Volvió la violencia a la UBA, ahora por puja en el conurbano

Política

Activistas de la FUBA irrumpieron ayer violentamente en la reunión del Consejo Superior que se realizaba en el Rectorado y mantuvieron encerrados por más de dos horas a 25 consejeros y más de 30 empleados.

En una muestra más de su ya característica prepotencia, los alumnos enrolados en partidos de izquierda como el MST y el PO, forzaron las puertas del salón en donde el Consejo se encontraba sesionando, y comenzaron a cruzarse verbalmente con las autoridades universitarias.

Lo hicieron en respuesta a lo que ellos llaman «inacción por parte de las autoridades de la Universidad en torno a la pobre situación edilicia por la que está atravesando la sede del CBC de Merlo» (C.U.L.).

Tras permanecer más de ocho horas en la sede del rectorado, en Viamonte al 400, los estudiantes universitarios nucleados en la FUBA abandonaron el lugar, pero amenazaron con tomar «todas las facultades» de la UBA si no era escuchado su reclamo. Los estudiantes se movilizaron pasadas las 17 sobre la avenida 9 de Julio, a la altura de Córdoba, generando severos inconvenientes en el tránsito y un caos ya usual en el paisaje capitalino.

No bien comenzados los incidentes en el Rectorado, el titular de la UBA, Rubén Hallú levantó la sesión e inmediatamente se dirigió a la Justicia, donde radicó la denuncia judicial correspondiente ante el juzgado federal de Octavio Aráoz de Lamadrid, por supuesta privación ilegítima de la libertad.

Hallú indicó que «se trata de unos 60 representantes estudiantiles del MST y del Partido Obrero que privaron de su libertad a personas de diversas edades».

Además, el rector de la UBA se quejó porque esta situación «es inexplicable e inentendible».

«Es inconcebible que en democracia alguien esté privado de su libertad, sea por el motivo que sea», enfatizó el titular de la Universidad.

En marzo pasado, la Municipalidad de Merlo había suspendido la contribución con los gastos de mantenimiento de la sede del CBC, y desde entonces los alumnos que cursaban allí tuvieron que ser derivados a otras sedes. «La culpa es del intendente de Merlo, Raúl Othacehé, quien le quitó el financiamiento a esa sede hace dos meses y medio», disparó Hallú.

  • Deterioros

    Sin embargo, un fallo judicial había establecido que ese edificio debía volver a funcionar, aunque pasada esa resolución los estudiantes aún se quejan de que son ellos los que se encargan del mantenimiento del lugar, con ayuda de los docentes, quienes aseguran además «que la estructura se está cayendo a pedazos».

    «Actualmente existen dos grupos: los que trabajan por la Universidad para alcanzar una solución en el marco del respetoy el diálogo, y aquellos que persiguen sus propios intereses y buscan sacar ventaja agrediendo a la gente, destruyendo el patrimonio universitario e impidiendo alcanzar una solución al conflicto», se refirió así a los destrozos y pintadas ocasionadas hace tres semanas, cuando miembros de la Federación agredieran las instalaciones del Rectorado, por las mismas razones.

    En tanto los activistas no descartan futuras acciones que entorpezcan nuevamente el normal funcionamiento del Rectorado.

    En un Congreso Extrapartidario de la FUBA, que se llevará a cabo el próximo sábado al mediodía, los estudiantes nucleados en esa agrupación decidirán qué opciones elegirán para ser escuchados.

    Habrá que esperar, aunque los antecedentes hablan por sí solos.
  • Dejá tu comentario