Para el Gobierno el "paro fue innecesario" y tuvo "poco acatamiento"

Política

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, brindó una conferencia de prensa este jueves en la que calificó al paro nacional de la CGT de "innecesario". "Hoy lamentablemente no pudimos seguir trabajando como pasó la semana pasada que hemos recibido a los gremios de la construcción y el calzado; o el miércoles que el Presidente recibió al sector automotriz y mecánicos", explicó el funcionario.

"El paro a nuestro entender fue innecesario. Nosotros entendemos que en la Argentina hay necesidades pero el diálogo siegue siendo nuestra prioridad para ir resolviendo los problemas sector por sector. Los gremios deberían pensar en conjunto con el gobierno como ir incorporando a los millones de argentinos que están fuera del mercado de trabajo. Esa es la tarea a la que nos tenemos que convocar. Entendemos que ha habido diferencias de diagnóstico", señaló.

"La primera parte del año pasado hemos tenido etapas arduas, pero ahora estamos recuperándonos en diversos sectores y por lo tanto el paro nos parece que cae a destiempo", agregó. En cuanto al grado de acatamiento del paro, explicó: "En aquellos lugares donde el trasporte público fue afectado, el paro fue grande, pero en otros sectores donde la gente pudo llegar a sus trabajos el acatamiento fue disímil".

"Nosotros vamos a convocar a los dirigentes que tengan la vocación de diálogo. Hay mucha gente que sigue sosteniendo la voluntad de Cambio y creemos que además estamos sentando las bases para un cambio que va a llevar décadas y eso es también lo que están viendo los empresarios que están hoy en el Foro Económico Mundial", expresó.

"Tenemos que parar de mentirnos, tenemos que parar de extorsionarnos, tenemos que tomar caminos que nos lleven al futuro", concluyó Triaca.

La vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, hizo referencia también al paro nacional llevado adelante por la CGT. En este sentido, declaró que "algunos dirigentes sindicales siguen eligiendo meterse en la pelea electoral y hacer política de la que no ayuda a nadie, en lugar de defender a sus trabajadores".

Michetti insistió con la necesidad de ir "por el camino del diálogo" y reiteró que el Gobierno nacional "tiene permanentemente las puertas abiertas para dialogar con todos".

"El paro es una medida extrema para tomar en momentos de fuerte autoritarismo y cuando los gobiernos no trabajan, no se esfuerzan y no se comprometen con el país. Estamos en un momento de apertura al diálogo, ya hemos conseguido acuerdos productivos en varias áreas, donde el empresariado, los sindicatos y el Gobierno hacen cada uno su propio esfuerzo para poder sacar adelante juntos el trabajo en ese sector", sostuvo.

Michetti se preguntó "¿por qué no seguimos dialogando hasta el momento en el que encontremos ese acuerdo en cada uno de los sectores que faltan?", y reiteró que en situaciones como las de hoy "parece que algunos dirigentes sindicales siguen eligiendo meterse en la pelea electoral en lugar de defender a sus trabajadores".

La vicepresidente consideró también que "es momento de trabajar, trabajar y seguir trabajando" ya que la Argentina está "frente a una oportunidad especial que debe servirnos para convertir a nuestro país en tierra fértil para todo aquel que quiera emprender e invertir" y "hay que apostar a la cultura de nuestros abuelos y bisabuelos inmigrantes y con esa inspiración miremos al futuro".

"El Gobierno abre permanentemente sus puertas para dialogar con todos y si cada uno pone lo mejor de sí mismo y no viene a sacar o quitar sino a agregar, es claro que nuestro país dará un salto de calidad cuantitativo y cualitativo. Nuestra gente en situación de pobreza no merece que hoy se hayan perdido 15 mil millones de pesos porque el país tenía un paro de transporte que le impidió a la gente ir a trabajar", añadió.

En tanto, el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, caracterizó la medida de fuerza convocada por la CGT como "un paro sindical muy focalizado en el transporte y en las grandes ciudades", que "la inmensa mayoría de los argentinos rechaza" así como también "cualquier método violento y extorsivo que quieren imponer unos pocos sobre el conjunto".

Peña sostuvo que se trató de "un paro sindical muy focalizado en el transporte y en las grandes ciudades, particularmente en el área metropolitana, porque al no haber transporte público la enorme mayoría de los trabajadores que hubieran podido ir a trabajar no pudo hacerlo, combinado esto con algunos cortes y algunas acciones intimidatorias que se hicieron públicas".

Por esa razón, "sentimos que claramente no ha sido una expresión mayoritaria de los trabajadores ni de los argentinos", afirmó el funcionario al responder preguntas durante un panel en el marco del Foro Económico Mundial en Latinoamérica, que se desarrolla en el Hotel Hilton de esta capital.

Para Peña, "la mayoría de los argentinos, en esta época de cambio y entusiasmo que arrancó hace tan sólo 16 meses, plantea una agenda de esfuerzo, pero sobre todo de mirar hacia adelante, unirnos y trabajar todos los días para ir mejorando e ir saliendo de la transición económica en la que estamos", señaló.

A su turno, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, señaló sobre el paro que el Gobierno Nacional "siempre mantuvo el diálogo" y que un paro es "la última instancia, es el derecho que tienen los trabajadores cuando se rompió el diálogo, y no es este el caso".

Además, aseguró que en el interior del país, la medida "se sintió poco, no tuvo un alto acatamiento. En algunos lugares fue muy disímil el nivel de adhesión entre el sector público y el privado".

