Venta de relojes para taxis: un negocio que demanda poco capital

Secciones Especiales

ESCRIBE NORMA DE LEVY

La necesidad que tenían los dueños de taxis de controlar la recaudación diaria cuando el vehículo era trabajado por un empleado, sumada al afán de brindar un servicio más transparente al pasajero, fomentó hace unos años la introducción de lo que se conoce como sistemas de gestión de flota, generando un negocio en torno de la seguridad y control de los taxímetros.

Al comienzo, la principal función de los equipos era indicar el costo de cada tramo del viaje en un display, pero de a poco fueron incorporando nuevas funciones tales como la emisión de un listado con la liquidación diaria o el monitoreo del desempeño del chofer.

Tanto la venta de relojes taxímetros como de tacógrafos está dirigida a un mercado que, paradójicamente, la crisis económica ayudó a crecer.

Esto se debe a que, luego de perder sus empleos, una gran cantidad de asalariados invirtió sus ahorros o indemnizaciones en la compra de un taxi o un remis con el objetivo de trabajarlo en forma autónoma o bien para entregarlo en concesión.

Esa coyuntura generó un significativo crecimiento en el parque automor de taxis y remises que derivó en una importante demanda en todo el país de tarifadores, cuya comercialización requiere una modesta inversión de $ 1.200 para acceder a un stock de cinco relojes taxímetros, que sumados a los $ 1.500 necesarios para adquirir otro elemento de control interesante a nivel comercial como es el tacógrafo, redondean un suma de $ 2.700, con la cual se puede comenzar el negocio.

El escaso capital inicial que requiere este emprendimiento se suma al hecho de que no es imprescindible montar un local a la calle, algo que el comerciante podría concretar una vez que las ventas comenzaran a crecer.

En efecto, las dimensiones de los aparatos son bastante reducidas -14 centímetros de ancho por 8,5 de alto y 6 de profundidad-, pesan entre 370 y 480 gramos con la impresora y el papel incorporados, y por lo tanto, el espacio necesario para alojarlos es claramente pequeño.

La clave estaría, entonces, en la habilidad que demuestre el empresario para difundir las bondades del producto entre los taxistas y remiseros con el objeto de transformarse en un referente válido cuando alguno de ellos esté tratando de localizar un distribuidor de tarifadores o tacógrafos.

En una segunda etapa, y una vez que haya conseguido establecerse en el mercado, las condiciones ya estarán dadas para instalar un local de venta al público de un producto que se comercializa a un precio que oscila entre $ 380 y $ 475 de acuerdo con el modelo y la marca del reloj y a $ 500 para un tacógrafo, con un margen de ganancia nada desdeñable superior a 50 por ciento.

ArtIculo complementario

El tarifador es un producto ideal para ser comercializado de manera complementaria por «gente que tenga un taller de encendido o electricidad del automóvil», afirma Javier Mársico, director de la empresa que introdujo el dispositivo en la Argentina hace 25 años y que, además de haber vendido 80% de los equipos que funcionan en el mercado interno, también los exporta a países como Costa Rica y Colombia.

«Salvo en las provincias que están suficientemente dotadas de tarifadores como Salta, Jujuy, Tierra del Fuego, la ciudad de Bariloche y la Capital Federal, en todo el resto del país hay un gran mercado para colocar el producto como, por ejemplo, en los casos de Misiones o Santiago del Estero», asegura.

«A diferencia del taxi, para el remise no hay una legislación que estipule una forma de tarifación en lugar de otra. El cliente sube a un taxi de Mar del Plata o Rosario y la municipalidad establece una tarifa particular. En cambio, no existe una tarifa reglamentada para la circulación de remises, y entonces se trabaja con un procedimiento alternativo», explica el fabricante de tarifadores Luis Lebedevski.

En rigor, este sistema calcula principalmente dos variables que se combinan para determinar el costo final de cada viaje: el tiempo transcurrido durante cada viaje y la distancia recorrida por el vehículo.

«En el caso del taxi, la caída de una ficha se puede hacer por tiempo o por distancia. Pero a veces, ambos factores se complementan. En la Capital Federal, por ejemplo, cuando el vehículo está en movimiento, la ficha cae cada 200 metros, y cuando está detenido, cada 60 segundos. Y a su vez, las dos interactúan. Cuando el taxi arranca y se desplaza cien metros hasta detenerse por un semáforo, la media ficha transcurrida se acumula y la otra mitad de la ficha cae por tiempo», explica el empresario.

En cambio, el tarifador del remis funciona de manera completamente distinta: trabaja en forma excluyente por distancia o por tiempo.

Generalmente lo hace por distancia y, a diferencia del taxi, la espera se factura de manera independiente.

Aquí es donde aparece una gama de posibilidades muy grande. Mientras que algunos propietarios de remises solicitan la habilitación manual del artefacto para tener la posibilidad de hacer correr el reloj cada vez que lo precisen ante la inminencia de una espera, otros piden que el tarifador esté programado con un tiempo de gracia no acumulativo.

