Sin superpoderes, Macri hoy intenta frenar paro docente

Política

Mauricio Macri finalmente no utilizará la ley de superpoderes que sancionó la semana pasada la Legislatura porteña, para otorgar una mejora salarial a los docentes de la Ciudad de Buenos Aires, y deja, de ese modo, convirtiendo en inútil la embestida de los opositores al macrismo en el recinto que, con la ley especial, avanzaban sobre las decisiones del Ejecutivo.

El macrismo rechazó sancionar los superpoderes que le fueron impuestos por todos los bloques opositores. Sin embargo, parte de esos beneficios ya vienen incluidos -con moderación- en cada Presupuesto de la Ciudad y los tendrá que utilizar Macri para conformar a los maestros.

Con la mejora ofertada, el jefe de Gobierno se verá obligado a reasignar partidas presupuestarias para cumplir ese pago que, por cierto, resultó mucho menor al considerado en el reclamo original de los maestros, que pretendían un retroactivo al mes de agosto.

Tras el acuerdo, aunque falta la conformidad de tres gremios, el Gobierno porteño deberá desembolsar $ 16 millones este año, según explicaron a este diario funcionarios que asesoran a Macri. Ese dinero correrá a cuenta de un ahorro que deberá hacer el ministro de Educación, Mariano Narodowsky, en el presupuesto de su propia cartera, y contempla tanto los adicionales que recibirán los maestros de las escuelas públicas como los fondos que deberán llegar a los establecimientos privados de enseñanza para evitar que se traslade a la cuota que pagan los alumnos.

  • Podas

    El ministro piensa ahorrar en una poda a las licencias gremiales que se conceden a los maestros activistas, por un lado, y por otro, eliminando un viejo sistema de telefonogramas que obliga a enviar unas cincuenta comunicaciones de ese tipo cada vez que se requiereun maestro suplente en el aula. Lo que faltara para completar la suma lo resolverá Macri con la facultad que les concede el Presupuesto de la Ciudad a los jefes de Gobierno de disponer de hasta 5% de las partidas para cambiarles la finalidad.

    Macri, el viernes, arribó a un acuerdo con 14 de los 17 gremios que representan al sector educativo para darles cuatro cuotas de $ 110 a los maestros con un cargo y otras tantas de $ 220 a los que tienen más puestos, todo a partir de noviembre. De ese modo, desembolsará otros $ 16 millones en 2009 y los computará a cuenta de los aumentos que ha prometido para febrero del año que viene.

    El jueves pasado, los legisladores de la oposición al macrismo forzaron la votación de una norma para permitirle a Macri disponer de partidas subejecutadas y volcarlas al aumento salarial, pero el jefe porteño sostuvo que no había «superpoderes mágicos porque no hay plata».

  • Pretensión

    Es que el reclamo de los maestros se inició con la pretensión de obtener 20% más en los salarios que se sumaría a 24% que ya cobraron este año y a partir de agosto, lo que significaba para el Presupuesto porteño alrededor de $ 300 millones que la oposición consideró que debían obtenerse de partidas no utilizadas en el ejercicio. Pero, tras los paros, marchas y carpas, los docentes aceptaron la propuesta del gobierno porteño de la cifra adicional que por cuatro meses no será retributiva y la recibirán como monto fijo sumado al salario.

    Por otra parte, Macri ya envió, el 30 de setiembre pasado, la ley de Presupuesto para el año que viene, donde incluyó un aumento salarial general de 12% de acuerdo con la pauta inflacionaria que calculó la administración, aunque en estos momentos se están estudiando cambios.
  • Dejá tu comentario