Charlas de quincho

Secciones Especiales

Con la irrupción del covid “Oficial” que mantiene aislado a medio gabinete político (por el viaje a Bolivia) y ahora también al económico con el caso positivo en la delegación del FMI que está en la Argentina, la semana que está comenzando ya pinta complicada. Es que en días pasados distintos movimientos sociales volvieron a tomar las calles de Buenos Aires con reclamos variados, mientras los cambios en los ajustes de la clase pasiva, y la presión por nuevos gravámenes y/o actualizaciones de los vigentes mantienen en alerta a los sectores productivos. También hay temor, pero en el Gobierno, por algún rebrote en Guernica, y por los cada vez más inquietos Gobernadores que buscan recursos inexistentes. Casi terminada la zaga Trump-Biden, los temas internos cobraron particular vigor, en especial, tras “la carta” que trascendió anoche, enviada desde el Senado al FMI. Así, solo algunas lluvias en lugares críticos (por seca) y el triunfo de Los Pumas nada menos que sobre los All Black, trajeron alguna alegría durante el fin de semana. Sin duda el meme de oro del período fue el “impuesto al viento” que se planteó en Puerto Madryn para los parques aerógenos de esa localidad, y que es apenas un signo de las tensiones que hay. Veamos:

Contagiados

Tras el efecto benéfico del inesperado fin (oficial) de la cuarentena, devenido ahora en ASPO, la baja que se había lograda en el dólar “blue”; la mejora en muchas de las acciones de empresas argentinas, y hasta la “distracción” por los avatares de las elecciones en los Estados Unidos, la realidad del covid volvió a impactar. Es que a la cadena de contagiados a partir, aparentemente, de la hija de Gustavo Béliz, que hoy tiene al menos a la mitad del Gabinete político “aislado”, se le sumó el caso positivo detectado en la estratégica visita de la delegación del FMI(recibida por una manifestación en contra de parte de los actores), que obligó a sacar del escenario a varios de los funcionarios económicos forzados, además, a mostrar un planteo de ahorro y de eficiencia en los gastos públicos, en la jerga de la calle, “un poco de buena letra” para lograr la aprobación de las huestes de la búlgara Kristalina Georgieva. Así, el ahora super ministro de Economía, Martín Guzmán se vio de golpe adicionalmente complicado por el efecto pandemia sobre sus propias filas. Pero a algunos de sus colaboradores no les va mucho mejor, tal el caso del cada vez más complicado Matías Kulfas, “guardián” de los precios que le desbordan, y ya con faltantes visibles en las góndolas ante la falta de actualización que traían los precios al consumidor. Es que el corset de los precios “cuidados”, o “sugeridos” ya no era resistido por muchas empresas, y la presión de la secretaria de Comercio, Paula Español, tampoco alcanzaba para contener las demandas. Las derivaciones entre los empresarios también cobraron sus víctimas, en especial, una de las peores partes fue para el siempre diplomático Daniel Funes de Rioja, que preside a las alimentarias en Copal (aunque su especialidad es el derecho laboral y fue puesto ahí por la UIA), al que los dueños de las empresas le piden cada vez más “resultados concretos”, y otros amenazan con comenzar a negociar directamente, por fuera de la entidad, tal como ocurre con las lácteas que recientemente cambiaron de presidente, y ahora están a cargo de un empresario cordobés.

Siempre precios

Por supuesto que la “flexibilización” de precios oficial ofrecida a las empresas casi provocó más malhumor aún, en especial a la luz de los resultados que comienzan a verse en los balances anuales que cerrarán el mes que viene. De hecho, hay productos que no recibieron ningún permiso para actualizar los precios que se mantienen desde marzo, en algunos casos, mientras que en lácteos las subas autorizadas alcanzaron a los quesos brie y azul (ex roquefort) que no son justamente los más masivos. En el caso de la yerba sostienen que la situación es crítica y una de las mayores usinas ya comenzó a discontinuar sus entregas. “¡Esta vez hay susto hasta entre las grandes¡”, sostenía alarmado un empresario pyme que reconoció que las empresas alimentarias están perdiendo “por precio y por volumen”, ya que la demanda interna sigue sin reaccionar, mientras que la prórroga de la doble indemnización por despido, los anticipos de Ganancias que no habría este año, y las subas en costos atados al dólar (packaging, etc.) conforman un panorama complicado. En ese contexto, la adquisición de la estadounidense Walmart Argentina por parte del Grupo De Narváez (que vuelve así al rubro del retail justo a los 100 años de que su bisabuelo fundara sus primeras tiendas Te-Ta/Tia en Praga en 1920) sacaron un poco de presión al asunto al evitar la concentración de venta al público de las cadenas más grandes, que imponen gran presión (y exigencias) sobre los proveedores, según se quejan muchas de las empresas abastecedoras. Para colmo, algunas de ellas como las aceiteras (Español estaría detrás de las girasoles por los aumentos internacionales que se están registrando), vuelven a soportar la presión gremial en los puertos del Paraná, que constituye un encarecimiento extra. “No es aceptable que presionen por ingresos desconectados de la realidad nacional”, sostuvo el titular de Ciara-CEC, Gustavo Idígoras, mientras las quejas de sus pares van levantando volumen (y temperatura). “El sueldo total de un recién ingresado ronda los $ 100.000, y esta agroindustria siempre garantizó que no haya pérdida de poder adquisitivo por inflación”, se enojaba el CEO de una multinacional ante una situación de tensión con los sindicatos de final imprevisible, justamente en el sector clave para el ingreso de divisas en el país.

Jefaturas

En algunas reuniones se analiza el comportamiento político que están registrando las provincias, concretamente se habla de las demoras en definir la presidencia del PJ o las reuniones que vía Zoom mantienen 10 gobernadores del norte grande con bastante asiduidad. Y si bien en esos encuentros el epicentro es la “política”, también lo es la cuestión económica, y el “impuesto al viento” de Puerto Madryn es la señal más visible de la falta de recursos (y poca creatividad), que atraviesan la mayoría de las provincias. “Si alguien creía que después del impuesto “al sol” que ideó en algún momento La Rioja también para sus plantas de captación de energía era lo máximo que se podía ver, lo de ahora es al menos equiparable”, sostenía un empresario del área energética preocupado por la inseguridad jurídica que disparan todas estas cuestiones, de cambios impositivos después de que las inversiones están ya concretadas. “A partir de acá habrá que apelar a las leyes-contrato para asegurar la estabilidad de los acuerdos, si es que se pretenden conseguir nuevas inversiones”, reconocía la misma fuente aludiendo al mecanismo que permitiría “protestar” una medida, y en consecuencia litigar, ante cambios en las reglas de juego mediante leyes que derogan otras leyes. Por supuesto que esa es apenas la punta del iceberg, ya que por otro lado, y aunque se les caiga la recaudación con cada aumento, algunos territorios ya anunciaron subas de los impuestos inmobiliarios que disparan sendas protestas. No es lo único, el viernes Corrientes fue prácticamente “sitiada en todos sus pasos con Misiones, Chaco, y Entre Ríos, debido a las “exigencias” covid que impone a quienes tienen como destino la provincia o los que la atraviesan. Además de las al menos 3 horas de demora, y del hisopado “de preso”, la gente del Gobernador radical Gustavo Valdés, no tuvo mejor ocurrencia que aplicar una serie inusitada de exigencias, además de hasta $5.300 que hay que abonar previo al viaje, para un análisis que hacen en el lugar de ingreso al territorio correctivo. De más está decir que la mayoría cree que el asunto poco tiene que ver con la salud y, más vale, tiene fines recaudatorios. De hecho, tampoco pudieron impedir que cantidad creciente de casos de covid se estén multiplicando por la provincia, y las protestas prometen continuar (en especial, de parte de los transportistas). También ocurre lo mismo en San Luis que, aunque flexibilizó las normas, provoca fuertes demoras interprovinciales al punto que para hacer 200 km en su territorio se trata alrededor de 7 horas, tema particularmente grave cuando se transportan perecederos.

Murales

Que mientras todo esto pasa, van sucediendo otras cosas que pasan más desapercibidas hasta que irrumpen, de repente, tal cono ocurrió con la repatriada estatua de más de 2 metros, del expresidente Néstor Kirchner, removida de la sede de la Unasur en Quito, Ecuador, y repatriada a Buenos Aires, ahora depositada en el imponente hall del CCK en plena City porteña, y a apenas un par de cuadras de la Casa de Gobierno. En línea con esto, la sede local de Unión de Naciones Suramericana -la Casa de la Unasur-, en Carlos Pellegrini y Juncal, también está registrando cambios. Es que el mural original que ostentaba con la figura de Kirchner, Chávez, Lula, etc. fue “tapado” con otro geométrico, y particularmente feo también, de colores estridentes, durante el período de la presidencia Macri. Ahora, a menos de 4 años de esa obra, está por aflorar un nuevo mural parece que en perfiles de hierro, como la Evita de la 9 de Julio, que, aún tapado, parece muy pronto a ver la luz.

Vamos a terminar con un chiste alimenticio.

Un hombre está haciendo la fila en la caja del supermercado con dos enormes bolsas de comida para perro en sus brazos. Detrás de él hay una mujer de mediana edad que le pregunta:

-Dígame, señor, ¿es para perro esa comida?

El hombre no lo puede creer. Ambas bolsas no sólo aclaran, con gran tipografía, que se trata de galletas para perro, sino que también llevan imágenes de perros.

-No, señora, es comida para mí -responde algo molesto el hombre-. Para una dieta que estoy haciendo.

-Oh...

-Son excelentes galletas para adelgazar, yo bajé como 25 kilos. Sólo hay que llevarlas en el bolsillo y comer una o dos cuando se siente hambre. El problema es que, la última vez que hice esta dieta, terminé internado en el hospital, lleno de tubos.

-¡Ay! ¡Pero entonces son malas para la salud! No debería insistir.

-Al contrario, son muy sanas. Ocurre que después de orinar contra un árbol me puse a lamerme los testículos en la calle y me atropelló un auto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario