viernes 16.11.2018
Judiciales
Por orden de Bonadío por muerte de 20 militantes. Vaca Narvaja y Perdía quedaron en prisión; Firmenich está en España
viernes 15 de Agosto de 2003

Los ex montoneros Perdía y Vaca Narvaja, detenidos ayer

Un juez de la Capital Federal, el mismo Claudio Bonadío que declaró primero que nadie la inconstitucionalidad de las leyes de punto final, detuvo ayer a los ex jefes terroristas Fernando Vaca Narvaja (tiene una gomería en el barrio de Flores de la Capital) y Roberto Cirilo Perdía (funcionario de la estatal Universidad de Lanús) para indagarlos en una causa que parecía olvidada. También pidió a Interpol la captura de Mario Firmenich (hoy economista con residencia en Barcelona). Es la que investiga si esos jefes -que fueron indultados por Carlos Menem- actuaron como entregadores de la tropa montonera que en 1979/ '80 protagonizó la llamada «contraofensiva» guerrillera que terminó con más de 20 desaparecidos. Habrían sido cómplices de los militares acusados de represión ilegal, según una denuncia de 1983. Con estas detenciones, que se suman a las de ex militares de la misma época, el país es ya un retrato en sepia, una república en blanco y negro. Una imagen de los años '70.

Los ex jefes de Montoneros Fernando Vaca Narvaja y Roberto Cirilo Perdía fueron detenidos ayer por orden del juez federal Claudio Bonadío. El magistrado también pidió a Interpol la captura de Mario Eduardo Firmenich, quien actualmente vive en Barcelona, España.

El trío que supo conducir a la organización armada en la década del '70 está
sospechado de «facilitar» el secuestro de sus compañeros, durante una operación que fue denominada «contraofensiva II», que derivó en la muerte de 20 militantes de esa agrupación. Por este caso están detenidos una docena de jefes militares y 30 ex oficiales.

La captura de los ex jefes guerrilleros ocurre a dos semanas de
la detención de 41 militares y un civil acusados por el juez español Baltasar Garzón de cometer crímenes de lesa humanidad y a sólo 24 horas de que la Cámara de Diputados anulara las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Al ordenar su detención,
Bonadío consideró que «existe un grado de sospecha que en el secuestro, privación ilegal de la libertad, su posterior desaparición forzada y homicidios» de una quincena de montoneros «habrían tenido responsabilidad los integrantes de la conducción nacional» de esa organización. En los fundamentos de la medida, Bonadío afirmó que la «conducción nacional (de la Organización Montoneros) era consciente del riesgo que se corría» al ordenar el regreso al país de los militantes que estaban en el exterior.

Las indagatorias del juez apuntarían a pedir explicaciones sobre los motivos que llevaron a la conducción de Montoneros a ordenar en febrero de 1980 que 15 militantes, entre ellos dos menores, regresaran a la Argentina dos meses después de haber salido pese a que sabían que «la estructura logística estaba copada por los servicios» de inteligencia.

Esto habría ocurrido en lo que se conoció como la segunda contraofensiva, ya que había existido una anterior en 1979, operación que causó la muerte de una decena y media de militantes a los que sus jefes hicieron regresar desde el exterior después de escapar.

«Los integrantes de la conducción nacional de la organización montonera no podían desconocer que la Operación Guardamuebles era conocida por la inteligencia del gobierno militar, toda vez que eran plenamente conscientes de cuáles eran los métodos de obtención de información de los servicios de inteligencia del aparato represor ilegal, estructurado por el gobierno argentino de la época»
, escribió el juez en su resolución.

• Bautismo

La Operación Guardamuebles, detalló Bonadío, fue bautizada así porque en 1979 se escondieron en locales armas y documentos de Montoneros, luego del fracaso de una primera contraofensiva. Un año después, en 1980, 17 militantes -entre ellos dos menores- fueron secuestrados y desaparecieron apenas regresaron al país para otro intento de contraofensiva.

«El inicio de las detenciones se debió al arresto de una persona que pretendía retirar muebles de un guardamuebles de la Ciudad de Buenos Aires», refirió.

Ayer,
Vaca Narvaja fue apresado cuando salía de su casa del barrio porteño de Floresta, en tanto que Perdía fue detenido en Tucumán al 1500, en el centro porteño, y ahora comparten su lugar de detención con la ex funcionaria menemista María Julia Alsogaray, con prisión preventiva desde el martes, acusada de peculado.

Tras ser apresados por personal de Interpol, ambos fueron alojados en la sede de la Unidad Antiterrorista de la calle Cavia, en el barrio porteño de Palermo, y quedaron presos en la planta baja de la dependencia, en un piso diferente al que se encuentra detenida
Alsogaray.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, destacó que la orden de detención contra los ex montoneros significa que no hay «nada contra los militares».

«Es un proceso que permite que todos los argentinos sean iguales ante la ley. Y todos son todos. No es un hecho contra los militares, como se lo quiso ver en algún momento», señaló Fernández.

• Indultados

Firmenich, Vaca Narvaja y Perdía fueron indultados por el ex presidente Carlos Menem. El primero fue dejado en libertad en diciembre de 1990, en tanto que los otros dos recibieron el beneficio del indulto casi un año antes, en octubre de 1989. Precisamente, hace pocos días Vaca Narvaja había intentado justificar con débiles argumentos los episodios de violencia que protagonizó hace tres décadas.

Sorpresivamente, ayer
Patricia Vaca Narvaja, secretaria de Derechos del Consumidor del gobierno de Kirchner y hermana del detenido, acusó al juez Bonadío de «reimplantar» la «teoría de los dos demonios» que en su tiempo esbozó el presidente Raúl Alfonsín.