Charlas de quincho

Secciones Especiales

Más que vertiginoso fue el ritmo de la última semana y, obviamente, el terreno político con las internas entre partidos, y dentro de ellos (los que apelaron a las PASO para que la gente dirima las listas), se llevaron el máximo de la atención pública, aparentemente bucólica al principio, pero que terminó adhiriendo en casi 70% sobre el final del comicio.

Tal maratón hizo pasar casi inadvertido el nuevo aniversario del atentado contra las Torres Gemelas en Wall Street; la independencia del ahora convulsionado vecino, Brasil, y hasta elemental acuerdo de bilateral de Uruguay con China, que podrá sacudir al ya jaqueado Mercosur. Estos, entre otros varios temas, dominaron todos los Quinchos y reuniones de los últimos días, aunque “la polla” de ganadores y perdedores de las lecciones constituyeron el desaguó de casi todas las mesas. Hasta los famosos carpinchos de Nordelta quedaron postergados por la política también autóctona como ellos. Veamos:

Romance

Como si hubiera pasado un tsunami, era la sensación que le había quedado a muchos la noche del domingo y ayer, tras digerir parcialmente los resultados, sorpresivos en algunos casos, y cantados en otros, pero que obligarán a un profundo replanteo tanto del oficialismo, como de la oposición, a partir de esta misma semana, con miras a las elecciones de mediados de noviembre. Así consideraba un grupo de hombre de negocios y financistas, en una mesa del club house del Highland Park, tras un partido de golf ayer mismo. Es que muchos seguían sin terminar de evaluar totalmente los resultados, ni la profundidad del alcance de los mismos.

“Lo que sí es seguro es que el oficialismo se va a lanzar a tratar de achicar las diferencias, y hasta intentará revertir los resultados, como casi alcanzó a hacer Macri en el 19 tras el tropezón de las PASO; y la oposición hará los imposible para mantener y hasta acrecentar las distancias obtenidas”, comentaba uno de ellos, recordando lo ocurrido hace justamente 2 años atrás cuando Macri perdió las PASO. “Sí, pero entre otras diferencias, no creo que este Gobierno tarde más de 3 días en digerir la derrota como pasó entonces, y además, ahora los mercados tuvieron un comportamiento totalmente opuesto, lo que puede permitir, tal vez, alguna distinción relativa, con mejores precios en el exterior para nuestros bonos, además de la caída del riesgo-país.

Brasil en la mira

No muy lejos de allí, otro pequeño grupo de exembajadores recordaba los 20 años del 11-S, y las consecuencias del feroz atentado que cambió las normas de seguridad mundiales. Obvio que los diplomáticos tampoco pasaron por alto la situación interna de Brasil, cuyo aniversario de la independencia fue la semana pasada y, si bien el casi enfrentamiento del presidente Jair Bolsonaro con la Justicia parece haber entrado en un plano un poco menos tirante, todavía falta mucho para que este dicha la última palabra, mientras el expresidente Lula Da Silva, sigue tejiendo negociaciones con miras a la próxima presidencial. Y menos aún se olvidaron de la eventual negociación de Uruguay con China, que mereció alguna calificación del parte del ministro de Producción, Matías Kulfas, quién consideró “ridículo pelearse adelantado con Uruguay (por negociar con China por fuera del Mercosur ). Esa bilateral no será nada fácil tampoco”, agregó el funcionario, Lo que los golfistas no pudieron actualizar fue la data sobre las consecuencias del frustrado -y escandaloso- partido de la selección argentina con la brasileña en San Pablo, luego opacado en parte por el 3 a 0 del equipo de Leo Messi contra Bolivia en Núñez, todo lo cual quedó finalmente bajo 7 capas de política eleccionaria hasta nuevo aviso.

Paso feroz para todos

“Esta vez el internismo fue feroz, y habrá que ver cuál es la actitud que adoptan los “heridos” para los comicios de noviembre”, reconocía un exgobernador peronista, ayer en un barcito de Puerto Madero, aunque la misma consideración vale para la oposición que dejó un tendal de tropa propia por el camino, incluyendo a las principales cabezas. Es que la jugada de Macri respaldando al radical Mario Negri en Córdoba, que finalmente perdió frente a Luis Juez, bendecido por Patricia Bullrich, tuvo cierto sabor a venganza para la exministro de Seguridad, pero dejó mal parado el expresidente (y a sus pretensiones de hacer pié en la provincia mediterránea).

A su vez, si bien Horacio Rodríguez Larreta logró imponer a dos cabeza de lista bastante controvertidos, como Diego Santilli en la Provincia de Buenos Aires, y a María Eugenia Vidal en la Capital Federal, el desgaste fue inmenso, ya que se cargó la campaña en ambos distritos para sacarlos adelante (lo que también fue muy criticado). Por supuesto que Macri, a pesar de las señales y los resultados, no parece resignarse todavía, y algunos testigos dicen haber asistido a alguna “diferencia de palabras” en el VIP previo al acto de Costa Salguero donde, finalmente, se encaramó al palco, pero no habló, mientras Rodríguez Larreta, Santilli, López Murphy, y Patricia (como presidenta del PRO) festejaban el resultado de la interna, y también de la elección, incluso en algunos distritos habitualmente hostiles.

Expectativas

El sector privado no tiene demasiadas expectativas de correcciones a corto plazo, al menos, hasta que no se calme la conmoción política, especialmente en el Gobierno que, desde algunos sectores del propio oficialismo, está pidiendo cambios en el Gabinete. Esto, y la estrategia política para revertir los resultados de las PASO, seguramente absorberán hasta noviembre, los mayores esfuerzos oficiales, incluyendo, los más de 800.000 votos de los partidos que no llegaron al 1,5% que deberán redirigirse a otras fuerzas (dicen que entre el 60% y el 70% son de derecha), sumados a los 700.000 argentinos que están en el extranjero, muchos de los cuales van a votar en esta oportunidad, cifra más que atractiva para cualquiera de las fuerzas y que intentarán captar, por lo que seguramente seguirá siendo poco el tiempo disponible para solucionar problemas en las próximas semanas.

Dejá tu comentario