Esta característica hace que el contador del reloj vuelva a cero si el vehículo arranca antes de que transcurran cinco minutos consecutivos.

Sin embargo, «a menos que el chofer sepa que va a estar detenido en algún tramo del viaje durante mucho tiempo, no se utiliza el recurso de la espera. Y este factor hace que para recorrer la ciudad, en muchas ocasiones el remis sea más barato que el taxi», asegura Lebedevski.

CaracterIsticas

A medida que fue transcurriendo el tiempo desde que los tarifadores se fueron haciendo masivos, sus funciones, que en un primer momento se limitaban a indicar en el display el importe del viaje que debía abonar el pasajero, se extendieron a muchas otras vinculadas a la contabilidad del vehículo y la información de su movimiento minuto a minuto.

Para brindar estas prestaciones, los tarifadores modernos cuentan con algunas características salientes tales como:

•El tamaño compacto similar al de la bandera roja de libre sin partes colgantes.
•Un uso muy simple limitado a sólo tres teclas.
•La bandera incorporada.
•Impresora térmica incorporada.
•Display de gran luminosidad.
•Llave electrónica de protección de tickets.
•La posibilidad de conectarlo a una PC.
•Indicación audible de:
- excesos de velocidad
- comandos por teclado
- reconocimiento de llave electrónica.

•10 tarifas horarias: 5 automáticas y 5 manuales con metraje y tiempo diferido, donde la tarifa que se va a utilizar se elige manualmente mediante una tecla frontal.
•Sensor de pasajero para evitar fraudes.
•Liquidación de porcentajes.
•Tickets de fácil lectura y comprensión indicando la recaudación realizada hasta ese instante del día así como también información acerca de:

- la recaudación del día
- dos porcentajes de la recaudación diaria
- los kilómetros recorridos con el taxi ocupado
- los kilómetros recorridos con el taxi libre
- cantidad de viajes
- recaudación totalizada
- gráfico que refleja la cantidad de viajes realizados a cada hora con su correspondiente recaudación.

«Por una necesidad del mercado se ha hecho necesario que el dueño del taxi tenga la posibilidad de controlar a su chofer para saber qué hizo durante las doce horas que le entregó el coche: cuándo se detuvo, a qué velocidad se desplazó, etc. Entonces, al taxímetro se le fueron incorporando funciones adicionales más allá de las específicas que estipula la Ley 19.511 de lealtad comercial, para brindarle otras prestaciones al dueño del vehículo», explica Lebedevski.

Una de ellas consiste en la posibilidad de conectar el tarifador a una PC, «mediante un puerto serie que tiene el taxímetro para que de esa manera se pueda leer el contenido de su memoria. Pero a grandes rasgos, cuando el taxi está con pasajeros, se controlan la velocidad máxima recorrida y el tiempo que estuvo detenido.

Y cuando el pasajero desciende, se continúa monitoreando la velocidad que desarrolló el taxi cuando estuvo libre, los kilómetros recorridos entre cada pasajero y el tiempo ocioso mientras estuvo detenido para que el dueño tenga información acerca de qué recorrido hizo el taxista en las dos horas que duró el intervalo transcurrido entre dos viajes con pasajeros y si incluso no mantuvo el auto detenido más tiempo que el indicado».

Listados

Entre los listados que emite el tarifador, hay uno, por ejemplo, que hace el cálculo global de la recaudación de los últimos 31 días, muy útil para llevar su contabilidad del vehículo.

Al finalizar cada turno también imprime un parcial donde precisa la cantidad de kilómetros libres y ocupados que existieron durante ese lapso, junto a un detalle del dinero recaudado y el porcentaje que le corresponde al chofer.

Y mediante un tercer ticket se puede conocer la recaudación mensual de los últimos doce meses.

A su vez, el tarifador emite otro listado que le brinda una valiosa información al dueño del vehículo sobre los últimos 180 o 350 viajes de acuerdo con la marca donde se detalla, permitiendo la programación del porcentaje de comisiones y la lectura de tarjetas de crédito:

•Hora de inicio y finalización de cada viaje.
•Identificación del chofer.
•El tiempo que el taxi estuvo detenido antes de iniciar el viaje y los kilómetros recorridos.
•El tiempo que el taxi estuvo detenido antes de iniciar el viaje y la velocidad máxima de circulación.
•Kilómetros recorridos durante el viaje.
•Velocidad máxima de circulación.
•Importe total.
•Fecha y hora de desconexión y de reconexión del taxímetro para evitar fraudes.
•Recaudación mensual detallando cuánto fue el total de cada día.
•Recaudación mes por mes del último año.
•Cantidad de kilómetros que el taxi o remis recorrió ocupado por pasajeros y libre, así como también la cantidad de fichas registradas y la recaudación acumulada desde que se instaló el taxímetro.

