Ítalo Luder que dieron inicio en 1975 al Operativo Independencia vienen haciendo una maestría”.

Desde el cristinismo en Diputados tampoco se quedaron de brazos cruzados. Por caso, Leopoldo Moreau aseveró que “todos los países del mundo están aplicando, frente al rebrote, que en la Argentina todavía no ocurrió, medidas restrictivas” y que, “mientras tanto, el Gobierno nacional está luchando en un mercado internacional salvaje para garantizar que hacia fines de marzo -en un pronóstico más que optimista- toda la población de riesgo esté vacunada”.

Moreau además manifestó a la agencia Télam que “el gobierno de Alberto Fernández manejó como pocos en el mundo, con un enorme criterio, la crisis de la pandemia”. En esa línea, detalló: “Es cierto que tenemos el dolor de más de 40.000 compatriotas que perdieron la vida, pero ninguno de ellos murió porque le faltara una cama o un respirador, un terapista, o los medicamentos que necesitaba”.

El exradical también apuntó que “los trabajadores y el sector productivo hubieran quedado totalmente desprotegidos, porque no habría ni IFE, ni ATP, ni subsidios, ni congelamiento de tarifas, ni nada que protegiera a la economía de los argentinos”.

Por otra parte, el titular de la comisión de Salud de la Cámara baja, Pablo Yedlin, sostuvo que las medidas permitirán analizar “si este rebrote que tenemos es simplemente por haber dejado de tener distanciamiento social en el final de la primera ola” o “estamos frente al inicio de una segunda, como sucede actualmente en Europa”.

Dejá tu comentario