Sudáfrica se siente "castigada" por haber detectado variante Ómicron del Covid-19

"Estas prohibiciones de viaje castigan a Sudáfrica por su capacidad avanzada en secuenciación de genomas y en detectar más rápidamente las nuevas variantes. La excelencia científica debería ser aplaudida y no castigada", dijo el gobierno en un comunicado.

El gobierno sudafricano lamentó el cierre de fronteras a sus ciudadanos y viajeros y consideró que el hecho de haber descubierto la nueva variante ómicron del coronavirus gracias a la calidad de sus científicos está "castigando" al país.

"Estas prohibiciones de viaje castigan a Sudáfrica por su capacidad avanzada en secuenciación de genomas y en detectar más rápidamente las nuevas variantes. La excelencia científica debería ser aplaudida y no castigada", dijo el gobierno en un comunicado.

Estados Unidos, Brasil y países de todas las regiones del mundo anunciaron el viernes el cierre de sus fronteras a viajeros provenientes del sur de Africa, tras la detección de una nueva variante de Covid-19 potencialmente muy contagiosa llamada ómicron.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la cepa B.1.1.529 del coronavirus, que denominó ómicron, es una variante "preocupante" al igual que la actualmente dominante delta y las detectadas anterioremente alfa, beta y gama.

La nueva mutación, notificada por primera vez por Sudáfrica el 24 de noviembre, ya se identificó en Europa, con un caso confirmado el viernes en Bélgica, tras ser reportada en Sudáfrica, Botsuana, Hong Kong e Israel.

El presidente estadounidense, Joe Biden, afirmó que la nueva variante debe alentar al resto del mundo a donar más vacunas a las naciones más pobres, señalando que Estados Unidos "ya ha donado más vacunas a otros países que todos los demás países juntos" y "es hora" de igualar su "generosidad".

Biden también pidió a los países que renuncien a las protecciones de propiedad intelectual para permitir la fabricación de vacunas en todo el mundo. Bélgica anunció el viernes el primer caso conocido públicamente de ómicron en Europa: una persona no vacunada que regresó el 11 de noviembre de Egipto a través de Turquía.

La OMS dijo que podría llevar varias semanas determinar si la nueva variante supone cambios en la transmisibilidad o gravedad del Covid-19, así como en la eficacia de las vacunas, las pruebas y los tratamientos del covid-19, y advirtió contra la imposición de restricciones de viajes mientras la evidencia científica sea escasa.

Pero muchos países ya anunciaron el cierre de fronteras, en general para viajeros que lleguen de Sudáfrica, Botsuana, Zimbabue, Namibia, Lesoto, Esuatini (o Suazilandia), Mozambique y Malaui.

En las Américas, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y Guatemala fueron los últimos en restrigir viajes desde allí.

La Unión Europea (UE) también recomendó a las 27 naciones del bloque impedir los ingresos de personas del sur de África, más allá de que muchos miembros, como Austria, República Checa, Alemania, Italia y Holanda, ya habían anunciado suspensiones de vuelos.

El primer país en blindarse fue Reino Unido, y otros le siguieron los pasos, incluyendo Rusia, Suiza, Arabia Saudita y Chipre. Además, Filipinas, Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Marruecos anunciaron prohibiciones.

Japón dijo que requerirá un período de cuarentena de 10 días para los viajeros del sur de Africa. Y Australia señaló el sábado la prohibición de vuelos desde nueve países africanos y el veto de pasajeros no australianos que hayan estado recientemente en esa zona.

Sudáfrica calificó de "draconianas" las prohibiciones. "Ese tipo de reacción es instintiva y de pánico", declaró el ministro de Salud, Joe Phaahla. Es un duro golpe para el país dado que las medidas restrictivas llegan justo antes del verano austral, cuando los safaris y las playas suelen atraer a un buen número de visitantes.

Dejá tu comentario