Toda la gama de listados que reúne esta información se desglosa en:

•Parcialito: es un ticket que exhibe la fecha, la hora y el dinero que lleva recaudado el chofer desde la última puesta a cero hasta ese momento.
•Parciales: entrega la información parcializada desde el ticket anteriormente emitido hasta el actual.

Es decir, en cada ticket aparece la fecha y la hora anterior y la fecha y la hora actual. Durante ese intervalo se puede ver la siguiente información:

- fecha y hora anterior y actual de los tickets parciales

- número correlativo del ticket, kilómetros libres, kilómetros ocupados, cantidad de viajes, tiempo detenido y cantidad de desconexiones, la recaudación total y un gráfico de viajes por hora que abarca las últimas 24 horas.

•350 viajes: es un listado de los últimos 350 viajes realizados y de cada viaje de la siguiente información que ocupa cuatro líneas de escritura por cada viaje: en la primera línea figura la hora de inicio y de culminación del viaje junto al número de chofer. En la segunda, el tiempo detenido, los kilómetros recorridos en y la velocidad máxima en libre. La tercera indica el tiempo de espera cuando el taxi estuvo libre y ocupado, así como la velocidad que desarrolló el vehículo durante ese tramo. Mientras que la última detalla el número de tarifa en que se hubo realizado el viaje, indicando si éste se inició por sensor del pasajero e importe -la información de cada uno se encuentra separada por una línea punteada.

•Desconexiones: en este ticket se indican las últimas 20 desconexiones realizadas al taxímetro con fecha y hora.
•Mensual: ofrece un resumen de los últimos 30 días facturados por el taxímetro, brindando por cada día la fecha y hora de conexión.
•Anual: es una síntesis de la recaudación de los últimos 12 meses por el taxímetro, detallada individualmente mes a mes.
•Totales: es un ticket que entrega la información totalizada desde la instalación del taxímetro, donde se pueden observar los kilómetros libres y los ocupados, la cantidad de viajes y fichas y la recaudación total.
•Llaves electrónicas: el taxímetro tiene la posibilidad de controlar hasta cuatro choferes distintos mediante una llave electrónica para cada uno de ellos, identificando a cada conductor. También se le puede asignar a una, alguna o todas las llaves la posibilidad de emitir o no los tickets de controles, que se pueden configurar mediante la PC por el instalador.

El taxímetro es fabricado en dos versiones. Las diferencias entre uno y otro residen en la posibilidad de que la versión más sofisticada esté dotada con funciones adicionales tales como:

•La conexión del reloj a una PC.
•La posibilidad de ser activado con llaves electrónicas.
•Contar con gabinetes a color.
•Arrojar un listado mensual y anual sobre la recaudación.
•La opción de ensamblar la impresora.

CapacitaciOn

«La posibilidad de que aparezcan fallas es mínima y una persona con pocos conocimientos puede reparar estos equipos con mucha facilidad», asegura Lebedevski. Incluso, el distribuidor puede enviarlo directamente a la fábrica para que sea repuesto. De todas formas, para que sepan cómo instalarlos se les brinda un curso de un día de duración donde se les entrega una carpeta con los planos eléctricos y topográficos y se indican cómo van ubicados los componentes y una lista de fallas típicas con sus correspondientes soluciones.

Para instalar un tarifador, «no hace falta más que conectar el dispositivo a 12 voltios como cualquier equipo electrónico, adosarle un sensor en la tripa e intercalar un sensor que tiene dos terminales y que se acoplan mecánicamente, del cual sale un cable envainado que lleva los pulsos al taxímetro. Entonces, cuando se desplaza, la tripa gira, el sensor capta ese movimiento y de esa manera lo va registrando», explica Lebedevski.

TacOgrafos

Además de los tarifadores para taxis y remises, un dispositivo de control que está obteniendo mucha demanda en la actualidad es el tacógrafo ($ 490), un elemento que debe disponer obligatoriamente todo transporte de pasajeros que lleve más de cinco personas, donde quedan registrados durante un mínimo de 7 días la distancia recorrida y la velocidad de los camiones, micros, combis, camionetas y locomotoras, y que determina límites de 90 kilómetros por hora a los vehículos que transporten pasajeros y de 80 a los de carga peligrosa, proporcionando información exacta sobre:

•Excesos de velocidad que superen el máximo establecido.
•La velocidad máxima alcanzada.
•Frenadas bruscas.
•Registro del tiempo que el vehículo estuvo en marcha, detenido y conducido por el chofer.
•Promedio de la velocidad en marcha.
•Identificación de los choferes.
•Consumo exacto de combustible.

El tacógrafo es un instrumento de control muy solicitado por las empresas de transporte porque reduce significativamente su costo operativo en tanto que la información que brinda ayuda a reducir los accidentes viales, permite un ahorro en el desgaste de los neumáticos y en el consumo de combustible, un incremento en la vida útil del motor y elimina los tiempos de espera.

© Copyright SU DINERO Personal, 2001

Dejá tu comentario