Algo más que una tierra de oportunidades

Secciones Especiales

"The Lucky Land» o la «tierra de las oportunidades» son dos de los nombres con los que se conoce a Australia, un país que hoy festeja nuevamente su día más importante (Australia Day), en el que celebran la llegada de la primera flota de ingleses a su tierra en 1788. Es además un día en el que se intenta buscar «la identidad australiana» con fiestas y celebraciones que tienen lugar en todo el país.
Para el viajante interesado en conocer la tierra que se hizo famosa, entre otras cosas por los canguros o, mejor dicho, los wallabies (cuyo nombre fue adoptado también por el equipo nacional de rugby) y los koalas, debe tener en cuenta que para conocer el país deberá recorrer grandes distancias, una travesía que lo llevará a lugares como Sydney y el norte tropical, sólo dos de las bellezas que encierra este lugar.

Obligada

La ciudad de Sydney es una parada obligada de un hermoso atractivo visual debido a que está construida alrededor de una de las bahías más hermosas del mundo. Su celebración de la llegada del Año Nuevo es una de las más famosas del mundo.
Sydney, además de ser la capital de Nueva Gales del Sur, es la urbe más grande y más antigua de Australia, establecida por los primeros colonos en 1788. Un punto panorámico de esta ciudad es el ubicado en los pilones, el denominado Pylon Lookout, que se encuentra subiendo las arcadas del puente de Sydney. Desde allí, se pueden obtener las más impresionantes vistas del puerto de la capital ubicado a sólo cinco minutos del centro, y allí hay una importante cantidad de tiendas y restoranes sobre el agua en Harbourside o en la orilla opuesta, en Cockle Bay.
Otra de las ventajas de esta ciudad son las paradisíacas playas que reciben las caricias de un mar de agua cristalina. Tanto al Norte como al Sur, las arenas están a muy corta distancia del centro de la ciudad y se puede llegar a ellas en autobús, ferry o taxi. Estas playas son un destino ideal para los amantes del surfing aunque también podrán pasar un buen momento los que deseen bucear, realizar canotaje en kayak, descenso en rapel o, simplemente, realizar caminatas en el monte de los parques nacionales.
Debido a la gran cantidad de turismo que recibe anualmente, Sydney está preparada para las demandas de los más exigentes y, por caso, la gastronomía es un punto a destacar, ya que el turista encontrará casi todas las cocinas y de una calidad muy elevada. Una serie de barrios ofrecen algunos de los mejores restoranes de Sydney: Chinatown, The Rocks, Balmain, Leichhardt, Newtown, Darlinghurst y Kings Cross.

Patrimonio

La zona del norte tropical de Queensland cuenta con unos paisajes privilegiados ya que, en este lugar, se puede practicar el mejor buceo del mundo. ¿Por qué? Porque la Gran Barrera de Arrecifes, incluida en la lista del Patrimonio Mundial por ser la mayor estructura construida por un organismo vivo, es tan diversa como hermosa y muchos visitantes llegan hasta allí para practicar buceo.
No obstante no es lo único que se puede hacer, ya que muchos otros turistas prefieren pasear en el bote de fondo de vidrio o en un semisumergible desde el que se puede observar la gran variedad de especies corales y fauna marina. Tal vez la única perla negra que se le podría señalar a esta región es la cantidad de aguas vivas que hay en la zona entre octubre y mayo.
Otro encanto de esta zona son los bosques húmedos cuya zona más grande está en los Parques Nacionales Daintree y Cape Tribulation, ambos pertenecientes a la lista del Patrimonio Mundial y comienzan en Mossman, una ciudad basada en el molino azucarero y la puerta de acceso a la garganta del río Mossman. Se trata de una zona de arroyos torrentosos transparentes, senderos para caminatas y bosques monumentales.
Para el viajante que desee ir hacia el Oeste se encontrará con la región Gulf Savannah, que ofrece excursiones para explorar las zonas de Mount Surprise, un centro para búsqueda de piedras preciosas, los tubos Undara Lava Tubes -una extraña red de túneles volcánicos- y las aguas termales de Tallaroo.

Dejá tu comentario