"En donde se podía ir al trabajo sin necesidad de contar con transporte público, la gente en general fue a trabajar. Donde, sobre todo por las distancias, el transporte público es indispensable, y donde hubo piquetes que cortaban accesos o arterias fundamentales, el paro se sintió", expresó el ministro.

"Entendemos, comprendemos y sufrimos la situación de muchos argentinos que la siguen pasando mal", remarcó Frigerio e indicó que "la Argentina se está poniendo con mucho esfuerzo de pie", pero subrayó que "es un país desparejo donde hay sectores que avanzan más rápido y sectores a los que les cuesta más, desde el punto de vista de los sectores de la producción y también desde el punto de vista social".

Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, brindó una conferencia de prensa este jueves en la que calificó al paro nacional de la CGT de "innecesario". "Hoy lamentablemente no pudimos seguir trabajando como pasó la semana pasada que hemos recibido a los gremios de la construcción y el calzado; o el miércoles que el Presidente recibió al sector automotriz y mecánicos", explicó el funcionario.

"El paro a nuestro entender fue innecesario. Nosotros entendemos que en la Argentina hay necesidades pero el diálogo siegue siendo nuestra prioridad para ir resolviendo los problemas sector por sector. Los gremios deberían pensar en conjunto con el gobierno como ir incorporando a los millones de argentinos que están fuera del mercado de trabajo. Esa es la tarea a la que nos tenemos que convocar. Entendemos que ha habido diferencias de diagnóstico", señaló.

"La primera parte del año pasado hemos tenido etapas arduas, pero ahora estamos recuperándonos en diversos sectores y por lo tanto el paro nos parece que cae a destiempo", agregó. En cuanto al grado de acatamiento del paro, explicó: "En aquellos lugares donde el trasporte público fue afectado, el paro fue grande, pero en otros sectores donde la gente pudo llegar a sus trabajos el acatamiento fue disímil".

"Nosotros vamos a convocar a los dirigentes que tengan la vocación de diálogo. Hay mucha gente que sigue sosteniendo la voluntad de Cambio y creemos que además estamos sentando las bases para un cambio que va a llevar décadas y eso es también lo que están viendo los empresarios que están hoy en el Foro Económico Mundial", expresó.

"Tenemos que parar de mentirnos, tenemos que parar de extorsionarnos, tenemos que tomar caminos que nos lleven al futuro", concluyó Triaca.

A su vez, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, advirtió que "si alguien está en contra de una política que quiere dejar atrás la mentira, la inflación empobrecedora y la corrupción lo que tiene que hacer es ganar las elecciones y no atacar a la producción con paros y piquetes".

Pinedo cuestionó así el paro nacional que lleva a cabo hoy la CGT contra la administración de Mauricio Macri y consideró que "es una verdadera lástima hacer política a un costo de miles de millones que se le quitan a la Argentina".

"Para hacer política están las elecciones", dijo a Télam el senador nacional de Cambiemos, y enfatizó: "La solución para los problemas que atraviesa el país se debe buscar en el trabajo y no en el paro".

Por último, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne salió a reprochar la medida y le atribuyó "motivaciones electorales", al asegurar que "no le hace bien al país" en momentos en que la economía argentina "ya arrancó".

"La economía argentina ya arrancó. De eso no hay dudas. Desde agosto, el empleo privado viene creciendo de manera sostenida todos los meses", señaló Dujovne al publicar un mensaje en su cuenta de Facebook.

El ministro enumeró destacó el lanzamiento de créditos hipotecarios a treinta años "para que todos los argentinos puedan cumplir el sueño de su vivienda propia"; el blanqueo "récord a nivel mundial, que permitirá pagarles a más de dos millones de jubilados la reparación que tanto merecían y esperaban"; y las inversiones de "18 mil millones de pesos en obras públicas" en el primer bimestre de 2017.

"Estamos transformando 2.800 kilómetros de rutas en autopistas, modernizando diecinueve aeropuertos. Le estamos llevando agua potable a más de 8 millones de personas. Y estamos construyendo más de 78 mil viviendas. Estamos haciendo lo que hay que hacer", agregó el ministro. 

Sin embargo, señaló Dujovne, "el paro de hoy nos va a costar a todos los argentinos cerca de 15 mil millones de pesos" y amplió: "No lo pierde el Gobierno de Mauricio Macri; lo perdemos todos los argentinos"

Indicó que "desde el primer día" la prioridad del Gobierno "ha sido el diálogo" y sostuvo que los líderes sindicales "durante todo el año pasado" apoyaron a la nueva administración "porque entendieron que si no se tomaban las medidas que se tomaron, el país iba hacia una nueva crisis profunda".

"Por eso, hoy, -prosiguió- con una economía que se está poniendo pie, no entendemos las motivaciones de este paro. O mejor dicho, nos da pena concluir que lo que hay detrás del paro son motivaciones electorales"

En esa línea, profundizó: "Nos apena también que los líderes sindicales más razonables estén siendo arrastrados por algunas fuerzas políticas de la oposición: esos mismos políticos que tanto daño le han hecho al país y que hoy lo único que desean es que a la Argentina le vaya mal, para que al Gobierno le vaya mal, porque muchos de ellos se están jugando ni más ni menos que su libertad".

"Por nuestra parte, mañana, cuando el paro haya terminado, volveremos a sentarnos en una misma mesa a dialogar y a trabajar junto a todos aquellos que de verdad desean que a los argentinos nos vaya bien. Esa es la única manera de que nuestro país crezca. No durante un año ni durante dos, sino durante veinte años, de manera sostenida. Juntos, estamos construyendo el país de nuestros hijos", concluyó el jefe de la cartera de Hacienda.

Encuesta

¿Cómo evalúa el paro general?


Dejá tu comentario