Avanza la prohibición de plásticos de un solo uso en los Parques Nacionales

Política

Se aprobó un reglamento para su reducción progresiva en los parques y en las áreas protegidas de Argentina. Estos plásticos son desechados tras su primer uso, por lo que no son reutilizables y su reciclabilidad es baja por cuestiones técnicas y económicas.

La Administración de Parques Nacionales (APN) aprobó un reglamento para la reducción progresiva y la prohibición específica de utensilios plásticos de un solo uso en los parques y en las áreas protegidas de Argentina.

En coincidencia con la propuesta realizada por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, de cuya cartera depende APN, la medida quedó oficializada tras su publicación en Boletín Oficial y busca la disminución gradual de estos objetos hasta su prohibición.

La decisión alcanza elementos como botellas de bebidas, vajilla y utensilios plásticos descartables, varillas de soporte de globos y los soportes utilizados para el consumo de helados, hisopos y cotonetes realizados con plástico no compostable, bolsas plásticas no reutilizables o compostables, envoltorios y productos cosméticos y de higiene oral con microperlas o microesferas de plástico.

Al respecto, Cabandié afirmó: "Estamos comprometidos con la Organización de las Naciones Unidas a cumplir los objetivos y metas de su Agenda 2030, que se refiere especialmente a la producción y al desarrollo sostenibles. Cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y, al año, se usan 500.000 millones de bolsas, elementos que amenazan la biodiversidad en sus distintas formas".

Estos plásticos son productos desarrollados a partir de materiales destinados a ser desechados tras su primer uso, por lo que no son reutilizables y su reciclabilidad es baja por cuestiones técnicas y económicas.

El reglamento contempla, de todas maneras, que no estarán alcanzados por la restricción los productos que por cuestiones específicas no pudieran ser reemplazados por materiales alternativos.

De este modo, prestadores, permisionarios y concesionarios de las áreas protegidas nacionales deberán implementar el reglamento y todas las habilitaciones para el desarrollo de servicios turísticos en jurisdicción de la APN incluirán este aspecto, salvo excepciones puntuales debidamente justificadas que serán consideradas por el organismo.

La norma establece un plazo de seis meses para que las concesiones vigentes y permisos habilitados readapten sus procesos y dispongan el cese definitivo de la utilización de plásticos de un solo uso o su reemplazo por productos reutilizables o realizados con materiales compostables.

Dado el cierre vigente al público por la pandemia de Covid-19, el plazo comenzará a regir al día siguiente de la reapertura de las áreas protegidas.

Comenzó reapertura

La Administración de Parques Nacionales (APN), en conjunto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, aprobó los Lineamientos para la Elaboración de los Planes de Reapertura por Fases de las Áreas Protegidas durante la pandemia por COVID-19. De esta manera, se inicia el proceso para el retorno progresivo de las actividades en los parques nacionales.

Dichos lineamientos deberán seguirse, junto a los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias nacionales, tanto para la reapertura como para la realización de toda actividad turística, recreativa, cultural y social en las áreas protegidas bajo jurisdicción de la APN.

“Las reaperturas por fases en los parques se van a realizar con un sistema muy estricto de monitoreo de la evolución de cada uno de los procedimientos que se adoptan. Es fundamental proteger la salud de trabajadores, comunidades, pobladores, visitantes y prestadores de servicios”, expresó Cabandié.

Asimismo, el presidente de Parques Nacionales, Daniel Somma, sostuvo que “el procedimiento establecido involucra a otros actores locales reunidos en los comités de operaciones de emergencia (COE) y a los protocolos de las autoridades sanitarias; por lo que hay que respetar los tiempos de resolución de cada una de estas instancias de análisis para optimizar la toma de decisiones sobre el manejo de la situación en las áreas naturales protegidas”.

Los planes de reapertura de las áreas protegidas serán aprobados por la Dirección Nacional de Operaciones del organismo, a partir de la propuesta de cada área y su acompañamiento por el visto bueno de las autoridades sanitarias locales. Es decir que la restricción total al ingreso de visitantes y la suspensión de las actividades siguen vigentes hasta que se decida su reapertura, según cada caso particular.

En este sentido, el documento aprobado tiene el objetivo de establecer lineamientos generales destinados a orientar a las áreas protegidas del sistema en la planificación y elaboración de sus planes de reapertura, en el marco de la transición y flexibilización de la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

El Parque Nacional Lanín se convirtió en la primera área protegida del sistema en contar con un plan de reapertura parcial de fase I aprobado para el retorno gradual de sus actividades, con base en el cumplimiento de los protocolos establecidos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario