Charlas de quincho

Secciones Especiales

Más de 200 días de restricciones, una nueva prórroga ahora hasta casi fin de mes; la 9º movilización pública en distintos puntos del país, todo en coincidencia con la visita formal del FMI (que terminó ayer), y otro feriado (en este caso por el 12 de octubre) que sirvió especialmente para la marcha. En medio, varios cuestiones conmocionantes, con un dólar inestable, y las idas y vueltas por los cambios de fuerzas en el seno del propio Gobierno, lo que también da respiro a una oposición que, de todos modos, no encuentra un rumbo definido, según se escuchó en distintos encuentros virtuales y “presenciales” que se multiplican, a pesar de los casos crecientes de covid-19, lo que obligó a “cerrar” nuevamente varias localidades del país. Veamos:

Conmoción. Más allá de todos los datos políticos y económicos, el ambiente empresario se vio fuertemente conmocionado esta semana por el caso Neuss (femicidio y suicidio) en Martindale, y por el asesinato del empresario agropecuario Augusto Chungui Rohner, en Esquina, Corrientes, un par de días antes. Ambos casos policiales, no dilucidados totalmente aún tendrían, sin embargo, un fuerte componente de desequilibrio emocional, algo que preocupa cada vez más a los hombres de negocios, presionados por la situación internacional, y del país, pandemia mediante. Con connotaciones totalmente distintas, pero también complejas, la desaparición física (por covid) del titular de la UATRE, Ramón Ayala, quién había asumido al frente del gremio tras la desaparición del mítico Gerónimo Venegas, provocó fuertes enfrentamientos en el seno del gremio entre la línea Venegas, y quienes querían cooptar al poderoso sindicato (y su obra social). Finalmente, el chaqueño José Voytenco quedó en la conducción del gremio y terminó recibiendo el respaldo de las delegaciones regionales. Obvio, que inmediatamente se hizo cargo también de la poderosa, Osprera, la obra social de los rurales que había construido Venegas, aunque no se sabe qué pasará con el devaluado Partido Fe, que la conducción de Ayala no supo o pudo manejar, ni a los legisladores que surgieron de esa fuerza, que en años anteriores había actuado muy cercana al PRO.

Pérdidas. “Es más que probable que los ideólogos del Caso Vicentin nunca hayan imaginado que la “pueblada” que se generó en Reconquista y Avellaneda, en el norte de Santa Fe, iba a constituirse en la primera de una serie de movilizaciones públicas que ya suman 9 con la de ayer”, reconocía un funcionario provincial de segunda línea, asombrado por el malestar social generado por la caída económica y las restricciones operativas (además del temor, lógico, que genera la enfermedad). En ese sentido, en la reunión mensual del Estudio Broda se estimó que hasta hoy es mayor la pérdida de trabajo informal, que el formal y que mientras la economía mundial ya “rebotó”, en la Argentina volvió a “amesetarse”, y es el 4º país con mayor caída económica, detrás de Perú, Chile y Filipinas. Entre los aspectos positivos, la fortísima recuperación china con + 55% de crecimiento en el II trimestre, y el hecho de que Brasil, principal cliente de Argentina, ya haya recuperado lo perdido, además de la tonificación de muchos de los precios internacionales de productos que vende la Argentina, descomprimen un tanto el panorama desde lo económico, aunque la mayoría de los hombres de negocios centran los problemas en las cuestiones políticas y la caída de la confianza. Debido a eso, tampoco extraña que el presidente Alberto Fernández intente retomar la iniciativa con algunas acciones con sectores clave como energía y una eventual visita a Vaca Muerta; con el campo con un próximo encuentro con el Consejo Agroindustrial, y algunas medidas “complementarias” que aparentemente estaban comprometidas en el paquete con las retenciones, pero que “quedaron por el camino”.

Desde Brasilia. Estuvo claro desde un comienzo que la misión de Daniel Sicioli a Brasil no iba a ser tema fácil, habida cuenta de la verborragia y los modales de Jair Bolsonaro que, con o sin estrategia detrás, no cuida de choques o insultos incluso a nivel presidencial. La semana pasada el presidente de Brasil dio muestra de eso cuando calificó directamente los gobiernos que se merecían los argentinos de acuerdo a su estrambótica visión. A pesar de eso Scioli logra mostrar desde Brasilia éxitos que solo su particular diplomacia pudo lograr. Un ejemplo de eso son los cientos de miles de insumos de materia prima para las terapias intensivas de utilización directa para la asistencia respiratoria provenientes de Brasil que fueron destrabados por la embajada argentina, donde Scioli se encargó personalmente de negociar la suspensión de la prohibición, ya que las autoridades sanitarias brasileñas habían considerado dichos insumos “críticos” para su lucha contra la pandemia en marzo pasado. Ese material ya empezaba a escasear en sanatorios y hospitales del interior con lo cual, los insumos de Brasil aliviarán la atención de las terapias. Desde el sector empresario farmacéutico expresaron que la gestión de Scioli equivale al menos a dos meses del uso actual de los insumos contra el coronavirus en las terapias del país. También se festejó el incremento de la relación comercial a pesar de los cruces. Desde agosto Brasil en ese mes ambos países tuvieron una corriente comercial de u$s1.423 millones, mientras el comercio con China fue de u$s1.342 millones. En el acumulado enero-agosto de 2020, existió una corriente comercial de u$s9.891 millones, 826 millones por encima de la relación con China, que fue de u$s9.065 millones.

Retenciones. En un Zoom agroindustrial, donde se evaluaban las liquidaciones de las retenciones con el nuevo esquema de recortes transitorios (hasta diciembre), sobre el que muchos tienen pocas expectativas, entre otras cosas, porque difícilmente los productores venden granos cuando el mercado internacional está en suba como ocurrió durante toda la semana pasada por las fuertes compras de China; también se analizaba el esquema oficial que algunos ya califican como el “Estilo Moreno”, en alusión al controvertido exsecretario de Comercio que siempre eligió “negociar” con los sectores más concentrados (pretroleros, hipermercadistas, etc.), en lugar de los atomizados como el de los productores agropecuarios, más trabajoso y de menor poder individual. Pero seguramente al Gobierno tampoco le debe haber pasado desapercibido el encuentro de bajísimo perfil, de la delegación oficial del FMI que terminó ayer, con algunos sectores empresarios clave, como la UIA, o los aceiteros del Ciara, entre otros. Según algunos comentarios, la gente de Kristalina Georgieva quería escuchar “de primera mano”, cual es la situación de las empresas y, “también dijeron que es fundamental crear un clima de negocios en la Argentina, para que pueda haber inversiones privadas”, reconoció una fuente, y mucho más importante aún, habrían adelantado su convicción acerca del rol clave de las exportaciones para cualquier programa de salida de la economía local, lo que les va a granjear la adhesión inmediata del sector del Gabinete que ostenta estas banderas, versus los que creen que la cuestión pasa por el mercado interno. En medio quedó el compromiso de que vuelven en noviembre, que mientras tanto seguirán los trabajos con los funcionarios locales del FMI. Del otro lado, la exportación, en especial la más fuerte, la agroindustrial, cruza los dedos para que llueva y para que los agricultores vendan, el tonelaje que tienen de respaldo, y que permitiría ingresar unos 3.500-4.000 millones de dólares más hasta fin de año.

Sin embajada. Las sacudidas en distintos frentes fueron casi una constante en la última semana, desde la renuncia de Alicia Castro a su eventual embajada en Moscú hasta los coletazos del ya conocido como “El escándalo Raimundi” por el tema Venezuela; sin embargo, el frente internacional no logró enmascarar totalmente algunos conflictos locales entre los cuales los de las tierras no son menores, entre otras cosas, por las contradicciones internas que están dejando al descubierto, tal como ocurre con la nueva postergación que sufrió el desalojo de Guernica que, por un lado, ya tiene 4 barrios internos, se les dan materiales para construir a las familias que quedan, pero por otro lado ahora se confirma que se retirará a la gente que queda en los próximos días. Un caso distinto, y de perfil más bajo, tal vez por lo alejado, es el de Mascardi con las tomas de autodenominados mapuches, que alcanzaron también a terrenos públicos como los del INTA y días atrás, de la Escuela Militar de Montaña, sobre el arroyo Gutiérrez (a pocos kilómetros de los anteriores), lo que generó una delicada situación con el Ejército.

Vamos a terminar con un chiste de conductores.

El pasajero va viajando en un taxi y, antes de hacerle una pregunta al chofer, le da dos golpecitos con los dedos sobre el hombro.

El chofer lanza un grito de terror, pierde el control del automóvil, esquiva milagrosamente a un colectivo que venía en sentido contrario, se sube a la vereda provocando que dos peatones se arrojen a un costado, y se detiene justo frente a la vidriera de una tienda sin llegar a hacerla añicos por unos centímetros.

Mientras recobra el aliento, con el coche detenido, se da vuelta y le dice al pasajero:

-Escúcheme, señor. No vuelva a hacer eso. No se imagina el susto que me dio.

-Me di cuenta -responde el pasajero, también asustado-. Le pido disculpas. Sólo quería hacerle una pregunta y no suponía que tocarle el hombro con los dedos pudiera aterrorizarlo tanto.

-Tiene usted razón -continúa el chofer-, no es culpa suya. Es que hoy es mi primer día como taxista.

-¿Y qué hacía antes?

-Durante 25 años manejé coches fúnebres.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario