Senado: oficialismo presentó proyecto de canasta alimentaria para 1,7 M de personas

Edición Impresa

En junio, el valor de lo que propone Juliana di Tullio fue de $15.057, según el INDEC. Abarcaría al grupo de adultos que, además de no tener trabajo registrado, no perciben ninguna prestación, jubilación, ni plan social y no cuentan con ningún bien. Diputados reactiva debate de nueva moratoria previsional.

La senadora cristinista y titular de la comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara alta, Juliana di Tullio (Buenos Aires), formalizó en las últimas horas el proyecto que se aleja del salario universal que piden los piqueteros papales -liderados por Juan Grabois- e impulsa una “ayuda” equivalente a la canasta básica alimentaria para 1,7 millones de personas.

Según informó el interbloque del Frente de Todos, que comanda el formoseño José Mayans -también firmó el texto en cuestión-, la ley de “Refuerzo de Ingresos” apunta a reducir la indigencia “garantizando el acceso a una adecuada alimentación de las personas que se encuentren en situación de extrema vulnerabilidad”.

En medio del -lógico- recorte en el gasto que prepara el flamante ministro de Economía, Sergio Massa, el kirchnerismo senatorial explicó que la iniciativa tendrá un costo fiscal del 0,09% PBI para lo que resta del año, y de 0,44% durante 2023, con beneficiarios que tendrán que realizar controles de salud acreditados anualmente de acuerdo “a su género y edad”, a modo de contraprestación.

Podrán inscribirse al régimen que propone el cristinismo las mujeres de entre 25 y 59 años, y varones de entre 25 y 64 años. De esta manera, el oficialismo intenta cubrir a la franja etaria que no está alcanzada por otros programas sociales, bajo la premisa de que las personas que quedan por fuera de ese rango pueden acceder a AUH y Progresar, o ya han cumplido la edad jubilatoria y por lo tanto se presume que tienen cubierta la canasta básica alimentaria. En resumen, estarán incluidos quienes, además de no tener trabajo registrado, no perciban ninguna prestación, jubilación, ni plan social y no cuenten con ningún bien.

El beneficio será de carácter temporal y se otorgará por un año, con la posibilidad de renovación en cuanto se pueda verificar que las condiciones de vida de la persona se mantienen bajo similares parámetros. Además, la ley promueve la incorporación al trabajo formal a través de la articulación con empresas y sectores de la actividad económica, algo que no pudieron realizar ni macrismo ni kirchnerismo en los últimos años.

De acuerdo a las cifras de junio del INDEC, la canasta básica alimentaria fue de $15.057. El proyecto deja claro que la asignación será equivalente al valor de dicha canasta y que se actualizará de manera trimestral.

El proyecto de Di Tullio presenta un problema y una hipotética solución para el Gobierno. Por un lado, suma presión sobre un gasto dinamitado que busca reacomodar y achicar Massa; por el otro, intenta descomprimir la relación con los piqueteros que demandan un salario básico universal, el summum de los planes.

Guiño a Massa

Horas antes de la presentación del proyecto de Di Tullio, el Senado agendó para la tarde de hoy el tratamiento en comisión de la promoción de inversiones en la industria automotriz-autopartista y su cadena de valor, que ya aprobó Diputados semanas atrás. La iniciativa va el línea con el pedido de Massa al Congreso para acelerar leyes productivas, y se agrega al blanqueo destinado a la construcción que empujó el tigrense con Cristian Ritondo (PRO) en la Cámara baja, que podría ser sancionado pasado mañana por la Cámara alta.

Moratoria en Diputados

Un plenario de comisiones reactivará mañana la discusión de la ley cristinista para que, entre el corriente año y el próximo, se puedan jubilar alrededor de 800.000 personas. El texto también da luz verde a un permiso para que cerca de 850.000 trabajadores en actividad puedan adelantar cuotas y lleguen, al momento de retirarse, sin deudas previsionales.

La iniciativa fue defendida -a fines de junio último- en el recinto del Senado por di Tullio, que apuró de manera exprés este tema. Durante la sesión, la legisladora criticó la insistencia opositora “en cuanto a preguntarle al ministro de Economía –era Martín Guzmán- por el costo fiscal”. En esa línea, aseguró que el mismo será “de 0,02% este año y 0,3% el próximo”, y disparó: “Es insignificante, pero para endeudarse en 50.000 palos -en referencia a millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional- no pidieron ninguna aparición en este Congreso”.

Desde Juntos por el Cambio, el chaqueño Víctor Zimmermann (UCR) apuntó a la falta de tratamiento en la comisión de Presupuesto para “tener un informe o un costo del impacto”, que cree será “importante”, e incluso recordó que “con el FMI se comprometieron a hacer un estudio del tema previsional”.

Por otra parte, Zimmermann expresó que quienes no tienen los aportes al día “no están descubiertos, ya que acceden a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), que es el 80% de la mínima”, y remató: “No tenemos todas las herramientas para evaluar un proyecto de estas características”

Postergado

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, no asistirá a dar un informe de gestión a Diputados el 31 de agosto. Lo hará el 14 de septiembre próximo, “en virtud de las modificaciones a la ley de Ministerios y el gran volumen de preguntas realizadas”.

Dejá tu comentario