6 de noviembre 2008 - 00:00

''A las mujeres se nos discrimina''

A las mujeres se nos discrimina
Como sucedió hace unos años con Recoleta, Las Cañitas, Puerto Madero, San Telmo, o más recientemente con Palermo Hollywood, un grupo de empresarios intenta ahora transformar el barrio de Núñez en un polo gastronómico. Hasta allí llegaron algunos bares y restoranes con las propuestas más diversas. Entre ellos se destaca Red Lounge, un lugar que se especializa en «cocina de autor, pero con elaboración de platos muy sencillos, que se destacan por su buen sabor y mejor presentación», según las palabras de la chef, Amalia Torres. «El plato que más sale es la bondiola a la mostaza con batatas caramelizadas», sentencia la joven, de 25 años, formada en el Instituto Argen-tino de Gastronomía (IAG) y con una vasta trayectoria a pesar de su corta edad.

Periodista: ¿Cree que es posible alcanzar en Núñez el éxito que supieron cosechar aquellos barrios en materia de gastronomía?
Amalia Torres: Seguramente, pero es necesaria la conjunción de dos aspectos fundamentales: tiempo y paciencia. La zona es excelente, no hay dudas.
P.: ¿Cómo empezó a cocinar?
A.T.: Un día decidí llevar a un novio que tuve a cenar a mi casa. Mis padres, al enterarse, me propusieron que cocinara para agasajarlo. Desde ese entonces no paré. Papá y mamá cocinaron siempre, se pasaban horas programando qué hacer el fin de semana. Heredé esa pasión, y ni bien terminé el secundario empecé a trabajar en una empresa de catering, por recomendación de una tía. Recuerdo que lo primero que hice fue pelar y picar cebollas.
P.: ¿Dónde estudió?
A.T.: En el IAG. Pero la idea al principio fue hacer un curso. Cuando descubrí que era mi vocación, abandoné la carrera de psicología para dedicarme de lleno a esto. Me recibí, hice una pasantía en el Museo Renault, y pasé por Hereford de Pilar, Carmela, en Dardo Rocha y Te Mataré Ramírez, hasta que desembarqué en Red Lounge.
P.: ¿Cómo es la vida de una mujer en el ámbito de la gastronomía?
A.T.: Muy dura, siempre cuesta arriba. Personalmente me costó mucho llegar, el hecho de ser mujer te cierra puertas. Es un ambiente machista. Se piensan que porque sos mujer no podés, te subestiman. En muchos lugares, incluso, me propusieron trabajar a cambio de «favores especiales». Muchas mujeres sufren acosos de este tipo. Es un ambiente jodido, pero si uno confía en sus condiciones y tiene claro cuál es el camino correcto no hay problema. Todo se puede lograr en la vida con esfuerzo y dedicación.

Dejá tu comentario