Quieren que el "borocotismo" sea un delito

Política

En las filas del PRO dan casi por descontado que la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento que deberá conformarse y reunirse en marzo del año que viene aprobará el ingreso de Eduardo Lorenzo Borocotó a la Cámara de Diputados. Lejos de resignarse, los macristas preparan ahora una ofensiva legislativa a través de un proyecto de ley encargado a su diputado y experto constitucionalista Jorge Vanossi que busca evitar que se produzcan más casos de transfuguismo político.

El proyecto que presentará el PRO en sesiones ordinarias del año que viene apunta a castigar los delitos electorales, ampliando la tipificación de las conductas de este tipo que son pasibles de sanción.

• Delitos

Hasta el momento, los delitos electorales contemplados en la legislación nacional son los del fraude y la violencia, pero los macristas buscan extender el abanico para castigar a los funcionarios que cambien repentinamente de cargo, ignorando o desoyendo la voluntad popular que los eligió para otro puesto específico. La iniciativa legislativa alude directamente a excusas como las « prioridades de gestión», o « proyecto nacional», argumentadas recientemente por Rafael Bielsa para aceptar y renunciar simultáneamente en cuestión de horas a su banca de diputado, a su puesto de Canciller y a su nominación para embajador en Francia. Claro que el partido de Mauricio Macri impulsa este proyecto sin las presiones y responsabilidades que implica, hasta el momento, ocupar puestos ejecutivos.

«Hay que limitar esta especie de per saltum del Ejecutivo al Legislativo. Estamos ante una especie de ruleta rusa política muy preocupante. La ciudadanía llega al extremo de preguntarse no sólo para qué votó sino también por qué votó.»
Así describió ayer Vanossi, con tono indignado, la situación que los llevó a trabajar en este proyecto, que cuenta con antecedentes en el Congreso en la década del '50, a través de iniciativas impulsadas por Alfredo Palacios. El eje de la discusión del martes pasado en la Cámara de Diputados, más allá de los casos puntuales de Luis Patti y Borocotó, fue la crisis de representatividad que atraviesan las instituciones en la Argentina.

• Ataque

Este tema fue percibido con claridad por los macristas en el recinto, quienes además de concentrarse en la presentación del plan de empleo para mayores que realizarán la semana que viene, buscarán atacar el tema por la vía legislativa ya que se les agotaron las instancias judiciales y políticas de la sesión preparatoria.

Ayer,
Mauricio Macri calificó de «papelón impresentable» el episodio protagonizado por Bielsa y reclamó «coherencia» por parte de los dirigentes políticos. Se espera que el proyecto tenga tratamiento en la Cámara sobre todo teniendo en cuenta la opinión del jefe de los diputados del otro bloque de la oposición, el ARI. «Una vez que la gente votó a alguien, es muy difícil plantear que no deben asumir. Es muy difícil, salvo que se compruebe un delito que lo deje afuera de la Cámara», explicó Eduardo Macaluse.

Dejá tu comentario