Salarios: Moyano amenaza con más paros generales para este año

Política

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, advirtió hoy que "en los próximos meses habrá un reclamo generalizado" de aumento salarial, si el ritmo de incremento de los sueldos no alcanza a la inflación.

Moyano consideró, además, que "en los próximos meses se tendrá que resolver el retraso en los salarios" del sector público.

El sindicalista volvió a reclamar, además, que se aumente el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, para que un sector de los asalariados deje de pagar ese tributo.

"El monto no imponible sigue siendo uno de los temas principales que el Gobierno debe resolver", enfatizó Moyano en declaraciones a Radio del Plata.

El titular del sindicato de Camioneros se preguntó "por qué" la ministra de Economía, Felisa Miceli, no aplica una medida de ese tipo.

"¿Si es así, por qué no lo aplica? O está mal informada, o deberá estudiar más el tema", dijo.

Consideró que el problema de la inflación y el retraso de los haberes "es un motivo de preocupación como para todos", y advirtió que "si no se tiene alguna variante, como el aumento del mínimo no imponible, en los próximos meses va a haber reclamo generalizado de salarios".

Moyano advirtió que si no se toman medidas, el "salario que se ha logrado mejorar va a ser comido por la inflación".

Los salarios aumentaron 19 por ciento promedio en los primeros once meses del 2005 y en noviembre registraron un alza del 0,98 respecto de octubre, por lo que no llegaron a compensar la inflación de ese mes, informó el INDEC.

En cambio, el crecimiento salarial se ubicó por encima de la inflación del 12,3 por ciento registrada en el 2005.

En el sector privado registrado, el incremento fue del 0,93 por ciento en noviembre, el no registrado mejoró 2,63, mientras que no tuvo variación en el sector público.

Pero la suba del nivel general de salarios no alcanzó en noviembre para compensar la suba promedio de los precios.

Mientras los salarios crecieron 0,98 por ciento -empujados por el sueldo de los trabajadores no registrados- la inflación de ese mes había sido del 1,2.

En otro orden, Moyano descartó que haya problemas en la CGT con el sector de los "gordos".

"Los únicos que me pueden serruchar el piso son los madereros", señaló Moyano en tono irónico y dijo que con el dirigente de los Gastronómicos, Luis Barrionuevo "no pasa nada".

• Informe del CEPAL sobre la pobreza en la Argentina en los últimos 30 años


La pobreza en la Argentina se multiplicó por diez entre 1974 y 2004 pese a que el producto bruto per cápita alcanzó, al cabo de treinta años de altibajos, un nivel similar que al comienzo del período, según el Banco Mundial.

No obstante, el informe del organismo destaca que la recuperación posterior a la caída de la Convertibilidad en diciembre de 2001, benefició más a los pobres que a los ricos.

El estudio "A la búsqueda de un crecimiento sostenido con equidad social", sostiene que en el período más reciente, la crisis argentina "afectó más a los grupos pobres de la población que a los ricos, pero la recuperación posterior favoreció indudablemente a los pobres".

Las cifras del largo plazo son elocuentes: mientras que en 1974 la pobreza sólo afectaba a 4,5 por ciento de la población de la ciudad de Buenos Aires y su conurbano, en 2004 había trepado a más de 43 por ciento, pese a la recuperación parcial que experimentó tras el pico de 53 por ciento en 2002.

Ello se dio en paralelo a una serie de picos y valles en el PBI por habitante, que retrocedió 22 por ciento durante los años ochenta, se incrementó 42 por ciento hasta 1998, disminuyó 22 por ciento hasta 2002 y, para 2005, recuperó el nivel de 1998.

"En suma, el PBI per cápita era en 2004 similar al de 1974. No obstante, la pobreza era mucho más elevada en 2004, como consecuencia de la distribución cada vez más despareja del ingreso registrada en los últimos 30 años", destaca el trabajo.

Además, subraya que "lo más llamativo es que la pobreza aumentó aún en períodos de expansión económica", lo cual "resulta excepcional en el marco de la experiencia internacional".

Pero los técnicos del organismo que preside Paul Wolfowitz trazan un panorama diferente para el período posterior a la salida de la Convertibilidad.

Destacan que "la recuperación fue pro-pobre y un factor importante que determinó ese resultado pudo haber sido la variación de los precios relativos observada después de la devaluación".

Ese atenuante parcial de la dramática situación social que describe el estudio podría reforzarse con políticas fiscales, sostiene la entidad, y precisa que "la progresividad del sistema tributario podría aumentarse, por ejemplo, mediante la eliminación del IVA sobre los productos de primera necesidad".

Pero más eficientes aún, según el informe, serían las políticas de gasto público direccionado, deliberdamente programado para revertir la regresividad vigente en la distribución del ingreso.

A nivel regional, la distribución del ingreso también empeoró durante las últimas décadas.

En los noventa, por ejemplo, según un trabajo de la Comisión Económica de América latina y el Caribe (CEPAL), la maternidad adolescente y la mortalidad infantil fueron dos de los indicadores donde se profundizó la brecha entre ricos y pobres.

"La fecundidad adolescente aumentó entre los estratos socioeconómicos bajos y medios en casi todos los países estudiados. Por el contrario, el estrato de mayor nivel socioeconómico ha mostrado más bien un descenso", precisa.

El informe de la entidad que dirige José Luis Machinea también concluye que "subsisten altísimas disparidades debido al gran número de muertes tempranas prevenibles en los estratos más desfavorecidos".

Dejá tu comentario