Por la pandemia, Zara acelera venta digital en el país

La firma de indumentaria Zara le puso fecha al lanzamiento de su e-commerce en Argentina: el próximo 20 de mayo. La empresa de capitales españoles que tiene todas sus tiendas en el país cerradas desde marzo pasado por la cuarentena obligatoria, ya tenía previsto desembarcar en el comercio electrónico local desde comienzos de año, pero pandemia mediante, estos planes se aceleraron. Según anunció a través de su aplicación para celulares, en pocas semanas su catálogo estará disponible para compras online y aún resta saber cómo será el modo de envío.

Actualmente, la empresa española tiene más de 7.500 tiendas físicas en todo el mundo y presencia en 200 mercados a través de su plataforma de ventas online. En la Argentina cuenta con 11 locales y emplea en forma directa a más de 800 personas.

Desde hace al menos dos años Zara comenzó a implementar gradualmente un plan para crecer a través del canal online. Este proyecto hoy se convirtió en la tabla de salvación de la firma e incluso la ubica en mejor posición respecto a algunas de sus competidoras, como por ejemplo la británica Primark que no tiene venta online y con todas sus tiendas cerradas tiene cero ingresos.

En tanto, en Argentina, todavía con la cuarentena obligatoria instalada, por el momento no está en carpeta la reapertura de locales de indumentaria y mucho menos los shopping. Ante este escenario el comercio online se volvió vital para el sector y por eso Zara no dudó en anticipar el lanzamiento para no seguir perdiendo ingresos.

Mientras tanto, en Europa, la empresa está llevando adelante un estricto plan para reabrir algunas de sus tiendas, en España, implementó un protocolo mediante el cual, solo levantarán sus persianas aquellos locales que tengan menos de 400 metros cuadrados y todos los clientes antes de concurrir deben hacer una cita previa y su compra no puede durar más de 30 minutos.

Otra cuestión clave que hoy ostenta Zara, o más bien Inditex la sociedad que maneja a la firma de indumentaria, es su fuerte espalda financiera y su escasa deuda financiera. La empresa española maneja sus finanzas de manera conservadora: no toma deuda para concretar grandes proyectos de inversión y apalanca su negocio de su performance comercial.

En España no recurrió a la ayuda estatal para pagar el salario de sus más de 48.000 empleados e incluso su dueño, Amancio Ortega, concretó diversas donaciones para el sistema sanitario de aquel país. Todas estas acciones se traducen además en confianza por parte de los accionistas del sistema financiero.

Si bien su acción se derrumbó a partir la declaración de pandemia y las medidas de aislamiento, en el sector esperan que sea la empresa de más rápida recuperación. Sólo dudan por su abultada plantilla laboral: más de 170.000 personas, que ven como su talón de Aquiles. De ese total el 87% trabaja en sus tiendas distribuidas en todo el mundo y muchas de ellas están cerradas y sin previsiones de reapertura.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario