Política

PRO: dardos a Peña y opción larretista ante eventual triunfo kirchnerista el 27-O

Legisladores criticaron infinidad de "mesas" políticas y económicas durante la era Macri. "Parecemos una carpintería", dijeron, y pidieron cambios urgentes en lo electoral "que reconduzcan el curso de la historia". Apuesta por el jefe de Gobierno porteño para su reelección y conversión en conductor único del macrismo, así como salvoconducto ante probable puja entre peronistas y cristichavistas.

Álvaro González reactivó el bloque PRO que durmió en Diputados el ahora “en licencia” estudiante Nicolás Massot y el macrismo puro realizó ayer su reunión más jugosa, donde varios legisladores chocaron con Federico Morales, uno de los riñones del resbaladizo jefe de Gabinete, Marcos Peña, por la estrategia electoral ejecutada en las PASO del 11-A. Tras pedir cambios urgentes que “reconduzcan el curso de la historia”, en la Cámara baja ya deslizan, ante una eventual victoria kirchnerista en la primera vuelta de octubre, una opción de futura “oposición friendly” para acompañar a Alberto Fernández ante brotes de delirios cristichavistas.

El problema de esta opción es que todavía no se votó nada, la guerra entre macrismo y kirchnerismo sigue vigente, y hay mira opositora en la Ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta busca la reelección. Es él quien se perfila, en caso de lograr su cometido y Alberto Fernández la presidencia, como el principal referente del macrismo y articulador de la oposición “racional” para mediar ante una puja entre peronistas y La -virulenta y fanática- Cámpora. El candidato del Frente de Todos no escapa de la realidad: basta revisar las siniestras operaciones realizadas desde la tarde del lunes último con el diálogo junto a delegados del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la puesta a 250 kilómetros por hora de la montaña rusa que es la Argentina.

Los diputados del PRO también aprovecharon una nueva reunión que armó González para tajear a Massot por su “innecesaria” broma en redes sociales contra del asesor VIP del macrismo, Jaime Durán Barba. “Es cierto que fue bastardeado en esta guerra tonta y sin efectos reales que hubo entre las alas técnica -Peña- y política -Emilio Monzó, Massot, Rogelio Frigerio, etcétera-, pero la bronca no se puede expresar de esa manera. Acá nos abandonó hace meses largos, siempre hizo lo que quiso y ahora nos hace quedar mal a todos. Es una falta de respeto”, se escuchó en pasillos de la bancada.

Morales, del riñón de Peña, se convirtió en una especie de blanco de muchos legisladores del PRO -ante las derrotas, todos se anotan para gatillar, aunque lo importante es quién se queda, en modo futbolero, a “bancar los trapos”- por la insistencia de los métodos de Big Data antes que la realidad que contaron, sin cesar y desde mediados de 2018, oficialistas de todas las provincias.

“Quisieron hacerle creer a la clase media, que es la que oscila su voto, de cruzar un desierto sin explicar nada. Así, se hace imposible dar vuelta un panorama muy complejo de cara a las elecciones. Las mesas políticas o económicas que siguen vigentes deberán exigir cambios que reconduzcan el curso de la historia. El problema es que esas mesas no sirvieron nunca en este Gobierno. Ya tenemos acumuladas tantas que parecemos una carpintería”, confió a Ámbito Financiero un experimentado cabalgador de peripecias legislativas del oficialismo. En el bloque hay alivio por la designación de Hernán Lacunza en Economía, sobre quien se escuchó: “Tiene más diálogo con todos los sectores y no tiene pinta de un empleado de Peña, como fue -su antecesor-, Nicolás Dujovne”.

Cambiemos ahora debe capear la tormenta a la que se enfrenta desde la noche del 11-A y a dos meses de toxicidad en aumento fomentados, en gran parte, por la principal opción opositora. “Los kirchneristas nos quieren sacar escupiendo sangre”, repiten diputados del PRO. Con micrófono en mano, el senador peronista y candidato a vicepresidente del oficialismo, Miguel Pichetto, manifestó que “la visión de Cristina -de Kirchner- es muy clara: ninguna colaboración con el Gobierno ni ningún diálogo”. Y agregó: “Si todo se puede incendiar más, mucho mejor para su proceso electoral”.

Macri y Pichetto recibirán hoy a los senadores del interbloque PRO que comanda Luis Naidenoff (Formosa-UCR). En tanto, el martes próximo se juntarán con los socios oficialistas de Diputados que maneja el también radical Mario Negri (Córdoba).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario