Ucrania repite los ataques en territorio de Rusia y revela una seria vulnerabilidad del invasor

Edición Impresa

Ayer realizó el tercer bombardeo con drones en dos días. Apuntan contra aviones implicados en la guerra y depósitos de combustibles. La au- daz estrategia le abre un frente inesperado a Vladímir Putin.

Kiev - Un tercer aeródromo ruso ardió ayer como consecuencia de un ataque con drones, un día después de que Ucrania demostrara una aparente nueva capacidad para penetrar cientos de kilómetros en espacio aéreo enemigo con ataques a dos bases aéreas rusas.

Las autoridades de la ciudad rusa de Kursk, situada más cerca de la frontera binacional, difundieron imágenes de humo negro sobre un aeródromo en la madrugada de ayer tras el último ataque.

El gobernador dijo que había ardido un tanque de almacenamiento de combustible, pero que no había víctimas.

Esto se produjo un día después de que Rusia confirmara que había sido atacada por lo que dijo eran drones de la era soviética -en la base aérea de Engels, sede de la flota rusa de bombarderos estratégicos gigantes, y en Ryazan, a solo unas horas en auto de Moscú-. Kiev no reivindicó directamente los ataques, pero los celebró.

Análisis

“Si Rusia evalúa que los incidentes fueron ataques deliberados, probablemente los considerará como algunas de las fallas de protección de fuerzas estratégicamente más significativos desde su invasión a Ucrania”, dijo ayer el Ministerio de Defensa británico.

“La cadena de mando rusa probablemente tratará de identificar e imponer sanciones severas a los oficiales considerados responsables de haber permitido el incidente”.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que tres miembros del servicio murieron en el ataque en Ryazan. Aunque los ataques afectaron a objetivos militares, el régimen de Vladímir Putin los calificó de “terroristas” y dijo que el objetivo era inutilizar sus aviones de largo alcance.

Versiones

El diario The New York Times, citando a un funcionario ucraniano de alto rango, afirmó que los drones implicados en los ataques del lunes fueron lanzados desde territorio ucraniano y que al menos uno de los gol-

pes se realizó con la ayuda de fuerzas especiales cercanas a la base.

Ucrania nunca reconoce la autoría de ataques dentro de Rusia. Al ser consultado por los ataques, el ministro de Defensa ucraniano, Oleksi Reznikov, repitió un viejo chiste según el cual las explosiones en las bases rusas eran causadas por fumadores descuidados.

“Muy a menudo los rusos fuman en lugares donde está prohibido hacerlo”, dijo.

El asesor presidencial ucraniano Oleksi Arestovich fue más allá, señalando que Engels era la única base que tiene Rusia totalmente equipada para los bombarderos gigantes que Moscú ha utilizado en ataques contra Ucrania.

“Intentarán dispersar los aviones estratégicos a los aeródromos, pero todo esto complica la operación contra Ucrania. Ayer, gracias a que fumaron sin éxito, logramos un resultado muy grande”, dijo. Rusia respondió a los ataques del lunes con lo que denominó una ofensiva masiva “contra el sistema de control militar de Ucrania”. Los ataques con misiles en toda Ucrania destruyeron viviendas y dejaron sin electricidad a millones de ucranianos, pero el impacto pareció menos grave que el de los bombardeos del mes pasado, que sumieron a millones de ucranianos en la oscuridad y el frío preinvernal.

Dejá tu comentario